Balance del cuartel de la operación Atalanta en Rota "No creo que estemos en un pico de actividad pirata pero no debemos bajar la guardia"

  • El cuartel de la Atalanta en Rota tuvo que afrontar el primer ataque pirata a solo tres semanas de asumir el mando: "Se demostró a los escépticos que actúa con la misma eficacia que lo hubiera hecho Northwood".

Liberación de un pesquero yemení por la fragata 'Navarra', en el primer ataque pirata con el OHQ en Rota. Liberación de un pesquero yemení por la fragata 'Navarra', en el primer ataque pirata con el OHQ en Rota.

Liberación de un pesquero yemení por la fragata 'Navarra', en el primer ataque pirata con el OHQ en Rota. / OHQ

El cuartel general de la Operación Atalanta de Rota tuvo que gestionar el primer ataque pirata a sólo tres semanas de asumir el mando, cuando, en abril ,la fragata Navarra liberó en aguas del Índico a un pesquero yemení secuestrado. "Lo viví con preocupación", reconoce el vicealmirante Antonio Martorell Lacave, al frente de este OHQ de la Base. Martorell no se cansará de decir que la piratería en el Cuerno de Africa está contenida pero no está erradicada "y en cualquier momento podemos sufrir un ataque como ocurrió". "En una zona inmensa, con medios muy reducidos, la posibilidad de que un ataque tenga éxito es una realidad".

Si ese primer ataque lo hubiera tenido, "la posibilidad de que se pusiera en cuestión la capacidad del nuevo OHQ en Rota era una realidad", indica. Pero ocurrió lo contrario. "Sirvió para demostrar a los posibles escépticos que el OHQ de Rota actúa al menos con la misma eficacia que lo hubiera hecho Northwood (anterior cuartel en el Reindo Unido)". Tres meses después de asumir el mando, Martorell Lacave hace un primer balance del trabajo, donde destaca el logro de llevar ante las autoridades a esos presuntos piratas.

- ¿Cuál es el papel del OHQ cuando hay un ataque pirata y en concreto el ocurrido en abril?

-En líneas generales en el OHQ, en concreto en el Centro de Seguridad Marítima para el Cuerno de África, que aunque forma parte integral de mi cuartel general está localizado en Brest (Francia), se recibe la información del posible ataque y, una vez analizada se decide transferirla al Estado Mayor Internacional Embarcado (FHQ) en la zona. La acción en la mar es responsabilidad del Comandante de la Fuerza y como saben en este caso actúo diligentemente y, empleando los medios aéreos (aviones de patrulla marítima alemán y español desplegados en Yibuti) y la fragata Navarra, fue capaz de localizar, interceptar y detener a los presuntos piratas, liberando a los rehenes.

Mientras el FHQ actúa en la mar, en el nivel táctico, el OHQ lo hace en el nivel estratégico y operacional, en un role básicamente de información y coordinación. Para que el lector lo entienda yo diría que mi principal responsabilidad es prepararle el terreno para que el FHQ pueda actuar y finalizar la operación con éxito. Así desde aquí se informa a la industria marítima, a las instituciones europeas y se informa y coordina con otras fuerzas presentes en la zona. En este caso concreto en que se produjo la detención de presuntos piratas, quizás la tarea más destacable del OHQ ha sido conseguir que las autoridades de Seychelles aceptaran hacerse cargo de los presuntos piratas y, posteriormente enjuiciarlos. Esto ha exigido multitud de contactos, viajes, conversaciones, cartas, etc a distintos niveles, que llegan a nivel ministerial, y permitió que la Navarra entrase en Port Victoria y entregase a los detenidos. Las gestiones continuaron desde el OHQ, hasta que hace un par de semanas han decidido enjuiciarlos.

Antonio Martorell, en el cuartel general de Rota. Antonio Martorell, en el cuartel general de Rota.

Antonio Martorell, en el cuartel general de Rota. / OHQ

-¿Y cómo se vive cualquier situación de este tipo desde el cuartel?

-En primer lugar con incertidumbre. Tenga en cuenta que la primera información que se recibe es que alguien está sufriendo un ataque en una posición determinada, y nada más. Lo primero es clarificar la situación puntual, y eso lleva tiempo. En este caso, una vez sabido que los dos ataques producidos habían fracasado, se valoran posibilidades para tomar decisiones. Aquí entra la profesionalidad de un personal muy competente.

En este caso particular, siendo el primer incidente que se produjo tan solo tres semanas tras asumir el mando de la operación, lo viví con preocupación. La piratería en el Cuerno de África actualmente está contenida, pero no me cansaré de decir que no está erradicada. En cualquier momento podemos sufrir un ataque, como ocurrió. Y en una zona inmensa, con medios muy reducidos, la posibilidad de que un ataque tenga éxito es una realidad. Pero si hubiera sido así, la posibilidad de que se pusiera en cuestión la capacidad del nuevo OHQ en Rota era una realidad. Gracias a Dios lo ocurrido ha sido lo contrario, y ha servido para demostrar a los posibles escépticos que el OHQ de Rota actúa.

-¿Consideran que ha habido algún aumento de la actividad pirata en estos meses? ¿Se puede considerar que hay un pico? 

-Como he dicho la piratería, actualmente, se encuentra en un estado de contención muy aceptable, pero no está erradicada, y el ataque del pasado mes de abril así lo demuestra. Los grupos de piratas siguen ahí, aunque dedicándose ahora a otras actividades lucrativas menos arriesgadas, pero en cualquier momento puede resurgir si se dan las condiciones apropiadas. Y de vez en cuando hacen intentos para valorar nuestra reacción. No creo por tanto que estemos en un pico de actividad pirata pero no podemos bajar la guardia. La coordinación y la cooperación entre los actores que mantienen fuerzas en la zona es de vital importancia para evitar posibles aumentos de actividad pirata.

-¿Qué balance haría del arranque  de la actividad del cuartel?

-La Operación Atalanta ha sido y es un éxito operativo, quizás el mayor de la Política Común de Seguridad y Defensa Europea, y tenemos el compromiso de mantenerlo. España ha demostrado siempre un firme compromiso con Atalanta, aportando permanentemente personal y medios de superficie y aéreos y, desde el 29 de marzo, asumiendo el mando y estableciendo en Rota el Cuartel General de la Operación, el OHQ.

Aunque la transferencia entre el OHQ de Northwood y Rota se realizó en esa fecha concreta, la realidad es que llevábamos trabajando en el proyecto desde muchos meses atrás. Desde el comienzo el principal objetivo que establecí a mi equipo fue el de conseguir que nadie fuera del OHQ percibiera que se había producido esa transferencia, es decir, que la transición se realizara sin ningún menoscabo para la eficacia de la operación. Hoy, tres meses después, puedo decir que este OHQ, compuesto por personal de 19 nacionalidades, trabaja unido y de forma eficaz, de la misma manera que se hacía en Northwood, y por tanto el arranque ha sido el esperado.

-Coincidió con el mando también en el mar de España y la 'Navarra', ¿en qué ha podido ayudar esa coincidencia?

-Desde el momento en que conocí mi designación trasladé a las autoridades nacionales mi interés en que el Mando del FHQ del periodo de la trasferencia fuera nacional. El Contralmirante Hernández asumió el mando de la fuerza el 9 de marzo y será relevado por un Contralmirante italiano el próximo 23 de julio. Por tanto ha vivido la transferencia entre OHQs en primera persona, siendo el mejor cualificado para informarme, de forma constructiva, de cualquier deficiencia o diferencia que percibiese. Esa coincidencia ha sido un acierto y una gran ayuda para 'rodar' el OHQ, corrigiendo deficiencias en un corto plazo de tiempo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios