Pesca

Las almadrabas gaditanas podrán pescar 1.500 toneladas en 2020

  • En la reunión del ICAAT se va a acordar situar el Total Asumible de Capturas mundial en 36.000 toneladas

Un momento de la primera levantá de atunes de la almadraba de Barbate en 2019. Un momento de la primera levantá de atunes de la almadraba de Barbate en 2019.

Un momento de la primera levantá de atunes de la almadraba de Barbate en 2019. / Julio González

La reunión del ICCAT (Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico) de Palma de Mallorca va a acordar una subida en el Total Asumible de Capturas (TAC) de casi 4.000 toneladas. Si para este año la cifra se situó en 32.240, para 2020 alcanzará las 36.000, una cifra bastante más acorde a las peticiones del sector, que considera más que probada la recuperación de una especie que allá por 2006, cuando comenzaron las restricciones, estaba en franco peligro de extinción.

Así las cosas, las cuatro almadrabas de Cádiz (Barbate, Conil, Tarifa y Zahara) disfrutarán de una subida aproximada de 1.600 toneladas, pasando de las 1.340 que tuvieron el pasado año a las 1.500 que podrán pescar en 2020, según fuentes de toda solvencia consultadas por este diario.

Esta cifra se acerca, por fin, a la que los almadraberos disfrutaban en el año 2006, cuando comenzaron las restricciones debido, precisamente, a la voz de alarma que dio el sector ante la cada vez más escasa pesca de estos magníficos ejemplares de túnidos.

La cifra se acerca a la que tenían las cuatro almadrabas antes de iniciarse las restricciones

En aquellos años, las almadrabas gaditanas ni siquiera completaban su cuota de pesca, tal era la escasez de atunes que pasaban del Atlántico al Mediterráneo para desovar. Sin embargo, casi tres lustros después, el atún rojo salvaje se ha recuperado y los almadraberos gaditanos quieren, al menos, volver al punto de partida, que no es otro que esas 1.500 toneladas que se repartían antes de que el ICCAT se pusiera firme.

El pasado año la almadraba que más se llevó fue la de Barbate, la mayor de las cuatro, que tuvo 370.343 kilos; luego fue la de Zahara, con 347.673 kilos; Conil pudo capturar 337.022 kilos y Tarifa, la más pequeña de las cuatro, 284.984 kilos. El incremento del pasado año fue de un 13% con respecto a la cuota de 2018, muy por debajo de las peticiones de un sector que durante años se vio asfixiado por la restricciones. Hay que recordar que en los peores años los almadraberos gaditanos tuvieron que contentarse únicamente con 670 toneladas.

Una vez que se acuerde el TAC habrá que ver qué cuota corresponde a las pesquerías españolas. En 2019 fue de 5.532 toneladas, y para el próximo año subirá un buen porcentaje. De esa cuota hay que hacer diferentes reparticiones, no sólo entre las almadrabas, ya que, por ejemplo, la flota canaria, sin tradición en la pesca de atún rojo, reclama al Gobierno 500 toneladas.

Los catalanes, con la empresa Balfegó a la cabeza, se quedan con la principal tajada, mientras que las flotas vasca o cántabra obtienen un derecho de pesca que, tradicionalmente, acaban vendiendo a buen precio a almadrabas gaditanas como la de Barbate, gestionada por la firma Petaca Chico, que la ha comprado en los últimos años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios