Provincia de Cádiz

Usos y elaboraciones de algunas plantas de nuestra sierra

AMAPOLA

La amapola común ejerce un suave efecto sedante sobre el sistema nervioso y sirve para hacer disminuir la tos y para hacer salir mucosidades de los bronquios. Aunque tomada en infusión no tiene efectos secundarios ni tóxicos importantes, se debe administrar sólo cuando es absolutamente necesario. 

Las flores de la amapola se utilizan como sedantes de niños/as y personas de avanzada edad.  Las hojas son levemente venenosas para los animales herbívoros.          

 

Uso Culinario: Sus semillas, tostadas, son muy apreciadas para condimentar panes de semillas. A veces se utilizan junto con semillas de sésamo, o de girasol, en los panes integrales.

 

De la amapola se pueden consumir las semillas, las hojas de la planta y los pétalos rojos de la flor. El ser humano puede consumir las hojas si se recolectan antes de la floración y si las hierve previamente a modo de acelgas. Una vez cocidas se combinan con otro tipo de verduras para ensaladas. También se utiliza para adornar los panes de cereales, diversos tipos de bollería y tartas. Los pétalos rojos de la flor se utilizan para elaborar bebidas no alcohólicas y siropes. De las semillas de la amapola roja se puede extraer un aceite que es usado por algunos pintores para fabricar los colores y la fijación de la pintura en el lienzo.

 

BORRAJA

 

Es diurética, sudorífica, útil contra la inflamación de próstata, también como antiestrés y emoliente de la piel.Para beneficiarse de las propiedades sudoríficas se emplean las flores, tomadas en infusión. Las hojas se emplean en decocción para provocar diuresis y como emplastos de función emoliente.

El aceite de semillas de borraja actúa como emoliente y tonificante. Es beneficiosa para las afecciones de piel, por su contenido en niacina o ácido nicótico. Suaviza o ablanda la piel y las mucosas, pero es muy potente y necesita supervisión médica. El aceite es rico en ácido gamma-linolénico que nuestro organismo transforma en prostaglandinas. Buena para la tensión arterial alta, el exceso de colesterol y la regulación de estrógenos. Los tratamientos prolongados deben ser cuidadosos por la toxicidad que puede presentar para el hígado. Antiguamente se decía que el agua de borrajas en infusión de sus flores, era estimulante del corazón.

 

Uso culinario: La forma de cocinarla en cada municipio de la Sierra de Cádiz es variada, pues se emplea de diferentes maneras toda la planta, desde los tallos, hasta las hojas, en sopas, ensaladas, etcétera. Es la hoja la que se emplea como verdura y ésta se recolecta en otoño. Pero si se deja florecer hasta primavera,  sus flores son consumidas también, y resultan exquisitas.

 

MATAGALLO

 

Se usa como remedio casero para los resfriados bebiendo la infusión de sus hojas, como diurético, para combatir los cálculos renales, de vesícula y en afecciones estomacales, en baños de asiento para aliviar las hemorroides, para curar los sabañones, mezclado con altabaca para los golpes. Machacado en forma de emplasto cicatrizaba las heridas más rápidamente y hoy en día se sabe además que ayuda a bajar el colesterol.

 

Se prepara en decocción  con unas cuantas hojas de matagallo que hiervan en agua durante 3 minutos y sirvan para hacer dos tomas al día. 

 

Las flores pueden ser chupadas como golosinas naturales, ya que tienen una gotita de néctar. Muchas veces libra de apuros a senderistas y a gente del campo, ya que, como dicen, se trata del “papel higiénico del campo”. También se utilizaba como fregón (estropajo) para sacar la grasa de los utensilios de la matanza. En la antigüedad los tallos y las hojas enrolladas de los matagallos se utilizaban para la confección de mechas y torcías para lámparas de aceite. De aquí le viene uno de los nombres del matagallo amarillo: candilera. El nombre científico del género es Phlomis, viene del griego: Phlox, que significa llama.

TOMILLO

Los usos del tomillo son tan variados que se incluyen en muchas recetas de medicina alternativa, aromaterapia, medicina tradicional, etcétera.  El tomillo molido y mezclado con miel se utiliza para calmar la tos persistente. El té de tomillo, o infusión de sus hojas, es utilizado para aliviar los síntomas de la gripe,  el resfriado, para aliviar problemas estomacales como indigestión y gases. El té frío de tomillo es utilizado como gárgaras o buches para aliviar el dolor de garganta y infecciones relacionadas

El aceite de tomillo se usa en preparados comerciales de lavados bucales y desinfectantes.El aceite esencial es utilizado en la aromaterapia para masajes.

ELABORACIÓN:  Infusión: Añadir agua hirviendo en cantidad equivalente a una taza por cucharadita de tomillo y dejar reposar durante 10 min. Tomar tres veces al día.  Hervir 50 gramos de tomillo en un litro de agua durante 10 minutos y efectuar enjuagues, empleando en inflamación de boca, cuidado de los dientes y encías. Poner un buen puñado de tomillo en un recipiente de agua y efectuar inhalaciones, excelente en resfriados, ronqueras, laringitis, faringitis, tos, etcétera. Los médicos en el Antiguo Egipto utilizaban el tomillo para elaborar pócimas y perfumar ungüentos que iban a utilizar en los embalsamamientos. Según los griegos, el tomillo nacía de las lágrimas derramadas por Helena y tenía poderes curativos.  El filósofo y médico griego Galeno afirmó que sanaba a las personas enfermas del pecho y que sufrían de las articulaciones. La cultura romana la introdujo en la cocina, perfumando vinos y quesos. Plinio nos informó que debía recolectarse cuando está en flor para después secarlo a la sombra. En la época medieval las damas lo regalaban al caballero amado como símbolo de protección en las batallas.

Aún hoy las personas que pueblan la sierra gaditana hacen perdurar la magia de esta planta, ya que sus leyendas dicen que puesto bajo la almohada impide las pesadillas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios