Provincia de Cádiz

Protestas para reclamar colegios nuevos en El Palmar y La Muela

  • Los niños del centro de El Soto, anegado por las lluvias, vuelven a clase

Un centenar de padres de alumnos y alumnos de los colegios rurales de las pedanías vejeriegas de El Palmar y La Muela se concentraron ayer por la mañana durante una hora en las puertas de sus respectivos centros para reclamar a la Junta de Andalucía que cumpla sus compromisos con los escolares, mejore las condiciones en las que se imparten las clases y agilice la construcción de los nuevos edificios previstos en ambas pedanías.

Los padres de escolares del colegio Saladobreña El Palmar, que han ejecutado protestas desde el arranque del curso, demandan a la Administración la construcción de un nuevo centro, cuyas obras se encuentran incluidas en el Plan Mejor Escuela 2006, pero que todavía no han comenzado.

La asociación de padres de alumnos exige a la delegación provincial de educación que lleguen aulas prefabricadas prometidas al final del curso pasado, de forma que empiecen las obras del nuevo centro cuanto antes, y que dicho centro escolar contemple una línea completa de Primaria. "Llevamos seis años pidiéndolo y hemos demostrado que hay alumnos suficientes para una línea completa. Lo que pasa es que ante la falta de garantías por parte de la Administración muchos padres deciden llevar a sus hijos a otros municipios con sus hermanos mayores", apuntan desde el colectivo de padres.

El AMPA del colegio rural de la pedanía de La Muela, donde ayer también se organizó una concentración, reclama a la Junta "un compromiso formal y por escrito" de las actividades previstas por la Administración para la construcción del nuevo centro y la previa colocación de aulas prefabricadas para mantener el ritmo y las condiciones oportunas de las clases, compromiso que, según el AMPA, han incumplido tanto Educación como Ayuntamiento.

Al mismo tiempo que se realizaban estas protestas, quince de los dieciséis niños matriculados en el colegio rural Almenara de la pedanía vejeriegobarbateña de El Soto regresaron a clase tras comprometerse el Ayuntamiento de Barbate a solventar la reparación del muro que fue destruido la pasada semana a causa de las lluvias y que llenó de barro y escombros el patio de este centro educativo.

Una de las dos profesoras que imparten clases a estos niños de Educación Infantil y Primaria, Carlota Muñoz, lamentaba el estado en el que quedó el patio del centro educativo este fin de semana, cuando las lluvias volvieron a hacer acto de presencia, arrastrando las escorrentías barro y orina de los caballos que pertenecen a la Dehesa de Montenmedio justo en la parte de arriba del centro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios