Crisis de Airbus La Junta ofrece al Gobierno su colaboración para luchar por el futuro de la aeronáutica

  • El consejero de Economía, Rogelio Velasco, traslada a Industria la necesidad de un plan de choque para el sector y una estrategia a largo plazo que garantice el empleo y la carga de trabajo

Raúl Blanco, secretario general de Industria; y Rogelio Velasco, consejero de Economía de la Junta de Andalucía. Raúl Blanco, secretario general de Industria; y Rogelio Velasco, consejero de Economía de la Junta de Andalucía.

Raúl Blanco, secretario general de Industria; y Rogelio Velasco, consejero de Economía de la Junta de Andalucía. / D. C.

El consejero de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, Rogelio Velasco, ha mantenido este miércoles una reunión con el secretario general de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa, Raúl Blanco, en la que ha ofrecido la colaboración de la Junta para el establecimiento de medidas que garanticen el mantenimiento del empleo en las empresas del sector aeroespacial de Andalucía, tanto en las plantas de Airbus como en la industria auxiliar.

Velasco ha trasladado a Blanco un documento, elaborado junto a empresarios y sindicatos, en el que se insiste en la necesidad de apostar por un tratamiento integral de la industria nacional, pero contemplando la singularidad de Andalucía. La propuesta andaluza incluye varias líneas de ayudas al sector, que estarían condicionadas al mantenimiento de los centros de trabajo y, en lo posible, de la actividad productiva y del empleo. Cualquier actuación requeriría, en todo caso, un proceso negociado.

El titular andaluz de Economía ha manifestado que “el Gobierno central comparte la preocupación de Andalucía por el sector”. Velasco ha afirmado que “todos sabemos que la demanda de aviones ha caído de manera sustancial y que se tendrán que realizar ajustes, pero la Junta va a estar coordinada con el Gobierno central para que la pérdida de empleo sea mínima”. 

“Vamos a intensificar esfuerzos para que el sector aeronáutico, sobre todo la industria auxiliar que hay en torno a las principales empresas, sean capaces de sobrevivir durante esta etapa de crisis, de manera que no se pierda el conocimiento existente en Andalucía, en especial en Sevilla y Cádiz, y que pueda continuar siendo un sector que absorba talento, formación, y que tenga un futuro sólido y estable”, ha señalado al término del encuentro.

Según consta en el documento que le ha entregado Velasco a Blanco, elaborado con las aportaciones de la Confederación de Empresarios de Andalucía (a través del clúster Andalucía Aeroespace, Aerocádiz-FEMCA y FEDEME) y los sindicatos CCOO y UGT, Andalucía ha sido la primera región española que ha puesto en manos de los agentes del sector la elaboración de una Estrategia Aeroespacial, que acaba de superar la fase de consulta pública. En esta Estrategia se pone de manifiesto que la principal debilidad de la industria aeroespacial en la comunidad es la ausencia de un Plan Estratégico Nacional.

A juicio de la Junta, los empresarios y los sindicatos, el Plan Nacional es imprescindible, porque los tres niveles de actuación –europeo, nacional y regional– son sucesivos y complementarios, incluso en el sector de Defensa. El informe hace hincapié en que si los otros países donde Airbus tiene mayor presencia cuenta con planes tecnológicos nacionales partirán de una situación más favorable que España para competir y acceder a paquetes de trabajo.

La propuesta andaluza consta de dos actuaciones diferenciadas. En primer lugar, un plan de choque a corto plazo con medidas directas para las empresas del sector aeroespacial y las empresas aéreas. En segundo lugar, la elaboración de un Plan Estratégico Nacional Aeroespacial, con el horizonte temporal 2021-2027.

Estas dos iniciativas deberían incluirse, ha explicado el consejero, en el Plan de Recuperación y Resiliencia que España presentará a la Unión Europea para acceder a la financiación del Plan de Recuperación Europea, ya que su objetivo ha de ser impulsar la digitalización, la I+D para la reducción de emisiones, la formación y la autonomía estratégica de las cadenas de valor europeas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios