Provincia de Cádiz

Por qué Joaquín Garat construyó un campo de golf

  • Lomas de Sancti Petri, en suspensión de pagos, es un exponente de la crisis del golf · Su propietario relata la trayectoria de la empresa y se suma al debate sobre el sector

Un día antes de cumplir 80 años, el empresario Joaquín Garat Ojeda sigue en plena forma. Ha llegado a la entrevista en la oficina de Grupo Jacaranda en Novo Sancti Petri tras su madrugón rutinario para hacer deporte, porque él corre, pedalea, nada si el tiempo acompaña, boxea; en las últimas semanas, se sube a una plataforma vibradora que se ha comprado y la pone "al máximo". También entrena la mente a través de ejercicios que tiene anotados en una pequeña libreta gastada, "mira, aquí está". "Mi receta es dormir lo indispensable y trabajar hasta durmiendo", bromea, y no cabe duda de su hiperactividad cuando saca del maletín dos folios en los que ha adelantado todas sus reflexiones sobre el asunto que motiva esta cita: cuál es la situación de su campo de golf, Lomas de Sancti Petri, en concurso de acreedores (antes, suspensión de pagos) desde finales del año pasado.

Valgan dos aclaraciones. La trayectoria empresarial de Quino Garat -como es más conocido- es inabarcable, aunque en el último decenio puede englobarse en los sectores del turismo, el ocio (es dueño de Novojet) y la promoción inmobiliaria. Lomas de Sancti Petri, sin embargo, no es un proyecto vinculado al ladrillo, es un campo de golf que vive (o no) de la gente que pague por jugar. El 1 de julio de 2006, en la inauguración de la primera fase del recorrido, el empresario recalcó que aquel era "un campo sin hoteles y sin casas, sin ladrillos, sin sandocanes, sin rocas y sin turroneros". De la Riba, presidente de la Federación Andaluza de Golf, le replicó: "Tal y como está la cosa, este proyecto está entre el de un romántico y el de un loco".

La pregunta es qué ha pasado desde entonces, pero Garat quiere explicar primero por qué construyó el campo. Sujeta los folios. "Hice esta inversión porque en el tiempo que estuve como vicepresidente en el golf Novo Sancti Petri fueron años en los que para poder jugar teníamos que reservar nuestras salidas con una semana de antelación, o más. Además fui egoísta, cosa que no va conmigo, ya que lo hice solo. A eso le unimos las noticias que salían casi cada semana en las que todo el mundo decía que invertir en golf era un éxito con futuro".

Ahora lee titulares de prensa: "Hace falta más golf, 2002. El golf es el principal recurso de captación de turistas, 2003. En Chiclana hay doce hoteles con más de 7.000 camas y sólo puede atender a un máximo de 500 jugadores cada día, 2004. El golf del Novo registra 98.000 salidas al año y podría llenar dos campos, 2004. Es necesario crear más campos para acabar con la estacionalidad, 2005". Siguiendo esta cronología, los primeros nueve hoyos de Lomas se inauguraron en 2006, y el recorrido completo, en 2007, tras una inversión de más de 10 millones ("el terreno se compró en su día a 220 euros el metro cuadrado").

Entre aquella prometedora inauguración y la suspensión de pagos hay tres años que coinciden exactamente con los tres años de crisis económica. El primero comenzó con un handicap añadido: hubo que replantar el césped de los 18 hoyos, "un gasto terrible", por problemas de suministro de la EDAR [depuradora] de La Barrosa. "Nos prometieron 1.700 metros cúbicos de agua, era el acuerdo de 2004, cuando se proyectaba la ampliación de la planta. Después faltó agua. La EDAR no era suficiente para abastecer a todos. Yo no creo que fuera por mala fe, sino por desconocimiento. Después está el retraso que ha sufrido la ampliación de la planta, mucho tiempo, muchas dificultades", apunta Garat, mientras muestra una comparativa fotográfica del campo verde, y del campo convertido en un erial.

La falta de abastecimiento es agua pasada cuando el empresario aborda los dos grandes problemas que sufre la industria del golf en la Costa de la Luz: la falta de turistas y los bajos precios. Sobre el segundo aspecto, señala los perjuicios de la oferta de "golf gratis" ofrecida por Thomas Cook a sus clientes alemanes con paquetes turísticos en el Novo, la campaña All you can play, y añade: "Estoy temprano a diario en el campo para ver cómo va todo. Estamos consiguiendo 80 o 100 jugadores diarios, una buena cifra que, con los precios de hace tres o cuatro años, nos permitiría salir de la situación en la que estamos. El problema es que esos green fees se están vendiendo a 10 euros, a 12, es imposible. No puede ser".

Acerca del menguante movimiento de turistas en el destino, sobre todo en temporada baja, "con 11.000 camas dando el cerrojazo", Garat opina que "la medicina para curar a estos enfermos tiene que venir volando, a través de la reactivación del aeropuerto de Jerez". "Las instituciones públicas, la Junta, la Diputación y los empresarios de Málaga están más unidos que nosotros. Air Berlin se felicita de las campañas exitosas de Málaga en Alemania, y critica las de Cádiz, diciendo que la provincia no ha hecho lo que debía. Creo que no hablamos de un problema 100% de financiación, sino de que todas las partes tenemos que trabajar hombro con hombro, invertir en productividad y no en chorradas, y que no se enfade nadie. El consejero de Turismo firmó un convenio en 2009 con TUI, Rewe, Thomas Cook y TSS... Yo le digo, gracias sinceras, consejero, pero los jugadores se quedaron en Málaga".

Lomas de Sancti Petri tiene una docena de empleados. "Cuatro o cinco" fueron despedidos por la insolvencia de la empresa -entre ellos, un hijo de Garat y la esposa de éste- con el "compromiso, apretón de manos de por medio", de que se reincorporen cuando la situación cambie. "Ellos me quieren con locura", presume él. "Toda mi vida he estado trabajando y esto no me ha pasado nunca", asevera Garat, que no pierde el empuje y asegura haber recibido dos ofertas de sociedades interesadas en adquirir una parte de Lomas, aunque esta inyección aún no ha llegado porque "todo el mundo tiene sus cargas".

¿Y el futuro del sector? "Ni he sido ni voy a ser pesimista ni siquiera en esto que yo llamo concurso voluntario de belleza. Esto lo voy a sacar adelante, sí o sí. En unos años el campo de golf estará cuidadísimo, con buenos brotes verdes, la depuradora estará ampliada y podremos construir más campos. Los que quieran jugar, y no sean amigos, pagarán muy cerca de los 70 euros y si no, haremos pistas de pádel que son más baratas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios