Sucesos La Policía investiga si tiraron al mar al hombre rescatado de madrugada en Cádiz

Sigue la división interna en el PSOE

Irene García empieza a despegarse del 'susanismo'

  • La secretaria general del PSOE de Cádiz indigna a los defensores de la ex presidenta de la Junta al impulsar un debate en la ejecutiva provincial socialista que desemboca en un supuesto apoyo a las primarias

Irene García, detrás de Susana Díaz en una visita reciente a El Bosque.

Irene García, detrás de Susana Díaz en una visita reciente a El Bosque. / Ramón Aguilar

La secretaria provincial del PSOE de Cádiz, Irene García, parece decidida a ir dando de lado poco a poco al susanismo, la corriente ideológica dentro del socialismo andaluz que le ha dado amparo en los nueve años en los que lleva dirigiendo el partido en la provincia. El primer desmarque evidente de la política sanluqueña se visualizó en la tarde-noche del pasado lunes cuando, pese a que no estaba previsto, en la reunión de la ejecutiva provincial ella misma impulsó un debate sobre la necesidad o no de pedir unas primarias en Andalucía. La conclusión de ese cambio de pareceres desembocó en un posicionamiento un tanto sui generis que ha molestado mucho a los susanistas que aún hay hoy en el PSOE de Cádiz.

Fue al inicio de esa reunión telemática de la ejecutiva provincial del Partido Socialista cuando Irene García sacó a relucir el tema de las primarias. Lo vinculó a la crisis de Airbus y a las quejas socialistas ante la actitud de la Junta de Andalucía, pero quedó claro que la máxima responsable del PSOE en la provincia quería poner sobre la mesa un tema que a día de hoy sigue siendo tabú para el susanismo y para la propia Susana Díaz.

Arrancó ahí un debate que en algunos momentos alcanzó momentos de tensión y en el que la mayor parte de los intervinientes se posicionaron a favor de que efectivamente la dirección federal del partido apruebe convocar unas primarias en el PSOE de Andalucía para elegir a la persona que liderará el partido en Andalucía y que, además, pugnará por recuperar la Presidencia de la Junta en unas elecciones autonómicas previstas para finales de 2022, pero que algunos socialistas temen que Juanma Moreno termine adelantando con el objetivo de intentar pillar al Partido Socialista sin líder claro.

Entre los miembros de la ejecutiva provincial del PSOE que se opusieron a estas primarias destacaron dirigentes como el ex parlamentario andaluz José Luis Blanco y el líder de este partido en Medina Sidonia, Juan María Cornejo. Este último, susanista confeso, llegó a decir que no era el momento para hablar de un cambio de líder del partido en Andalucía y apostilló que, puestos a abrir debates, igual era un buen momento para que en la agrupación socialista asidonense que dirige se iniciara otro diálogo sobre quien podía ser el mejor candidato del partido a presidir la Diputación a partir de 2023, en lo que se entendió como una bofetada sin manos a la propia Irene García, que dirige la Corporación provincial desde hace seis años.

El debate sobre las primarias en la ejecutiva provincial se fue calentando, e incluso hubo algunos que quisieron abrir el abanico y empezaron a pedir que haya renovación también en la dirección provincial, un argumento este último que "llega tarde", según defendieron cargos del partido como Ruiz Boix o Alfonso Moscoso, quienes llevan tiempo ya alineados a favor de una renovación profunda del partido tanto en Andalucía como en la provincia gaditana.

La reunión de la ejecutiva concluyó sin que hubiera una votación sobre el tema de las primarias, pero eso no impidió que muchos dirigentes socialistas a través de las redes sociales dieran mucha importancia al "apoyo masivo" del PSOE de Cádiz a la celebración ya de ese cara a cara en el que, siempre supuestamente, se enfrentarían Susana Díaz, ex presidenta de la Junjta, y Juan Espadas, alcalde de Sevilla, para ver quién toma las riendas del partido. Pero más curioso fue quizás que la propia ejecutiva provincial del PSOE de Cadiz emitiera en la misma noche del lunes un comunicado que hizo público y en el que dejaba claro ese apoyo oficioso.

En concreto, y pese a que en ningún momento se produjo una votación interna, el comunicado reflejaba que la ejecutiva provincial del PSOE de Cádiz "se ha mostrado partidaria, prácticamente por unanimidad, del adelanto de primarias a la Presidencia de la Junta de Andalucía y dará traslado a las direcciones regional y federal del pronunciamiento que la secretaria general, Irene García, ha planteado esta tarde a la dirección gaditana de modo que instarán a los órganos superiores a que acuerden una fecha y decida la militancia". Y añadía: "Hay que volver a ilusionar y recuperar el Gobierno de la Junta y, en ese sentido, los socialistas gaditanos creemos que hay que estar preparados para abordar cualquier escenario electoral y sobre todo, poder centrarse exclusivamente en los problemas actuales de la provincia".

Las reacciones desde uno y otro bando no se hicieron esperar. Uno de los más llamativos lo protagonizó Fernando López Gil, susanista acérrimo. El ex delegado del Gobierno andaluz en la provincia de Cádiz y actual senador por designación autonómica publicaba rápidamente un tuit en el que, de manera inequívoca, mostraba su disconformidad con el camino seguido por Irene García: "En la ejecutiva provincial de Cádiz sólo 24 de 44 compañeros/as se pronuncian a favor de adelantar las primarias. 20 han decidido no ir, no intervenir o se han pronunciado en contra", escribía con la clara intención de quitarle relevancia al comunicado que se acaba de lanzar desde al sede provincial de la gaditana plaza de San Antonio.

Por su parte, la corriente renovadora entendía que lo que había hecho Irene García era un guiño dirigido a la dirección federal del partido y, por tanto, al pedrismo. Es verdad que la secretaria provincial del PSOE no se decantó el lunes sobre si defendería llegado el caso a Juan Espadas o a Susana Díaz, pero muchos han entendido que el simple hecho de sacar a la palestra un debate sobre las primarias que no le gusta a la ex presidenta de la Junta ya es un primer gesto claro de que la política sanluqueña ha empezado a soltar amarras del susanismo.

Otros consideran que ese despegue ya se produjo semanas atrás y ponen como ejemplo que alcaldes supuestanmente cercanos a Irene García como por ejemplo los de Sanlúcar, Rota o Puerto Real, acompañaran a Espadas en algunas de sus recientes reuniones con militantes socialistas de la provincia.

Y en este ambiente de clara ruptura interna no son pocos los socialistas que vienen acordándose de las declaraciones realizadas a este periódico semanas atrás por José María Román, alcalde de Chiclana y vicepresidente de la Diputación de Cadiz. Ahí Román dijo con rotundidad que "el 80% de la militancia de la provincia está a favor de la renovación en el partido", apostillando que la propia Irene García estaba "al cien por cien" a favor de estos cambios.

En cualquier caso, el posicionamiento adoptado el lunes por la ejecutiva provincial del PSOE de Cádiz puede que llegue un poco tarde, ya que desde diversos foros socialistas se da por hecho que la convocatoria oficial de las primarias andaluzas se producirá esta misma semana, de cara a que se celebren en el mes de junio. Es más, hay incluso quien aventura que Ferraz acordará esas primarias en la reunión de hoy de la ejecutiva federal convocada para analizar los resultados de las elecciones autonómicas de Madrid.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios