Futuro de la industria andaluza Esperanza en el sector aeronáutico tras el acuerdo entre España y Airbus

  • Empresas y trabajadores valoran el acuerdo aunque reclaman que las medidas no se demoren en el tiempo ante la crisis que atraviesa el sector de la aeronáutica

La cúpula de Airbus, encabezada por su CEO, Guillaume Faury, se reúne este jueves en La Moncloa con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y las ministras de Industria y Defensa, Reyes Maroto y Margarita Robles, respectivamente. La cúpula de Airbus, encabezada por su CEO, Guillaume Faury, se reúne este jueves en La Moncloa con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y las ministras de Industria y Defensa, Reyes Maroto y Margarita Robles, respectivamente.

La cúpula de Airbus, encabezada por su CEO, Guillaume Faury, se reúne este jueves en La Moncloa con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y las ministras de Industria y Defensa, Reyes Maroto y Margarita Robles, respectivamente. / Efe

"El Gobierno por fin se ha dado cuenta de que el sector aeronáutico es estratégico. Estamos contentos pero hay que tener cautela. Hasta final de año no veremos sus efectos". Así valora Antonio Conde, presidente del Consejo Empresarial Aeronáutico, la patronal que aglutina a la industria auxiliar en Cádiz, el acuerdo alcanzado este jueves entre el Ejecutivo y Airbus por el que España se compromete a impulsar un Plan Tecnológico Aeronáutico (PTA) dotado con 185 millones de euros por un periodo de cuatro años.

El compromiso fue anunciado tras la reunión que han mantenido este jueves el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el consejero delegado de Airbus, Guillaume Faury. La compañía aeronáutica intentará "minimizar el impacto del recorte de empleo en España", donde prevé suprimir 1.600 puestos de trabajo entre la división militar y operaciones. De ellos, 504 corresponden a Andalucía y 286 a las dos plantas gaditanas de Airbus (135 en el CBC de El Puerto y 151 en Puerto Real), casi el 40% de la suma de las dos plantillas. Y hay que recordar que el efecto arrastre en la industria auxiliar, ya que la propia Airbus calcula que cada puesto de trabajo directo genera otros tres indirectos en proveedores y subcontratas.

El grupo aeronáutico también ha expresado su intención de "buscar fórmulas y soluciones para las plantas con menor carga de trabajo, teniendo en cuenta su localización. Todo ello en el ámbito de la negociación con los interlocutores sociales", según el comunicado del Gobierno. Ésta es una clara alusión a la situación de la planta de Puerto Real, que se encuentra en una situación "crítica", según indicó la dirección de Airbus España hace un mes cuando presentó el plan de ajuste en la división civil.  

Además del PTA, ligado al fondo de recuperación de la Unión Europea, el Ejecutivo se compromete a impulsar programas de defensa como la adquisición de cuatro aviones C295 para Patrulla Marítima, lo cual tendrá un impacto relevante tanto en el CBC de El Puerto como en la planta de Alestis de Puerto Real y en la línea de ensamblaje final de San Pablo, o la transformación de tres A330 en aviones de reabastecimiento en vuelo, operación que se ejecuta en Getafe.

Otro de las medidas pactadas por el Gobierno español en materia de defensa es el anticipo de pagos asociados a la participación española en el programa A400M, que también se ensambla en Sevilla y en el que participa la mayor parte de la industria auxiliar aeronáutica andaluza.

En cuanto a la división civil, la administración apoyará a las aerolíneas españolas que hayan sufrido el impacto del covid-19 para mantener sus pedidos y facilitar la renovación de la flota con aviones más ecoeficientes. Esta medida, a la que el Gobierno no ha puesto cifras económicas, insuflaría aire a la división de Operaciones, que se enfrenta a una notable caída de pedidos por el colapso del transporte aéreo.

Ante el desplome de la demanda por la crisis del coronavirus, Airbus ya reaccionó hace tres meses con la reducción de la cadencia de producción en un tercio del A320, A330 y A350, programas en los que participa la factoría de Puerto Real y buena parte de la industria auxiliar aeronáutica de la Bahía de Cádiz. Pero este jueves avanzó que el ritmo de producción del A350 será aún más reducido, pasando de seis a cinco unidades mensuales, según indicó en la presentación de sus resultados semestrales, donde anunció que había perdido 1.919 millones de euros.

“Las acciones extraordinarias desarrolladas en conjunto con el Gobierno darán la oportunidad a Airbus, como empresa tractora del sector aeroespacial y de la defensa en España, de trabajar con toda la industria para implementar las medidas necesarias para mitigar el fuerte impacto de la crisis Covid-19. Esto contribuirá a proteger y desarrollar el talento, capacidades y conocimientos de toda la industria española, ayudando a garantizar innovación futura y su contribución crítica como socio aeroespacial europeo”, señalaron fuentes de la compañía tras el encuentro entre Faury y Pedro Sánchez.

Industria auxiliar

La industria auxiliar de Airbus, que es clave en la cadena de suministro, también contará con medidas de apoyo. El Gobierno ha avanzado que constituirá "un fondo de apoyo dotado con un mínimo de 100 millones de euros que permita su desarrollo y consolidación, con la cooperación de Airbus y el apoyo de Tedae (la Asociación Española de Empresas Tecnológicas de Defensa, Seguridad, Aeronáutica y Espacio)".

Además, impulsará la digitalización a través de ayudas del Programa Reindus, del Ministerio de Industria, a la par que "explorar distintas fórmulas que permitan reforzar los Tier 1 españoles de Airbus, incluidas medidas de apoyo financiero con el objetivo de mantener sus capacidades y apoyar su participación en los programas de innovación". Esto beneficiará especialmente a Aernnova y Aciturri, que absorbió a Alestis, y que son los principales Tier 1 españoles -empresas suministradores de primer nivel-. 

"Nuestra valoración sobre el compromiso del Gobierno de España es positiva. Recoge muchas de nuestras peticiones. Si las compañías renuevan flotas, tiran de toda la industria desde abajo. Va a ayudar a que sobrevivamos este periodo de baja carga de trabajo de modo que cuando el mercado se reactive, estemos en condiciones de afrontarlo", ha señalado Antonio Conde.

No obstante, las medidas no resuelven el horizonte más inmediato, por lo que el sector insiste en la necesidad de que el Gobierno prolongue hasta final de año el apoyo a los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por causas relacionadas con el Covid-19.

En el mismo sentido se pronuncia la Federación de Empresarios del Metal (Fedeme), que agrupa a la industria auxiliar de Sevilla, que valora "el paso adelante" dado por el Gobierno, pero "reclama mayor concreción de las medidas e inmediatez en la aplicación de las iniciativas que se esbozan en dicho pacto". 

“El apoyo a todos los actores de este sector, unido a la implementación de medidas concretas y definidas en un corto espacio temporal es lo que contribuirá realmente a afrontar la crisis generada en la industria aeroespacial por la crisis de la COVID-19, así como a minimizar su impacto en el empleo del sector y a preservar las capacidades tecnológicas e industriales de España”, ha afirmado Antonio Ramírez, vicepresidente de Fedeme y portavoz del sector aeroespacial de esta Federación.

Los sindicatos estarán vigilantes

Para los trabajadores, el resultado del encuentro es positivo. “La música que suena nos recuerda mucho a los elementos que venimos reivindicando por parte de CCOO; ahora tocar estar muy vigilantes para garantizar que esas buenas intenciones se materialicen en la preservación de esta industria”, ha declarado  el presidente del comité de empresa de Airbus Puerto Real, Juan Manuel Trujillo. Su homólogo en el CBC, Pedro Sánchez Marmolejo, ha apuntado que “espera que los centros de Andalucía se vean reforzados y llegue carga de trabajo” y ha dejado claro que “el objetivo es que no haya despidos y se fortalezca el sector aeroespacial en su conjunto”.

Desde la Junta de Andalucía, se considera que "es un primer paso, aunque aún insuficiente dada la situación de la industria aeroespacial en España y en Andalucía", según ha indicado el consejero de Economía, Rogelio Velasco, que ha considerado que el acuerdo "contempla algunas medidas novedosas", como la realización de Plan Tecnológico Aeronáutico (PTA)  o la constitución de un Fondo de Apoyo a la cadena de suministro de un mínimo de 100 millones de euros, que permitiría su desarrollo y consolidación.

Sin embargo, ha puesto de manifiesto que varias de las medidas anunciadas ya estaban acordadas con anterioridad, o bien se encontraban en negociación. Por ejemplo, ha recordado que las ayudas parcialmente reembolsables que anualmente pone en el sistema la Administración General del Estado están cuantificadas en unos 50 millones, "por lo que no se crea ninguna forma de apoyo nueva ni se dedican recursos concretos al sector".

La compra de las cuatro unidades de C295 "ya se conocía en el sector, ya que se negocia con la Guardia Civil desde hace tiempo". "Debería aclararse si existe dotación presupuestaria específica para proyectos de desarrollo de las empresas de la cadena de suministro en el marco del programa Reindus-Competitividad para proyectos de inversión industrial en el ámbito de la digitalización y transición ecológica", ha afirmado Velasco. "Sólo si se concretan muchas de estas medidas podrán tener repercusión sobre la industria aeroespacial", ha concluido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios