tratamiento de aguas Doce depuradoras en Cádiz incumplen la normativa

  • Barbate sigue presentando concentraciones muy superiores a lo permitido 

La depuradora de El Torno, en Chiclana, lleva sin cumplir la normativa desde 2010. La depuradora de El Torno, en Chiclana, lleva sin cumplir la normativa desde 2010.

La depuradora de El Torno, en Chiclana, lleva sin cumplir la normativa desde 2010. / D.C.

Cádiz es la provincia en la que hay más depuradoras en el litoral o que vierten directamente al Dominio Público Marítimo Terreste, esto hace que también sea donde más se incumple la normativa. De hecho, frente a las doce EDAR gaditanas que vierten de manera irregular al mar, la siguiente en la lista a nivel andaluz es la provincia de Almería, con cinco. Así, doce estaciones gaditanas siguen marcando un necesita mejorar según parámetros químicos (relacionados con la presencia de oxígeno) y físicos, apunta el informe Saneamiento y depuración en el litoral, 2019, elaborado por el Área de Agua de la Federación de Andalucía de Ecologistas en Acción. Además, para las llamadas Zonas Sensibles (parques naturales, áreas protegidas, etc.), también se analizan las concentraciones de fósforo y nitrógeno, elementos químicos que favorecen la eutrofización.

Para los ecologistas, es Barbate el que presenta un caso más grave dentro de las aglomeraciones urbanas del litoral gaditano, “ya que nunca ha cumplido la norma, al menos desde el 2010”. Las muestras saltan en los tres parámetros analizados (sólidos en suspensión, demanda bioquimica y química de oxígeno), con concentraciones muy superiores a los límites permitidos. La localidad,apunta el informe, “necesita una nueva depuradora, así como los colectores para los distintos núcleos,estando denunciada además por la Comisión Europea. Las actuaciones a ejecutar se declararon de interés autonómico y con posterioridad a la firma del convenio entre Ministerio y Junta en 2017, también se declararon de interés estatal con un orden de prioridad uno. En septiembre de 2019, se licitó la redacción del proyecto y estudio de impacto ambiental de colectores generales, estación de bombeo y EDAR de Barbate-Zahara de los Atunes. Aunque –continúan– esto no significa que dicha infraestructura vaya a entrar en funcionamiento en los próximos meses”. También hay que señalar que la EDAR de Barbate y Zahara está siendo investigada por un posible vertido ilegal.

En cuanto a la aglomeración urbana de Chiclana/El Torno, “lleva incumpliendo la normativa desde el año 2010”, indica el informe. Además, la depuradora tiene su punto de vertido en el río Iro (Marismas de Cádiz y San Fernando), que es una zona declarada sensible,al igual que el efluente del EDAR La Barrosa, que se sitúa en el arroyo Carrajolilla (Parque Natural Bahía de Cádiz).

Desde el año 2010 lleva también sin cumplir con la normativa –afirman los ecologistas– la EDAR Las Galeras en El Puerto:“La empresa que gestiona la depuradora, APEMSA, es consciente del mal funcionamiento y que la misma se encuentra prácticamente en el límite de su capacidad”. En 2010, la actuación para una nueva infraestructura y colectores se declaró igualmente de interés autonómico.

La depuradora de Las Galeras, en El Puerto, se encuentra "al límite de su capacidad"

La depuradora de Los Barrios, muy antigua, lleva incumpliendo desde el año 2015 a causa de la carga orgánica: “La infraestructura necesita adecuarse para mejorar el tratamiento biológico, por ello se declararon de interés autonómico las actuaciones a ejecutar, así como la conexión de sus núcleos a través de colectores”. El Ministerio de la Transición Ecológica autorizó hace más de un año la licitación de la redacción del proyecto de saneamiento y depuración en San Roque y otros núcleos del Campo de Gibraltar, lo que permitirá tratar gran parte de las aguas residuales de Los Barrios y Guadarranque. El proyecto incluye la ejecución de nuevos colectores, estaciones de bombeo y tanques de regulación.

En Puerto Real, la depuradora de El Trocadero, en la barriada del Río San Pedro, lleva incumpliendo la normativa, al menos, desde el año 2011. Se trata de la depuradora más antigua de la provincia –construida en 1982 y puesta en servicio en 1987–y una de las mayores de España, que ya ha sobrepasado su vida útil.

Por otro lado, la EDAR de Roche, en Conil, no cumple la normativa, al menos, desde el año 2013. Como otras depuradoras, se construyó sin tener en cuenta la estacionalidad y sus concentraciones son “muy elevadas en las muestras de agosto, septiembre y diciembre”.

La EDAR de Vejer, cuyo punto de vertido del efluente se sitúa en el río Barbate (que desemboca en la Playa del Carmen) también lleva incumpliendo la normativa, al menos, desde el 2011.

La depuradora de San Enrique de Guadiaro, situada en término municipal de San Roque, incumple la normativa desde el año 2011 a causa de la carga orgánica, con la excepción de los años 2015 y 2017. Sin embargo, el punto de vertido en el río Guadiario no está declarada como zona sensible. Según los ecologistas, necesita “ampliación y mejoras en la infraestructura actual para realizar un correcto tratamiento biológico”. Las actuaciones se declararon de interés autonómico en 2010.

La EDAR de San Roque, cuyo punto de vertido del efluente se sitúa en el río Guadarranque y después a la Bahía de Algeciras, es una de las peores de la provincia y además nunca ha cumplido la normativa a causa de la carga orgánica. Necesita una nueva infraestructura, así como los colectores que conecten los distintos núcleos para así realizar un correcto tratamiento biológico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios