EPA Tercer Trimestre 2019 Cádiz sigue a la cola del empleo pese a presentar los mejores datos desde 2008

  • La tasa de paro es la quinta más alta de España pese a reducirse al 23,7%

  • El sector servicios y la industria elevan el número de ocupados hasta los 438.300, la cifra más alta desde el verano de 2008

Una oficina del paro de El Puerto en una imagen de archivo. Una oficina del paro de El Puerto en una imagen de archivo.

Una oficina del paro de El Puerto en una imagen de archivo. / Andrés Mora

La provincia de Cádiz acaba de cerrar el verano con los mejores datos en materia laboral desde el año 2008, aunque sigue en el vagón de cola de España. La tasa de paro se situó entre julio y septiembre en el 23,7% de la población activa, según la Encuesta de Población Activa. Habría que remontarse al cuarto trimestre de 2008, justo cuando estalló la gran recesión, para encontrar un dato más bajo. 

Además, la tasa de empleo -que mide la relación entre el número de ocupados y el conjunto de la población- escala hasta el 42,5%, la mejor cifra en once años, mientras que la población activa -que comprende a los ocupados y a los desempleados que buscan trabajo- escala a las 575.000 personas, el número mayor desde 2017. Este dato eleva la tasa de actividad -la relación entre la población activa y el conjunto de la población- hasta el 55,8%.

En cuanto al paro, la EPA refleja un total de 136.700 desempleados en Cádiz, 1.700 menos que en el segundo trimestre, y la cifra más reducida desde finales de 2008. No obstante, la brecha de género sigue siendo manifiesta ya que Cádiz contabiliza 73.400 mujeres desempleadas frente a 63.400 hombres.

Las malas noticias comienzan cuando se comparan estas cifras con el conjunto de España. La tasa de paro de Cádiz es la sexta más alta de España y supera en once puntos a la media nacional, que se situó en el 13,9%. En cuanto a la tasa de empleo, es siete puntos inferior a la media española -50,5%- y Cádiz apenas supera a Jaén, Orense y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

A ello se suma la evidente desaceleración en relación con los veranos de 2017 y 2018. Hace dos años, Cádiz creó en el tercer trimestre casi 19.000 empleos y redujo el número de parados en 8.800 personas. Y el año pasado, el verano arrojó 8.000 empleos más y 13.400 desempleados menos.

Otro síntoma de desaceleración es que por primera vez desde 2013, aumentan en verano el número de hogares con todos sus miembros activos en paro, al ascender hasta los 46.800, 1.800 más que en el segundo trimestre. Esta cifra implica que en uno de cada diez hogares de la provincia todos sus miembros activos buscan trabajo.

Los datos evidencian que la economía provincial no es capaz de reducir la brecha que la separa del resto de España ni siquiera en el verano, que es cuando el empleo alcanza tradicionalmente su pico por ser la temporada alta del turismo. Y lo cierto es que con 438.300 ocupados, Cádiz no contaba con tanta población con un empleo desde el tercer trimestre de 2008, cuando la ocupación sumaba 456.800 personas.

El incremento del empleo ha venido de la mano del sector servicios, que suma casi 6.000 trabajadores respecto al segundo trimestre. Este sector, que engloba entre otras, las actividades del turismo y la hostelería, empleó a 348.600 personas este verano, lo que supone prácticamente tres de cada cuatro ocupados. La buena noticia es que la industria también tuvo una aportación positiva, al incorporar casi 4.000 nuevos empleos, y roza los 50.000. La agricultura agrega 700 empleos más, por la coincidencia con varias campañas agrícolas, mientras que la construcción pierde casi 3.000 ocupados.

Precisamente, el delegado territorial de Empleo, Formación, Trabajo Autónomo y Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad de la Junta en Cádiz, Alberto Cremades, ha destacado en su valoración de la EPA como " dato esperanzador" la "buena evolución" del sector industrial en la provincia.

Menos parados

Por su parte, la población inactiva -que ni trabaja ni busca empleo- se reduce en 5.000 personas respecto al segundo trimestre y se coloca por debajo de los 455.000. Este descenso es puramente estacional y se debe a la caída del número de estudiantes, que caen de 87.800 a 78.900, por su incorporación a la población activa para buscar trabajo durante el verano. En cambio, aumentan el resto de componentes de la población inactiva -pensionistas, incapacitados permanentes y personas que se dedican a las labores del hogar-.

El buen comportamiento del empleo en el tercer trimestre no invita al optimismo. Las altas tasas de temporalidad y estacionalidad que registra la provincia de Cádiz provocan que parte de lo conseguido durante el verano se diluya tradicionalmente en el cuarto trimestre del año, sobre todo por el fin de la temporada alta del turismo

Desde CCOO-Cádiz, se considera que la provincia se encuentra en "una situación insostenible", "Ese leve descenso de 1.700 personas desempleadas nos indica claramente que no existen compromisos reales por parte de las distintas Administraciones para paliar la situación de paro estructural que vive esta provincia", ha indicado el sindicato en un comunicado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios