Coronavirus El CSIC lanza al mercado la mascarilla más potente para protegerse del coronavirus

Esta es la mascarilla de CSIC Esta es la mascarilla de CSIC

Esta es la mascarilla de CSIC

A falta de una vacuna española contra el coronavirus, nos vale haber diseñado la que es una de las mascarillas de protección más potente de las existentes en el mercado y que poco a poco se van viendo más en las calles andaluzas.

El CSIC, el Centro Superior de Investigaciones Científicas, ha iniciado ya la comercialización de una nueva mascarilla FPP2 cuyo nivel de protección ante el virus llega al 98%, cuatro puntos más que la anterior.

Diversos países europeos obligan a llevar mascarillas FPP2 en edificios y medios de transportes públicos, mientras que en España ya se debate si se debería de obligar al uso de este tipo de protección, frente a modelos como las mascarilllas de tela o las quirúrgicas, de efectividad sustancialmente inferior.

El nuevo modelo diseñado por el CSIC están hechas de nanofibras, que "aportan una filtración mecánica, al contrario que el material tradicional Meltblown Polipropileno, hecho principalmente en China, que aporta una filtración electrostática", explica José María Lagarón  que dirige el equipo de investigación del Instituto de Agroquímica y Técnica Alimentaria (IATA-CSIC), y la empresa de base tecnológica del CSIC Bioinicia. "La primera es una filtración duradera. La tradicional pierde propiedades con el uso debido a que la humedad de la respiración disipa las cargas que atrapan los aerosoles. La filtración mecánica con nanofibras está reportada como más eficiente para parar aerosoles pequeños, ya que tienen un tamaño de poro inherentemente más pequeño. Nuestro diámetro de fibra es del orden de 60 veces más fino que la fibra tradicional. Además, se ha reportado que disipan mejor la humedad y el calor."

La mascarilla del CSIC La mascarilla del CSIC

La mascarilla del CSIC

Las nuevas mascarillas se pueden posicionar entre un lugar intermedio entre las FPP2 hasta ahora disponibles y con un 94% de efectividad para un uso máximo de 8 horas, y las FPP3, que se están utilizando para temas quirúrgicos. El modelo puesto ahora en el mercado alcanza hasta un 98% de efectividad, con una duración de 16 horas.

El precio de cada mascarillas se eleva a 2,50 euros, al no beneficiarse de la rebaja del IVA sí impuesto para las mascarillas quirúrgicas, con precios por debajo de 1 euros. El CSIC está preparando ya un modelo para niños, de menor tamaño y a un coste de 1 euro por unidad. Se podrán comprar aquí.

Frente a estas mascarillas "de última generación", hay otros niveles de protección personal.

Está también las FPP2-KN95, que tienen certificado de calidad chino y no europeo, y cuya duración oscila entre las 4 y las 8 horas.

Las mascarillas quirúrgicas, ostensiblemente más económicas pero cuyo nivel de protección se reduce de forma notable para el que lo lleva, pues no evita que se filtre el virus. 

Y finalmente las mascarillas de tela, sin ningún tipo de filtro y, por ello, sin ninguna capacidad de protección.

Con todo, y a pesar de la dureza de la tercera ola de la pandemia, aún se pueden ver a demasiados ciudadanos que circulan por la calle con la mascarilla tapando únicamente la barbilla o dejando la nariz fuera, que es como si no llevasen nada. O aquellos que charlan retirando la protección, junto a los que fuman o están en las terrazas de los bares sin consumir y sin la correspondiente mascarilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios