DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cambio de normas por el coronavirus

Diputación acatará la directiva de la Junta

  • El Consejo de Gobierno ha bajado las exigencias de las trabajadoras ante la falta de equipo de protección individual

David de la Encina David de la Encina

David de la Encina / D.C.

Desde la pasada semana las trabajadoras de ayuda de domicilio no están atendiendo a las personas dependientes de Grado II. Son personas de edad avanzada, en la mayoría de los caos viven solas, y precisan de esta ayuda externa para asearse, preparar la comida, realizar los recados de la casa, además de ventilar y limpiar la vivienda de la persona que tienen asignada.

En algunos casos, estas trabajadoras, tienen a su cargo de una a cuatro personas. Y es ahí donde comenzaron los problemas, ya que ante la falta de equipos de protección individual, los conocidos por las siglas EPI, no han podido realizar desde la pasada semana estas tareas, que sí han recibido las personas con Grado III, que son muy dependientes.

La falta de mascarillas, guantes, batas desechables y batas de repuesto, como exigía la Junta de Andalucía provocó que las empresas que realizan este cometido dejaran en sus casas a las trabajadoras, y sin atención a las personas dependientes que tenían asignadas.

Un criterio que ha sido rebajado por la Junta, tras el Consejo de Gobierno y su posterior publicación de la normativa en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), como ha expuesto el diputado de Bienestar Social, David de la Encina.

En su opinión, “esto les preocupa”, aunque “aquí estamos para seguir los criterios que marca la autoridad sanitaria competente, en este caso la Junta de Andalucía, que en el BOJA del día 14 obligaba a tener todo ese tipo de equipamiento y en este BOJA del 30 de marzo elimina ese requisito preceptúa que se ha de dar ese servicio de ayuda a domicilio aún no teniendo mascarillas”.

La preocupación de muchos trabajadores es evidente ya que pueden ser fuente de contagio a personas dependientes, o de las propias personas a las que ahora prestan sus servicios.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios