Elecciones

El PSOE intenta erosionar la alianza entre PP y Vox

  • La cautela de Gómez de Celis contrasta con el triunfalismo de la dirección de San Vicente, tras sumar un escaño con menos votos

Juan Cornejo y Susana Díaz, en la sede regional del PSOE. Juan Cornejo y Susana Díaz, en la sede regional del PSOE.

Juan Cornejo y Susana Díaz, en la sede regional del PSOE. / Eduardo Briones / EP

Juan Cornejo ha repetido tras el 10-N lo que ya hizo después del 28 de abril. Compareció ayer en San Vicente para analizar los resultados electorales delante de un mapa andaluz teñidísimo de rojo, pero salteado de islas azules, moradas y, sobre todo, de un verde flúor intenso. En esta ocasión sólo hay una manchita naranja, la de Quéntar, el pueblo del que es originario el dirigente de Ciudadanos Fran Hervías, que no logró sacar escaño por Granada en las generales del domingo.

Que el rojo predomine en el mapa de Andalucía es lo normal. Lo habitual. Ayer, el número dos del PSOE del Sur sacó pecho por la predominancia de supartido, pero también aprovechó para sacar partido del reparto del resto de colores del mapa. El verde de Vox en El Ejido, Roquetas de Mar, Estepona y Algeciras sirvió a Cornejo para recordarle al PP que su socio parlamentario “no sólo le pisa los talones, sino que es primera fuerza”. Se refería así el dirigente socialista al segundo puesto logrado por la formación de extrema derecha en las provincias de Huelva, Sevilla, Cádiz y Almería.

Una vez que terminó de enviar recados a los populares, el veterano político gaditano se acordó de sus ex socios de Ciudadanos. Cornejo rechazó con rotundidad que el PSOE vaya a llamar a los naranjas para mover los sillones del Gobierno. “Son ellos los que que tendrán que llegar a sus propias conclusiones”, abundó antes de recordar que a Juan Marín “no le iba tan mal cuando ayudaba a aplicar un programa moderno y avanzado”, en referencia a sus tres años de entente en la pasada legislatura andaluza.

“Recuerdo cuando no se querían hacer la foto [con Vox] y de ahí han pasado a firmar con ellos y consolidar políticas de ultraderecha”, defendió el número dos del PSOE andaluz. Según su diagnóstico, el partido de Santiago Abascal ha crecido “porque se le ha blanqueado”. Es más, considera Cornejo que el “leñazo de Ciudadanos” es un rechazo a las políticas que aplica la Junta.

Mientras tanto, el PSOE andaluz lleva un año ganando elecciones. Es cierto, con los números en la mano ha resultado el partido más votado en las andaluzas, las generales de abril, las municipales y las europeas y, de nuevo, las generales. Pero la serie de victorias comenzó con la más amarga de todas. La que sacó a los socialista de la Junta, donde llevaban casi cuatro décadas.

“La inmensa mayoría de los andaluces prefieren al PSOE”, dijo el secretario de Organización de los socialistas andaluces. La dirección de Susana Díaz está satisfecha con los datos, al menos en público. “Hay más escaños en la izquierda que en la derecha”, detalló Cornejo. También es cierto. El PSOE y Unidas Podemos sacan un diputado al bloque formado por PP, Vox y Ciudadanos. De hecho también ganan en votantes, pero, en su conteo, el dirigente socialista incluye a partidos que no logran escaño, como Más País e incluso el Pacma.

Pero hay socialistas que no están tan satisfechos, como Alfonso Rodríguez Gómez de Celis. El diputado sevillano, referente del sanchismo en Andalucía, huyó ayer del triunfalismo a nivel andaluz. Tras mostrar especial agradecimiento a los socialistas onubenses por sumar un escaño, el secretario de Política Institucional del PSOE detecta un“dato preocupante”, y es que las “tres derechas”, PP, Ciudadanos y Vox “suman más votos” que los dos partidos de izquierda con representación, PSOE y Unidas Podemos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios