Hermandades / El Puerto

Las visitas a la iglesia del hospital de San Juan de Dios resaltan su interés patrimonial

  • Unas cien personas participan en la actividad, organizada para conseguir fondos para la Hermandad de Los Afligidos

Francisco González Luque, durante la explicación en la visita guiada.

Francisco González Luque, durante la explicación en la visita guiada. / Andrés Mora

Las visitas guiadas a la iglesia del antiguo hospital de San Juan de Dios han servido para mostrar al gran público el interés de la historia y el patrimonio que conserva este edificio religioso, que la Hermandad de Los Afligidos mantiene en perfecto estado de conservación.

Las dos visitas, que se han celebrado este sábado, día 21, y fueron conducidas por Francisco González Luque, catedrático en Historia del Arte y especialista en patrimonio religioso de las iglesias y conventos de El Puerto, que explicó a los asistentes la historia de este templo, construido en el siglo XVII y que fue panteón de algunas de las principales familias de Cargadores a Indias que residieron en esta zona de El Puerto (Vizarrón, Araníbar, Valdivieso), cercana al Río Guadalete, algunas de cuyas casas palacio se conservan todavía.

Los visitantes, en la zona de la sacristía. Los visitantes, en la zona de la sacristía.

Los visitantes, en la zona de la sacristía.

La memoria de estos cargadores, que fueron benefactores de este antiguo hospital de la Orden de San Juan de Dios, se mantiene en la iglesia, en una lápida situada delante del altar.

Desde que en 1955 se fundó la cofradía que lo cuida, el templo es su sede canónica y casa de esta hermandad, que procesiona el Lunes Santo, y que organizó las visitas para recaudar fondos para sus fines sociales. El hermano mayor, Alejandro Fernández Galván, y el teniente de hermano mayor Manuel Garpre, se encontraban en el lugar, dirigiendo la actividad.

Francisco González Luque comenzó la visita en la avenida Micaela Aramburu de Mora, donde ofreció varias explicaciones sobre la portada de la iglesia y el propio hospital municipal, un valioso edificio anexo a la propia iglesia, que es también propiedad del Ayuntamiento, que está cerrado desde hace años a la espera de una rehabilitación que no acaba de llegar.

Nuestro Padre Jesús de los Afligidos, en la hornacina de su retablo. Nuestro Padre Jesús de los Afligidos, en la hornacina de su retablo.

Nuestro Padre Jesús de los Afligidos, en la hornacina de su retablo. / Andrés Mora

Una vez contemplada la portada barroca, los visitantes pasaron al interior de la iglesia, de planta rectangular, una sóla nave y cúpula semiesférica. Conocieron además el coro alto que conecta con el antiguo hospital y que era usado por los enfermos para asistir a misa. Con posterioridad, González Luque se detuvo en algunos elementos de la iglesia, como el púlpito de hierro forjado o una pieza que formó parte del retablo mayor, y que refleja el entierro de Cristo, ya que la hermandad de San Juan de Dios tenía como cometido dar sepultura a los difuntos.

Los visitantes recorrieron después la interesante sacristía de la iglesia y las dependencias que ocupa la hermandad, así como el patio del antiguo hospital municipal, que está bastante deteriorado. 

Como no podía ser menos, González Luque, autor del libro La hermandad de los Afligidos y el Hospital de San Juan de Dios de El Puerto de Santa María, ofreció una detallada explicación sobre las imágenes titulares de la cofradía: Nuestro Padre Jesús de los Afligidos y María Santísima del Rosario, esta última obra de Ortega Bru, que ha sido recientemente restaurada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios