Urbanismo Balance de la ejecución del planeamiento municipal

Dos décadas después...

  • Unas 7.000 viviendas previstas en el vigente Plan General de Ordenación Urbana quedan por construir aún · La Florida, La China, San José del Pino o Las Marías son algunos de los enclaves no desarrollados

Comentarios 6

No será hasta el último trimestre del año cuando, si no surgen nuevos contratiempos, El Puerto cuente con un nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). En ese momento, 'pasará' al archivo histórico aquel documento que la Junta de Andalucía aprobó a finales de 1991 (aunque entró en vigor en febrero del año siguiente) y que ha regido los designios urbanísticos de la ciudad durante más de dos décadas. Es el planeamiento que estuvo vigente durante los años dorados del ladrillo y, a pesar de ello, no ha llegado a a ejecutarse en su totalidad.

Cuando se aprobó, contenía una propuesta de crecimiento de la ciudad en más de 23.000 viviendas, aunque con una serie de modificaciones incorporadas (como las de San José del Pino, El Molino, Bodegas Sagrada Familia o Las Redes) el número se incrementó en 3.000. Ahora, se plantea un nuevo Plan General con unas de 20.000 viviendas aunque parte de los desarrollos propuestos no son tan nuevos porque son actuaciones que quedan pendientes del vigente Plan General. Y a esto hay que añadir aquellas unidades que se encuentran urbanizadas (y por, ende ejecutadas a efectos urbanísticos) pero que aún cuentan con parcelas donde no se ha puesto todavía un ladrillo. Sumando ambos casos, este periódico ha realizado una estimación de unas 7.000 viviendas pendientes de construir de un ordenamiento que empezó a aplicarse hace 20 años. No obstante, más de la mitad se proyecta en La Florida, la gran bolsa de suelo destinada para viviendas de protección oficial cuyo desarrollo sigue sin avanzar a pesar del acuerdo firmado en 2009 entre la Junta de Andalucía y el Gobierno central para acometer esta actuación.

Según los datos que se barajan en el Área de Urbanismo en base a un informe que se elaboró para adaptar el vigente Plan a la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA), en suelo urbano se han edificado el 68% de las viviendas prevista (unas 5.300). Mientras, en las zonas calificadas como suelo urbanizable la ejecución ha llegado al 76% (6.700). En cambio, el grado de desarrollo ha sido mínimo en los suelos catalogados como urbanizable no programado (no se establece una obligación de ejecución en un periodo concreto) como es el caso de La Florida, Las Beatillas (donde se contemplaban 320 viviendas aunque el desarrollo ha sido anulado por el Plan de Ordenación de la Bahía), Las Marías (una explanada de la Carretera de Sanlúcar donde se preveían 725 viviendas) o las inmediaciones de Golf El Puerto (una unidad de 700 viviendas cuya ordenación ha sido anulada judicialmente).

Tampoco se ha edificado en las dos únicas parcelas próximas al litoral que aún quedan por desarrollar del término municipal. Una de ellas es La China ya que ha estado condicionada a los problemas de la gestión del complejo náutico de Puerto Sherry durante la pasada década (con el proceso de quiebra y el secuestro administrativo de la explotación). En La China y el Poblado Marinero se permiten un máximo de 910 viviendas y en su momento se avanzó algo en la tramitación administrativa. Sin embargo, los problemas económicos de Noriega, la firma que adquirió estos suelos hace una década, han ralentizado también esta actuación.

La otra zona 'virgen' junto al mar es Bahía Blanca, cuyas obras de urbanización se ejecutaron en 2007 no sin polémica por su impacto sobre la vegetación de la finca. En este enclave de 68.000 metros cuadrados se prevén 96 viviendas y un hotel. A día de hoy, solo están las calles.

Mientras, una de las modificaciones más importantes que se promovió en el vigente PGOU a finales de los noventa fue la recalificación de los terrenos próximos al polígono El Palmar, en el eje norte de la antigua travesía de la Nacional IV. Estos suelos estaban destinados inicialmente para albergar usos industriales como ampliación de este enclave. En cambio, el equipo de Gobierno de IP decidió que fueran residenciales y promovió la modificación puntual que recalificaba la antigua bodega de San José del Pino. Años atrás se acometió la urbanización de esta unidad donde se prevé casi un millar de viviendas aunque, a día de hoy, solo se ha construido una de las promociones previstas. Mientras, hay promotoras que anuncian pisos en esta zona aunque aún no han iniciado las correspondientes obras. Mientras, el actual gobierno de PP y PA promovió la recalificación de Rancho Linares, donde se prevé otro millar de viviendas. No muy lejos de ahí, se realizó otra modificación puntual para unos suelos a espaldas del centro comercial El Paseo donde se proyectan 523 viviendas. Por ahora se está construyendo una primera promoción 200 y ya se comercializa una segunda. En Caja de Aguas, una unidad ubicada en la avenida de Diputación, aún restan por edificar unas 140 viviendas (la parte de VPO corresponde a Suvipuerto). Asimismo también está pendiente las 150 previstas a espaldas del Monasterio de la Victoria.

Pero, a pesar de que la ejecución residencial está por encima del 70%, no se puede decir lo mismo de otros aspectos que recoge el ordenamiento como la obtención o ejecución de sistemas generales (ya sean espacios libres, equipamientos públicos o viales) o la regularización de viviendas. De hecho, diseminados como La Caridad, El Chinarral, Rompeserones o Cantarranas aún continúan pendientes de su legalización por lo que se han incluido en el nuevo proceso que recoge el nuevo Plan General.

Mientras tanto, se ultiman los trámites para acabar con el largo proceso de revisión del vigente planeamiento que lleva la friolera de 12 años. Junta de Andalucía y Ayuntamiento continúan las negociaciones para sacar adelante el futuro planeamiento que prevé crecimientos para 10 años, como mínimo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios