Los Reyes Magos en El Puerto

Una cabalgata que aprueba con nota

  • El horario de mañana y tarde mantuvo las calles animadas desde el mediodía

  • Sus Majestades no tuvieron tregua desde las ocho de la mañana

Los Reyes, en la recepción municipal celebrada en la Plaza de Peral. Los Reyes, en la recepción municipal celebrada en la Plaza de Peral.

Los Reyes, en la recepción municipal celebrada en la Plaza de Peral. / Andrés Mora

Comentarios 3

Sobre las siete de esta tarde cientos de portuenses esperaban en la plaza del Castillo el colofón de la cabalgata de Reyes de este año. Era el punto y final de una larga jornada que arrancaba para Sus Majestades a las ocho de la mañana, con las visitas al centro de Afanas y a la residencia de mayores de la calle Zarza.

Finalmente la decisión de celebrar la cabalgata en jornada continuada, de mañana y tarde, resultó ser un acierto ya que quien así lo quiso se echó a la calle a las doce del mediodía para ver salir a los Reyes del Castillo de San Marcos, a caballo, para llegar a la plaza de Isaac Peral, donde se celebraría la recepción municipal al séquito real y se entregaron los premios a las ganadores del concurso de cartas.

Tras la entrega de la llave de la ciudad a los Magos por parte del alcalde, David de la Encina, se desarrollaba en la Plaza de España la Adoración al Niño Jesús, en esta ocasión enriquecida además con la presencia de San José y María y un niño de carne y hueso.

Un momento de la Adoración al Niño Jesús ante la Basílica. Un momento de la Adoración al Niño Jesús ante la Basílica.

Un momento de la Adoración al Niño Jesús ante la Basílica. / Andrés Mora

Ya pasada la una y media de la tarde comenzaba la cabalgata en todo su esplendor, con las nueve carrozas que la integraban.

La animación avanzó muy en la línea de la iniciada el pasado año, con grandes animales hinchables que ponían a bailar a su paso a los espectadores. También la participación del séquito de cada carroza, al son de diferentes estribillos, dotó de animación al recorrido, donde los reyes lanzaron todo tipo de caramelos, desde los más cotizados -los blandos azucarados que vienen envueltos- y los de propaganda que la gente casi ni se agacha a recoger.

Los horarios, contra lo que alguno se temía, se cumplieron bastante a rajatabla, incluso el lanzamiento de fuegos artificiales a las siete y media de la tarde, una vez terminado el recorrido.

En la parte negativa, algún encontronazo más violento de la cuenta entre espectadores que discutieron llegando a las manos, algunas bolsas de gusanitos caducadas que se lanzaron desde las carrozas y tramos en blanco demasiado largos al comienzo del recorrido, sobre todo en las primeras carrozas.

Aún así, la cabalgata ha mejorado mucho en los últimos años y así lo reconocen los portuenses, que llenaron las calles desde el mediodía hasta después de la cabalgata, convirtiendo la jornada en un bonito día de víspera de Reyes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios