El Puerto

Más de 35 actas este fin de semana por la entrada de coches en los pinares

  • Una denuncia ciudadana ante la Policía Local sirvió para que los agentes acudieran a comprobar los hechos, detectando la presencia de numerosos vehículos junto a La Puntilla

Llega el buen tiempo y con él la presencia de visitantes en las playas y pinares del término municipal. El problema aparece cuando algunos de estos visitantes pretenden llegar con sus vehículos tan cerca de los espacios públicos que no dudan en saltarse las normas sin miedo a las consecuencias. Esta situación, que no es nueva, es sin embargo cada vez más frecuente en el caso del parque periurbano Dunas de San Antón, sobre todo en algunas de las zonas cercanas a las playas, como ocurre en el caso de La Puntilla.

El pasado fin de semana una denuncia ciudadana ante la Policía Local permitió que agentes de este cuerpo acudieran a la zona para comprobar los hechos, pudiendo constatar que el pinar estaba ocupado por numerosos vehículos. Hasta 35 actas levantaron los agentes en un solo día, actas que ahora serán trasladadas a la Concejalía de medio Ambiente, que es la encargada de la gestión y el mantenimiento de las zonas verdes en la ciudad.

La ordenanza municipal que regula la protección de zonas verdes y de interés forestal data del año 1995 y entre otras cosas, contempla que "en los espacios o zonas verdes de interés forestal no se permitirá el tráfico y aparcamiento de motocicletas, vehículos de transportes, turismos y autocares excepto en los lugares especificados para ello y a los vehículos propios de mantenimiento". A pesar de esta prohibición, basta pasar un rato en los pinares ubicados junto a la Puntilla para comprobar el trasiego de vehículos que entran a veces para descargar los bártulos familiares en un día de campo, o bien simplemente para estacionar lo más cerca posible de la playa, en el caso de La Puntilla.

El concejal de Policía Local, Carlos Coronado, explica que la prohibición de acceder con vehículos de motor a estos espacios verdes está justificada por varios motivos, entre otras cosas por seguridad ya que la presencia de coches puede provocar incendios y dejar residuos de combustible en los pinares, además de perturbar el disfrute de la naturaleza de quienes acuden allí en busca de momentos de esparcimiento.

Las sanciones previstas en la ordenanza municipal para los vehículos que incumplan esta prohibición van desde los 90 hasta los 600 euros -aunque hay que decir que en el texto de la ordenanza estas sanciones vienen reflejadas aún hoy en pesetas-.

No obstante, en algunos casos Medio Ambiente puede trasladar los expedientes a la Junta de Andalucía, encargada de la gestión de algunas zonas verdes del término municipal como el parque metropolitano de Los Toruños, y en estos casos las sanciones pueden ser mucho mayores.

Otro de los pinares habitualmente invadidos por los turismos es el de Mochicle, donde cada verano los coches buscan estacionamiento para huir de la zona naranja habilitada en las playas de El Ancla y Las Redes. El año pasado, por este motivo, se intensificó la ordenanza en la zona y fueron numerosos los vehículos sancionados con fuertes sumas económicas por invadir los espacios públicos.

La Policía Local dispone además de cuatro agentes forestales que realizan rondas habitualmente por las zonas verdes del término municipal, aunque cualquier agente del cuerpo puede levantar un acta de infracción si detecta la presencia de vehículos en una zona no autorizada. De hecho, esta presencia se intensifica con la llegada del buen tiempo, cuando este tipo de infracciones aumentan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios