El Puerto de Santa María en Navidad

Gran éxito del Belén Viviente junto al Castillo en su primera edición

  • Numerosos portuenses y visitantes se han acercado durante toda la jornada para visitar las diferentes escenas de un tradicional nacimiento

  • Para el año próximo se prevé ampliarlo

La Virgen María, San José y el Niño Jesús, en el Belén Viviente.

La Virgen María, San José y el Niño Jesús, en el Belén Viviente.

De éxito rotundo se puede calificar el primer Belén Viviente instalado por la Concejalía de Fiestas en la plaza del Castillo.

Desde primera hora de la mañana se fue formando una larga cola que no ha desaparecido en todo el día, con portuenses y visitantes que querían disfrutar de las cuidadas escenas de un nacimiento tradicional que se han instalado para la ocasión.

Los escenarios, ejecutados por la firma que dirige Vicente Rodríguez, Sucesores de Ángel Martínez, se habían ejecutado con todo lujo de detalles y mucho gusto, con establecimientos como la panadería, la alfarería, la tribuna del Rey Herodes, el portal de Belén...

Numerosos colectivos portuenses han participado en esta primera edición, una iniciativa que la concejala de Fiestas, Ana María Arias, apuesta por repetir el próximo año ampliando la extensión del recinto, contando quizás también con el Castillo, o aumentando los días de exhibición.

Y es que para este primer año han sido varios los colectivos interesados en participar que se han quedado sin poder hacerlo. Entre otros sí estaban las academias de baile de Araceli Arias, Carmen Morales, Víctor Raposo o Milongas, además de otras entidades como la asociación de Patchwork Menipatch, la asociación El beso de Judas o algunas entidades vecinales. No faltaron tampoco los Reyes Magos. Incluso se contó con la presencia de animales como la mula que transportaba a la Virgen María hasta el portal o un rebaño de ovejas.

También voluntarios de la ONG La Vicuña atendían un surtido puesto de frutas y verduras, del que además los visitantes podían llevarse a casa algunos productos.

Pero si alta ha sido la expectación durante todo el día, con una larga cola de espera para acceder al recinto desde por la mañana, la cola de por la tarde ha desbordado ya todas las previsiones, llegando hasta la avenida de Micaela Aramburu, aproximadamente a la altura del hospital San Juan de Dios.

Y es que por la tarde-noche las escenas tienen algún atractivo más, como las brasas encendidas de la candela en el centro del decorado o las antorchas que jalonan el recorrido.

Aproximadamente cada hora se ha recreado, con una voz en off que iba guiando la narración, la escena de la búsqueda de posada y la llegada al portal de Belén de la Virgen y San José, con la adoración de los pastores, la presentación de los Reyes Magos ante Herodes y las ofrendas de oro, incienso y mirra.

En definitiva, una gran iniciativa que si se mantiene para años venideros, deberá ser ampliada y limada para evitar algunos inconvenientes como el largo tiempo de espera, aunque para ser el primer año no se puede pedir más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios