Comparsa de Juan Carlos Aragón | 'La gaditaníssima'

Una comparsa de Cádiz al resto del Universo

  • Los miembros de la agrupación de Juan Carlos Aragón, ‘La gaditaníssima’, se transforman en arlequines dispuestos a reivindicar las bondades de nuestra cosmopolita ciudad

La comparsa de Juan Carlos Aragón "la gaditanísima", preparándose para su actuación en el Falla. La comparsa de Juan Carlos Aragón "la gaditanísima", preparándose para su actuación en el Falla.

La comparsa de Juan Carlos Aragón "la gaditanísima", preparándose para su actuación en el Falla. / Lourdes de Vicente

Arlequín, ¿hay un tipo más gaditano que el arlequín?, ¿más representativo del Carnaval de ahora y de todos los tiempos? ¿más predestinado a reivindicar Cádiz? Porque a eso viene el grupo de Juan Carlos Aragón, ‘La gaditaníssima’, “a reivindicar el Cádiz más universal y cosmopolita, el más abierto y exhibicionista, el que quiere provocar la mayor admiración y desatar las sonrisas... o las envidias”, describe su creador de la esencia de una comparsa cuyos ingredientes encuentra la mejor receta en este tipo.

Arlequines muy gaditanos obra del taller de María Jesús Bernal, en los que se van mutando desde la Isleta de la Viña, donde el equipo de Sara Romero trabaja desde el maquillaje en la idea del “arlequín 2.0, alejado del convencional”, explica. Para ello usan prótesis en forma de origami que se repite en otros elementos de la vestimenta “para el efecto de la ceja arqueada”, mientras que la cruz del otro ojo “es más acusada y con detalles en pedrería que resaltan con los mismos brillos y el azul que portan en el resto del traje y el gorro”.

Brillo para deslumbrar al resto del mundo desde la propia idiosincrasia de esta ciudad, como refleja la colección de carteles del Carnaval de Cádiz que ilustran sus vestimentas. “En la espalda cada uno lleva el cartel más significativo”, apuntaba Ramoni, que en su caso ha escogido el del primer carnaval en que concursó “hace ya 40 años”, celebraba ayer.

Una gaditanísima idea que fluyó rápidamente de su pluma, afirma Juan Carlos Aragón, como lo hizo el repertorio de la chirigota, que viene a representar la idea completamente opuesta. Y es que no hay nada que le apasione más “que coger mi guitarra y componer, lo que viene después, ya me gusta menos”, confiesa de una noche distinta a la del estreno de su chirigota, cuyo ambiente es siempre más relajado. “Con la comparsa las sensaciones son siempre otras, todo es más pasional”, confirma. Más si toca reclamar desde Cádiz al resto del mundo lo cosmopolista de nuestro Carnaval.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios