Deportes

El entrenador del cuadro alcarreño reconoce la importancia del partido

  • Salvachúa, que sólo tiene la baja de Julio, afronta el choque con el reto de recortar puntos.

El Guadalajara es consciente de que se juega media temporada en el encuentro contra el Cádiz que se disputa este mediodía. Una victoria le acercaría a la zonable y una derrota le alejaría de manera casi definitiva. El entrenador, Carlos Salvachúa, dispone de todos sus hombres a excepción de Julio, sancionado. Los locales llegan de perder entre semana ante el Pinto (1-0) en el duelo de ida de la Copa Federación.

En la rueda de prensa previa al partido, el técnico reconoció que se trata de un partido "importante que nos puede permitie situarnos a cuatro puntos de la fase de ascenso si somos capaces de ganar".

El preparador de la escuadra castellano-manchego no escondía la dificultad del partido. "El Cádiz es uno de los mejores equipos en ataque de la categoría, tiene jugadores que deciden". Eso sí, situaba en la defensa "el punto débil" del conjunto amarillo.

El Guadalajara tratará de sacar tajada de las dudas en la zaga que ha mostrado el Cádiz en las últimas semanas. Para ello dispone el cuadro local del atacante Quique, que en el ecuador del campeonato acumula ya 14 tantos y se presenta como la principal amenaza para los gaditanos.

Los asuntos extradeportivos también están de actualidad en el Guadalajara, aunque el entrenador ponía en sitio a los integrantes de la plantilla. "Los jugadores son los mejor tratados de la categoría, ya que han cobrado al día, tienen sus buenos hoteles, su buen autobús, sus buenos campos de entrenamiento y su césped en buen estado". Así, subrayaba Salvachúa que "es un sitio privilegiado para el jugador".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios