Fútbol | Segunda División B El entrenador del San Fernando califica la temporada como "fantástica"

  • José Manuel Pérez Herrera reconoce que “hemos sido muy felices y hemos crecido mucho todos”

Pérez Herrera, rodeado de balones durante una sesión en el Iberoamericano. Pérez Herrera, rodeado de balones durante una sesión en el Iberoamericano.

Pérez Herrera, rodeado de balones durante una sesión en el Iberoamericano. / J.A.

Hora del análisis. Es el momento de echar la vista atrás, de mirar lo que ha sido el curso y de repasar la que ha sido, sin duda alguna, la mejor temporada deportiva del San Fernando en su militancia en la Segunda División B. Se ha hecho historia y el gran culpable de ello tiene un nombre propio: José Manuel Pérez Herrera.

El técnico del San Fernando nos recibe para comentar lo que ha sido la campaña, los momentos de felicidad y los malos momentos, hasta donde se podía haber llegado, lo que se tuvo entre los dedos y lo tremendamente felices que han sido en el seno del vestuario del cuadro azulino.

Pérez Herrera habla con una eterna sonrisa en la cara, con la satisfacción del deber cumplido, de las tareas bien hechas, y con pausa para no dejarse nada en el tintero y ofrecer a las claras lo que ha sido para él una temporada que ya, desde que finalizó el pasado domingo, es inolvidable.

Comienza comentando que “si alguien nos dice a principios de temporada que en la jornada 36 estaríamos pendientes de ganar o perder para entrar en los play-offs nos hubiesen tildado de locos”, en clara referencia de las expectativas que ha creado el equipo este año.

El técnico azulino no se cansa de repetir que “ha sido una gran temporada, donde hemos sido muy felices porque las cosas han ido de cara y donde hemos crecido tanto nosotros como la entidad institucional”, ya que para él “el San Fernando se ha asentado en el grupo IV de la Segunda División B”, y, lo que es más importante, “se le respeta como entidad y como equipo, tanto en el terreno de juego como fuera de él”.Pero no ha sido fácil “ni mucho menos”, comenta señalando a la vez que “hemos tenido que esforzarnos mucho más del cien por cien en cada uno de los partidos que hemos disputado porque éramos conscientes de que los rivales nos ganaban en cuanto a potencial se refiere”. Por eso la clave ha estado en “vencerlos en otras cuestiones como actitud, intensidad, esfuerzo o atención”.

Quizás en el momento que alguna de esas cuatro palabras bajaban en sus baremos “sufríamos y pagábamos las consecuencias”. “Para mí, ahora que la temporada ha finalizado, solamente me quedan palabras de orgullo y de satisfacción por lo que han realizado mis jugadores, por el tremendo compromiso que han tenido durante toda la temporada y de la manera envidiable con la que han trabajado. Solamente me queda darles las gracias con el pecho descubierto”, sentenciaba.

Aún así la temporada también ha tenido sinsabores y principalmente en el tramo final de la misma, donde las cosas no salieron como se estaban desarrollando durante el curso. “Es cierto que finalmente pudimos pagar un poco el exceso de trabajo que habíamos realizado, pero no tanto en el aspecto físico como en el psicológico. El equipo quedó mermado por determinados partidos que hicieron mella”.

Pérez Herrera explica el momento y afirma que “el choque contra el Talavera ya nos hizo daño moralmente porque fuimos superiores, se pusieron por delante en el marcador, logramos igualar y en una desafortunada jugada nos volvieron a marcar. Ante el Recreativo Granada creamos innumerables ocasiones de gol y no pasamos del empate y en Don Benito el fútbol fue cruel con nosotros, terminamos la primera parte con cero a dos y en quince minutos nos remontaron con la fortuna esquiva”. “Creo que fueron los tres momentos claves para que el equipo quedase muy marcado y aún así nos intentamos levantar y competir, pero fue complicado”, afirmaba.

Y es que para el técnico la diferencia está en que “teníamos que generar demasiadas ocasiones de gol para vencer los partidos y en cambio hay equipos que con muy poquito veíamos que sacaban adelante sus compromisos”. “Ante el Cartagena el equipo estuvo colosal. Mandó, creó ocasiones, tuvo el balón, dominó al contrario. Pero no logramos marcar y ellos en las dos ocasiones que tuvieron en todo el partido nos hicieron dos goles. Ahí está la diferencia”, señalaba.

“De todas maneras -continuaba- hemos conseguido 17 victorias, 60 puntos y solamente nos ha faltado un gol para meternos en la Copa del Rey de manera directa, quedándonos a 6 puntos únicamente de los play-offs. Creo que la temporada ha sido sobresaliente. Está claro que hubiese sido de matrícula de honor si hubiésemos llegado a los 67 puntos, pero era un objetivo complicado y difícil, y que a nadie le quepa la menor duda de que lo hemos dado todo para conseguirlo y nos hemos dejado el alma en el campo”, sentenciaba.

De su futuro más inmediato comentaba que “mi primera y única opción es el San Fernando porque tengo un año más de contrato. De todas maneras, parece claro que la situación está en estos momentos en el aire, porque depende mucho de qué grupo coja las riendas del club, de lo que ocurrirá a principios del mes de junio, y si quieren mi participación lo normal será sentarnos y poder ver qué proyecto existiría, pero yo solamente tengo palabras de agradecimiento al San Fernando y, por supuesto, a San Fernando”.

José Manuel Pérez Herrera es una persona agradecida y mientras que da un sorbo al café que tomamos juntos se le pone de una manera especial el brillo en los ojos cuando recuerda que “ha sido un año muy bonito y enmarco en un cuadro el grupo humano con el que he tenido oportunidad de trabajar”, aunque ante la pregunta de lo que tiraría a la basura cambia el semblante y afirma que “creo que la reacción de un sector del público en la última jornada en casa. Debía de ser una fiesta por la temporada y fue complicado el final del partido en el campo, cuando el equipo fue a saludar a ese sector y la salida del recinto. Creo que fue duro que se discutiese nuestra dignidad y nuestra profesionalidad por unas expectativas que, al fin y al cabo, habíamos creado nosotros”, enfatiza con cierto dolor.

Termina la entrevista. Llega el momento del descanso del guerrero, de la tranquilidad y de poner en orden los papeles y los proyectos venideros. José Manuel Pérez Herrera se despide no si un “nos vemos pronto”, y se va el hombre que ha hecho posible que la temporada 2018/2019 esté escrita en la historia del San Fernando con letras de oro, porque ha sido la mejor temporada del equipo isleño en su andar por la Segunda B.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios