Fútbol | La selección en Cádiz

Jesús Casas: "En Cádiz me acordaré de los que me apoyaron y de los que no están"

  • La mano derecha de Robert Moreno volverá al campo en el que, como canterano, soñó con su exitosa etapa actual.

El segundo entrenador de la selección española posa en la hemeroteca de ‘Diario de Cádiz’

El segundo entrenador de la selección española posa en la hemeroteca de ‘Diario de Cádiz’ / Julio González

–¿Cuál es el momento profesional de Jesús Casas?

–Estoy en lo soñado. Hace unos años, y lo sabe usted que ha estado muy cerca de mi trayectoria, no me podía imaginar llegar aquí. Estar en la selección absoluta como segundo entrenador y jugar en Cádiz, es un momento soñado. Espero que todo sea el principio y que dentro de la selección hagamos una buena Eurocopa y, quién sabe, ser capaz de ganar algún título.

–Con su condición de gaditano, ¿qué sentimiento va a tener el día del partido?

–Llegamos con la clasificación ya cerrada pero esto no quita que deseemos ganar los dos partidos para quedar primeros y afrontar en las mejores condiciones el sorteo para la Eurocopa. Todo ello lo vivo con una ilusión tremenda y una responsabilidad grande por estar delante de mi gente y que el equipo sea capaz de hacer un buen partido. Manejaré muchos recuerdos de la gente que me han apoyado en este tiempo, así como de los que faltan, sobre todo a mi hermano que estaba siempre encima... Creo que se me puede hacer el nudo en la garganta.

–¿Volveremos a ver a la selección absoluta levantar un título?

–En todos los campeonatos a España se la da como favorita. Quizás el ranking FIFA no nos coloca ahora mismo en ese triunvirato de arriba. En citas como la Eurocopa, en las que interviene el factor suerte, en cinco minutos malos se te va un partido y puede suceder cualquier cosa. Afrontamos la Eurocopa con mucha ilusión, sabiendo que hay selecciones muy potentes que van con el mismo objetivo. El problema es la comparación con otras generaciones; son generaciones y momentos diferentes, aunque no renunciamos a nada.

–¿Puede anticiparme qué selección se podrá ver en Cádiz?

–Todavía no lo tenemos decidido. Una vez que demos la lista, veremos cómo afrontamos los dos partidos. Al final Robert (Moreno) cuando hace una convocatoria lo enfoca hacia los dos partidos en su global, y en función de las características de cada uno intentamos poner un once u otro. Seguramente con los 23 que se eligen no están de acuerdo todos, pero nosotros miramos muchas cosas. Sea el once que sea el que salga en Carranza, esperemos un equipo que haga buen juego y lleve a disfrutar, que gane y si puede ser con goles, pues mejor.

–Con el primer objetivo conseguido, un partido contra Malta tampoco debe contar con una preparación enorme, ¿no cree?

–Tenemos tan pocos partidos durante el año que te tienes que tomar todos como si fueran una final. Tenga en cuenta que la fase de clasificación son diez partidos y después de estos dos nos quedan otros dos amistosos antes de meternos de lleno en la Eurocopa. No podemos desperdiciar ni un solo partido y da igual la entidad que se le presuponga al rival; reitero que para nosotros es como si fuese una final.

–De su presencia en el combinado nacional tiene mucho que ver Luis Enrique...

–Así es. Desafortunadamente ha pasado un momento muy difícil. Es una persona muy fuerte y lo van superando tanto él como su familia. Evidentemente todos los que estamos en el staff nos sentimos enormemente agradecidos a él. Esperamos que lo más pronto vuelva a la actividad.

–¿Qué ha significado en su carrera?

–Para mí, todo. Usted, que me conoce bien, sabe que hubo personas importantes que en algún momento quisieron apostar por mí pero nunca se dio el caso. Sin embargo él, que era el que menos me conocía, apostó por mí estando en el Barça B y, sobre todo, cuando dio el salto al primer equipo del Barça. Antes, en su etapa en Roma y Vigo no me pudo llevar por diversas circunstancias. Cuando es elegido en el Barça y se acuerda de mí, pues la verdad que lo significa todo. Todo lo que vino a partir de ahí..., los títulos en los que he podido participar y las vivencias se los debo a él.

–Un dolor similar al de Luis Enrique lo vivió con el fallecimiento de su hermano. ¿Ha sido el fútbol el mejor refugio ante esa pérdida?

–Sí. Cuesta porque él era muy pesado con el fútbol y siempre estaba publicando cosas sobre mi persona y lo que iba consiguiendo. Además están ahí mis dos sobrinos que han salido muy futboleros y tengo esperanza de que algún día ellos dejen huella.

–¿Qué queda del Jesús Casas del Cádiz juvenil, Balón, Cádiz B, Deportes Romero...?

– Toda esa trayectoria te va forjando y enriqueciendo. Recuerdo una frase del homenajeado Paco Baena, de cuando fue entrenador mío que decía que “hay que aprender de todos, de lo bueno y de lo malo”. En toda esa trayectoria hay experiencias positivas y negativas o no tan positivas, y de todo eso te vas curtiendo y se produce una evolución. Como entrenador vas recordando momentos que te pueden servir.

–Doy por hecho que sigue al líder de Segunda A, ¿qué me dice?

–Súper contento. El día de Las Palmas iba asustado porque yo, que soy supersticioso, decía “verás que ahora no gana y me echan la culpa a mí”. Es el sueño de todos los gaditanos poder ver al Cádiz en Primera División. Aún así yo soy de los que digo que si al final no se consigue el objetivo, estar en Segunda División es también un premio. Creo que este año, tal y como está afrontando la temporada..., puede ser el año. Queda mucho y va a ser muy duro. Que conste que soy del discurso de los cincuenta puntos. Va primero pero el discurso de los cincuenta puntos no está mal y a partir de ahí empezar a soñar.

–Sea lanzado y dígame la sensación que le transmite este Cádiz.

–Sé que recibe muchas críticas con el tema de la posesión. Para mí, el Cádiz tiene una gran virtud que es controlar el juego. Y el juego se puede controlar con el balón o sin el balón. El Cádiz tiene la virtud de hacerlo sin el balón, sin necesidad de esa posesión que la gente demanda. El día de Las Palmas en ningún momento se le vio sufrir a pesar de que la posesión del balón fue mayoritaria para Las Palmas. Esa fortaleza que se le ve y esa hechura de equipo le pueden servir para el objetivo de esta categoría.

–Giremos de nuevo a la selección. ¿Hay algún profesional que le haya sorprendido más allá de las condiciones futbolísticas?

–Como personas estás acostumbrado a verlos en la distancia y tienes otra percepción de ellos. En el día a día son muy sencillos. Ninguno en especial me ha sorprendido, pero sí todos por la cercanía que tienen. Futbolísticamente no me gustaría destacar a alguno, pero me quedo con la camada que va viniendo de abajo, de la sub’21, que creo que a poco que se unan a los que tienen más experiencia podemos lograr algo interesante en el futuro.

–¿Qué tal la relación con Robert Moreno al frente del proyecto?

–Robert es una persona muy accesible y está muy preparado. Lo conozco desde que entré con Luis Enrique en el Barça B porque mi persona de contacto era Robert. Durante todo este tiempo que ha estado a la sombra de Luis, ha ido absorbiendo los conocimientos de Luis y aportando los suyos. Quizás es un caso extraño en el mundo del fútbol porque no ha sido futbolista profesional ni se le conoce mucho, pero esto da pie a abrir la puerta a gente muy preparada aunque no hayan sido futbolistas profesionales.

–No me lo va a decir, pero le pregunto: ¿Habrá algún gaditano en la convocatoria del España-Malta?

–(Risas...) En la prelista están Suso y Luis Alberto. Hace ilusión por ellos porque he tenido trato con ambos y estoy seguro que les encantaría venir a Cádiz.

–No olvidé su etapa ‘culé’. Sé que le dejó huella el Barcelona...

–Ufff. Pasar justo ese año de entrenar al Balón juvenil, visitando campos de albero, a estar en el máximo nivel, de cero a cien, pues la verdad impresiona. Y encima el primer año fue brutal, el año del triplete. Te hace crecer muchísimo. Supuso mucho sacrificio para mi mujer y mi hija, pero me abrió muchas puertas.

–¿'Más que un club', como dice la leyenda?

–Cuando viajaba con el Barcelona era una locura. Ir a cualquier sitio era ver una legión de seguidores detrás del equipo. En Japón, en el Mundial del Clubes, a nosotros que no éramos nadie nos pedían cientos de fotos y autógrafos. Lo que mueve un club como ese es increíble.

–La dejo para el final. ¿Está la política dividiendo la unidad del barcelonismo?

–Es una situación que ojalá se resuelva lo antes posible para que sólo se hable de deporte. A nivel del país no es bonito ver enfrentadas personas de la misma familia y amistades; es algo que me llega. Esperemos que ambas partes encuentren cuanto antes una salida buena para todos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios