Deportes

James reabre un incómodo debate

  • Ancelotti deberá decidir entre el colombiano e Isco para su once

La triunfal vuelta de James Rodríguez y Modric, ya asentado en el centro del campo, reabren un debate incómodo para Carlo Ancelotti, quien tras asegurar el 28 de febrero que la titularidad de Isco es "innegociable", ahora ve que todos no entran en el once.

Isco se lo había ganado con una progresión muy valorada por el técnico italiano. Llegó con la lesión grave de Modric con Croacia. Era mitad de noviembre y ese desgarro muscular dejaba al Real Madrid corto de imaginación. El malagueño no lo dudó y se ofreció para el puesto. Sabía que debía modificar gran parte de sus cualidades futbolísticas y crecer defensivamente. Desde entonces, es de los jugadores que más kilómetros recorre, que más balones roba y aunque ha rebajado su pegada, apareciendo menos en la zona de remate, su presencia en la construcción del juego es continua. Lo ha jugado todo salvo los minutos en los que fue expulsado con el Málaga y una sobrecarga muscular que lo apartó ante el Córdoba.

En el clásico recibió la quinta amarilla y se le presentó a Ancelotti el momento perfecto para acelerar el regreso de James. La fractura del quinto metatarsiano del pie derecho del colombiano ya era pasado dos meses después y brilló en su vuelta ante el Granada, imponiendo un ritmo alto al fútbol del Madrid que añoraba en los últimos meses de irregularidad.

James ha marcado 12 tantos y repartido 12 asistencias en todas las competiciones en las que ha participado en un primer año elogiado por todos. Jugadores de la entidad de Zidane necesitaron meses de adaptación y el colombiano, con cambio de posición incluido, se ha acoplado al fútbol español con rapidez. Sus características van como anillo al dedo: rápido, con calidad en el toque, precisión en el centro y gran disparo a puerta.

"Vamos a ver qué hago, porque doce no puedo poner. Voy a buscar alguno que no se encuentre tan bien". Así respondió Ancelotti, que encuentra un debate futbolístico ante sí que todo técnico querría tener. Con Kroos como figura indiscutible en la medular, Modric imprescindible a su lado y los tres de arriba fijos, queda un puesto para repartirse entre dos jugadores: James e Isco.

El papel de Ancelotti pasa a ser casi de detective. Midiendo al detalle el cansancio. Todo indica a que, si no hay sanciones o lesiones, Isco será el sacrificado en los días grandes. Mientras, jugará en Vallecas, tras descansar por sanción, en un partido en lugar de Modric, que ha jugado todo desde su regreso, o de James, que no jugaría tres partidos en una semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios