Fútbol | División de Honor

Jaime, del Chiclana, está cuajando un principio de temporada para enmarcar

  • El zaguero, de 19 años, opina que "con el poquito de suerte que nos ha faltado, el equipo estará donde se merece".

Jaime espera el saque de un córner en el amistoso de pretemporada con el Cádiz. Jaime espera el saque de un córner en el amistoso de pretemporada con el Cádiz.

Jaime espera el saque de un córner en el amistoso de pretemporada con el Cádiz.

Jaime León, futbolista del Chiclana CF, es un soplo de aire fresco. Así, sin rodeos, directo, natural, con la frescura propia de la juventud. Y eso es algo que no deja de resultar curioso en los jugadores de su edad, pues lo habitual es que un chaval de 19 años sea más bien tímido en su primera entrevista. Sorprendentemente tiene el mismo desparpajo dentro y fuera del campo y denota una madurez excepcional para su edad.

"Como en casa no se está en ningún lado", reconoce. Firmó tres años con el Cádiz juvenil pero decidieron que este año jugara en Chiclana "y para mí siempre ha sido una ilusión vestir la camiseta del equipo de mi ciudad". Jaime aterriza en una categoría totalmente nueva para él pero en la que se está desenvolviendo como pez en el agua, como atestigua su titularidad en el once en la mayoría de partidos disputados. "Entre la confianza que me dan, que no me meten ningún tipo de presión y yo, que me encuentro muy a gusto dentro del campo, más feliz no puedo estar".

Aun así, el central tiene presente que "hay mucha competencia y, como te relajes, hay otro compañero preparado para ocupar tu puesto y eso te hace mejorar al mismo tiempo, cuando ves que tus compañeros están a tope. El que quiera jugar sabe que tiene que darlo todo".

Jaime desprende ilusión recordando el día de su debut frente al Espeleño. "La noche previa a los partidos me cuesta un mundo dormir, es algo que me pasa desde siempre, así que imagínate cómo estaba. Pero esos nervios se me pasaron en cuanto salté al campo y me vi arropado por mis compañeros y la afición. Entonces lo único que quieres es competir y hacerlo lo mejor posible".

Se puede decir que, en este momento, Jaime está en la gloria pues está cuajando un gran inicio de temporada en el Chiclana, en su casa, y con unos compañeros fantásticos. "Es una satisfacción llegar a cada entrenamiento y saber que te vas a encontrar cómodo y a gusto con tus compañeros, porque ese buen rollo se refleja después en los partidos", explica el zaguero. Mención especial para los veteranos del equipo, "que siempre te ayudan y te apoyan. Prefiero tener gente tan experimentada al lado porque ellos vienen de vuelta y yo aprendo muchísimo". Y con un experto como Mochilo al lado, que "me da seguridad y confianza, estoy progresando a buen ritmo".

Jaime tampoco se corta cuando tiene que meter la pierna a un rival que le saca diez años, tanto en edad como en experiencia. "Yo no me achico, al revés, me gusta enfrentarme a gente buena, que te ponga las cosas difíciles y te exija máxima concentración. Por lo menos, creo que es lo mejor para crecer como futbolista", cuenta.

Aprovechando el dulce momento que está viviendo, lo único que el chiclanero le pide a la temporada es "que el equipo vaya bien y para arriba. Creo que, a pesar de que nos cuesta un mundo marcar un gol, en cuanto tengamos ese poquito de suerte que nos ha faltado hasta ahora el Chiclana estará donde se merece. Tenemos que estar un poco más concentrados en las pérdidas, aunque ya se vio en Alcalá que sabemos jugar también sin balón. Por eso confío en que todo llegará".

Respecto al míster, Jaime ha dado con la horma de su zapato. "Prefiero entrenadores exigentes, de los que no se casan con nadie y que alinean a los que mejor están, por encima de nombres. Así que en ese aspecto no puedo estar más satisfecho con Lupi". Seguro que el técnico piensa lo mismo de esta joven perla del fútbol chiclanero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios