Costa Noroeste

Los americanos que vendrán ya tienen su Welcome to Rota

  • El anuncio de la incorporación de dos nuevos destructores al escudo antimisiles de la OTAN en la Base Naval ha tenido una muy buena acogida en la población roteña. Un total de seis buques de estas características impulsarán la actividad económica local el próximo año.

Una de las numerosas visitas turísticas que organiza desde hace años la oficina municipal Welcome to Rota para que los norteamericanos conozcan la localidad y sus tradiciones.

Una de las numerosas visitas turísticas que organiza desde hace años la oficina municipal Welcome to Rota para que los norteamericanos conozcan la localidad y sus tradiciones.

“Quitar no quitan nada. Siempre dan algo. Bienvenido sea todo lo que venga. Estamos con los brazos abiertos, como el pueblo de Rota en general y todo el entorno, porque, ojo, la Base da vida a una zona bastante amplia”. Habla Enrique Ganfornina, presidente de la Asociación Local de Autoturismos.

La población de este municipio gaditano ha acogido con contenido entusiasmo el anuncio de la próxima ampliación del escudo antimisiles de la OTAN con dos nuevos destructores que se sumarán a los cuatro actuales. Los roteños están relativamente acostumbrados a noticias de esta índole desde que en febrero de 2014 llegó al recinto militar el primero de estos buques de EEUU. Han pasado más de ocho años de aquello y el balance que hace el vecino de a pie es básicamente positivo.

Enrique, veterano taxista de la localidad, no duda de que “supone un incremento importante de trabajo, porque cada barco tiene una dotación de entre 320 y 330 militares, a los que hay sumar sus familiares. Si lo multiplicas por cuatro, estamos hablando, en total, de más de 1.000 personas que representan una considerable inyección económica para la población”.

Explica que la actividad que mantiene la Base durante todo el año aumentará de forma considerable con los nuevos destructores. Al anuncio inicial le siguió la información de que no llegarán a España antes de seis meses, porque EEUU tiene que ejecutar obras en la Base a tal fin. “Sabemos que no va a ser algo inmediato. Estamos hartos de ver este tipo de noticias y sabemos que no es un huevo que se echa a freír, pero, tranquilos, aquí estamos nosotros esperando a que vengan”, comenta Enrique.

Más de 30 años de experiencia en el sector de la hostelería acumula Eusebio Fortson. “El 95% de mi clientela siempre ha sido americana”, destaca este profesional que ha regentado desde entonces varios establecimientos. El que mantiene abierto en la actualidad frente al colegio San José de Calasanz es “un restaurante de estilo americano con influencias mediterráneas y caribeñas”.

Recuerda que “cuando se fueron muchos americanos hace 20 años, Rota se quedó sola. No había movimiento y, para colmo, luego llegó la crisis”. Ante este panorama, la presencia de los primeros cuatro destructores “se notó mucho no sólo en Rota y el resto de la provincia de Cádiz, sino en toda España, porque no solamente repercute en los bares, los comercios y demás negocios, sino también en otros sectores. Ahí está, por ejemplo, la actividad que genera el mantenimiento de los buques”.

Juan Alberto Izquierdo fue durante doce años presidente de la Asociación de Empresarios, Comerciantes e Industriales de Rota (Aeciro) y está al frente de una inmobiliaria. “La llegada de nuevas familias norteamericanas a Rota siempre es algo positivo para la ciudad, ya que se incrementa tanto la demanda de viviendas como el consumo de bienes y servicios. Son muchas las familias que deciden instalarse en Rota y por eso siempre nuestro municipio ha seguido desarrollándose a nivel inmobiliario incluso en épocas de crisis, significando un porcentaje muy significativo para la economía local los recursos que se destinan para el bienestar de las familias americanas”, nos cuenta.

Abundando en su actividad profesional, Juan Alberto explica que “el producto más demandado por los norteamericanos son las viviendas unifamiliares que tengan espacio suficiente para patio, garaje e incluso piscina. Cuando se trata de familias, normalmente traen todas sus cosas, y cuando se trata de solteros, es más frecuente que las pidan ya amuebladas. Los intervalos de alquiler van de 1.080 a 2.500 euros mensuales, dependiendo de la tipología de la vivienda y del rango del militar que la alquile”.

Asegura que la Base “es la mayor ‘fábrica’ que tiene Rota, potenciando directamente a todos los sectores de la localidad, como la hostelería, el transporte, la alimentación, el inmobiliario y demás”. “Los roteños lo vemos con normalidad. No hay ningún tipo de revuelo en el pueblo, aunque la mayoría lo vemos como algo positivo”, afirma.

Pocos meses antes del recibimiento al primer destructor, concretamente en septiembre de 2013, abrió Welcome to Rota, un servicio municipal concebido como oficina de cooperación que se encuentra junto a la entrada de la Base por el casco urbano de la ciudad. De hecho, es la oficina local de referencia para los norteamericanos. Rocío Ruiz, trabajadora de la Delegación de Turismo del Ayuntamiento desde hace mucho tiempo, lleva tres años y medio en Welcome to Rota. Formó parte del equipo que redactó este proyecto local.

Rocío no para de atender a estadounidenses a lo largo del año, principalmente a las familias de los militares destinados en la Base, habida cuenta de que éstos “están la mayor parte del tiempo navegando”. “Constantemente están llegando nuevos militares. Suelen venir por dos años, pero muchos prorrogan su estancia hasta tres o cuatro. Dicen que Rota es su destino favorito fuera de Estados Unidos. A todos les da mucha pena irse. Nunca he visto a ninguno contento porque se va”, destaca.

El Consistorio atiende a los norteamericanos “desde el primer momento de su llegada a la Base”. “Vienen con el interés de conocer Rota, de participar en las actividades que hay en el municipio; de matricular a los niños en colegios españoles, sobre todo, a los más pequeños”, explica Rocío sobre el trabajo de Welcome to Rota, que volverá a intensificarse con los destructores anunciados. Este servicio también se dedica a atender a los roteños interesados en ofrecer sus viviendas en alquiler. Y lo hace actuando de “intermediario” entre estos vecinos y la oficina del Housing radicada en el recinto militar.

Welcome to Rota, que durante todo el año organiza visitas por la ciudad, talleres de cocina y otras muchas actividades pensadas para los estadounidenses, está integrada en la Delegación Municipal de Promoción Turística. La teniente de alcalde responsable de esta área del Ayuntamiento es la concejala Esther García, que abunda en la valoración positiva de la Administración local ante el anuncio de ampliación del escudo antimisiles.

A su juicio, “la Base es un recinto militar, pero las acciones que llevan a cabo los militares son mayoritariamente humanitarias. No están todos los días bombardeando países. Hay que poner en valor esa parte humanitaria que no se conoce”.

Y, desde el punto de vista económico, sostiene que “beneficia a toda la provincia de Cádiz, no sólo a Rota”. “Dentro de la Base hay una delegación de Navantia. Los americanos se mueven por toda la provincia y toda Andalucía. Hay empleados no solamente de Rota, sino del resto de la provincia:Jerez, El Puerto, Chiclana, Chipiona, San Fernando... En el caso de Rota, no tiene otra industria, otro tipo de empresas grandes con tantos trabajadores”, argumenta.

Según los cálculos municipales, el 60% del PIB local tiene su origen en la Base. Más allá de las cifras oficiales, los roteños parecen tenerlo muy claro.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios