Nueva advertencia al plan urbanístico Los ecologistas vuelven a cuestionar la legalidad del PGOU de Chiclana tras una sentencia

  • Un fallo judicial tumba un Plan Especial en un municipio de Sevilla por equiparar el Estudio de Impacto Ambiental con la Evaluación Ambiental Estratégica, un procedimiento que sigue Chiclana

Panorámica de parte el casco urbano del termino municipal de Chiclana. Panorámica de parte el casco urbano del termino municipal de Chiclana.

Panorámica de parte el casco urbano del termino municipal de Chiclana. / Sonia Ramos (Chiclana)

Comentarios 1

Toniza-Ecologistas en Acción de Chiclana alerta sobre una reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que anula la resolución de aprobación definitiva del Plan Especial de Actuación Minera Las Cruces (Sevilla), una resolución judicial que “pone en cuestión la legalidad del PGOU de la ciudad”, señala, ya que en ese municipio sevillano se equiparó el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) con el de Evaluación Ambiental Estratégica (EAE), un procedimiento “sustancialmente idéntico al de Chiclana”, apostilla.

El colectivo ecologista recuerda que en el caso de Minera Las Cruce, “al igual que se hizo con nuestro Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), la Junta de Andalucía dictó una resolución, acordando la sujeción, es decir, la equivalencia del Estudio de Impacto Ambiental, con que ya contaba el procedimiento de elaboración del Plan, a las normas de la Evaluación Ambiental Estratégica”. Así, redunda en que el TSJA, en su fundamento jurídico séptimo, “tras analizar los requisitos de una EAE impuestos por la legislación estatal y el Derecho Comunitario, concluye que la Administración había elaborado únicamente un Estudio de Impacto Ambiental y no puede convertirlo en otro Ambiental Estratégico, ni siquiera añadiendo los trámites omitidos porque los realizados no son equiparables”.

Toniza añade que, en opinión del TSJA, “se trata de técnicas distintas, de distinta naturaleza, que persiguen fines distintos y están sometidos a regímenes y procedimientos distintos. Por eso, no son intercambiables, como han pretendido, tanto la Junta como el Ayuntamiento”. Al respecto, el colectivo alerta que si se termina por anular el PGOU de Chiclana, “la sentencia está al caer”, afirma, “no será por falta de advertencias. Ya en 2014 notificamos a la entonces delegada de Urbanismo la ausencia de la mencionada EAE, pero de nada sirvió”.

Cabe recordar que Toniza-Ecologistas en Acción Chiclana ha presentado recursos contra el PGOU de la ciudad ante la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento. “A ambas administraciones les pedimos a finales de 2015 que archivaran las actuaciones del Plan General de Chiclana, poniendo fin al procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental y se inicie un procedimiento de Evaluación Ambiental Estratégica”.

El colectivo urge a que los concejales chiclaneros se pongan de acuerdo para elaborar un ‘Plan B’

Los ecologistas censuran que la Junta tan sólo exige un Estudio de Impacto Ambiental que elaboran los ayuntamientos “sin participación ciudadana previa alguna, y sólo lo somete a un proceso de información pública para que se aporten medidas correctoras a decisiones urbanísticas firmes tomadas con antelación”.En este sentido, aclaran que la Evaluación Ambiental Estratégica obliga por ley a un proceso consultivo de la ciudadanía antes de la redacción y aprobación del documento urbanístico. “Aunque tarde, el Ayuntamiento de Chiclana, con el apoyo de todos sus concejales, debería poner en marcha un “Plan B”. No se puede seguir perdiendo el tiempo. Ya hemos malgastado más de 5 años inútilmente desde que advertimos de la ilegalidad en la tramitación del PGOU”, subrayan desde Toniza.

Cabe reseñar que el municipio sevillano puede recurrir la sentencia del Tribunal Superior de Justicia ante el Tribunal Supremo, una estrategia que los ecologistas consideran “dilatoria” y que, en el supuesto de que el Ayuntamiento de Chiclana hiciera lo mismo en la misma situación judicial, “sería otra vez tirar a la basura dinero público y mal disponer del trabajo y esfuerzo de los empleados municipales. Sería perder el tiempo inútilmente, hacer nuevamente el ridículo urbanístico, etc. Nuestros representantes, de todos los partidos políticos, deberían, al margen de la contienda electoral, ponerse de acuerdo en ese “Plan B” urbanístico. Cuanto antes se afronten los problemas, antes hallaremos las soluciones”, aseguran.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios