Cuaresma en Chiclana

El besapié del Medinaceli se desarrolla con normalidad ante la falta de indicaciones por parte de las autoridades

  • La hermandad ofrece a los fieles alternativas al beso como tocar la túnica o el pie o realizar una genuflexión

Una mujer besa el pie de la imagen del Medinaceli en la Iglesia Mayor.

Una mujer besa el pie de la imagen del Medinaceli en la Iglesia Mayor. / Sonia Ramos (CHICLANA DE LA FRONTERA)

Como cada primer viernes de marzo, la Iglesia Mayor vuelve a ser punto de encuentro ineludible para los fieles de Jesús de Medinaceli, una de las imágenes con mayor devoción no sólo en Chiclana sino también en otros muchos puntos de España.

En este caso, como viene sucediendo y sucederá a lo largo de las próximas semanas de Cuaresma, el besapié a la imagen del Cristo Cautivo viene marcado por la situación de incertidumbre creada en torno al coronavirus, un problema que en este tipo de actos se convierte en un riesgo evidente ante la posibilidad de contagio a través de los besos de miles de fieles a las imágenes.

Cabe destacar que las hermandades, como en este caso la del Medinaceli, no han recibido indicación alguna sobre cómo actuar en estas celebraciones por parte de las instituciones o entidades religiosas, cofrades y administrativas, ya sea el Obispado, el Consejo de Hermandades o las autoridades sanitarias competentes, de ahí que en el caso de la cofradía chiclanera se haya optado por dar libertad a los fieles para que participen del besapié como estimen oportuno.

No obstante, y pese a que durante la mañana han sido muchos los que se han acercado hasta la Iglesia Mayor para cumplir con esta tradición, es cierto que no son pocos los que deciden realizar algún tipo de reverencia ante la imagen en lugar del habitual beso, una alternativa que también es comentada por miembros de la hermandad a aquellos que preguntan al respecto.

Lo que sí parece necesario es que, ante la llegada de semanas en las que los actos y celebraciones religiosas y cofrades se van a multiplicar a medida que se acerque la Semana Santa, los organizadores de estos eventos cuenten con una serie de indicaciones o directrices para que se ofrezcan plenas garantías a fieles y devotos de que los actos se desarrollan con total seguridad, ante la desinformación y la incertidumbre que en muchos casos genera la actual coyuntura sanitaria.     

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios