Chiclana

Morat "gana la guerra para conquistar" Concert Music Festival

  • La banda colombiana integrada por Simón Vargas, Martín Vargas, Juan Pablo Isaza y Juan Pablo Villamil, se atrevió a volver para ofrecer un multitudinario y espectacular concierto en Sancti Petri 

Morat en Concert Music Festival

Morat en Concert Music Festival / JESÚS MARÍN (Chiclana De La Frontera)

La marea volvió a subir este martes en Sancti Petri con las miles de personas que acudieron a disfrutar del primer concierto que da inicio a la gira española de Morat. La banda colombiana recalaba de nuevo en Concert Music Festival, como ya es tradición, para deleitar al público de Chiclana que le acompaña en cada edición.

Una enorme lona blanca cubría el imperante Auditorio ante la máxima expectación de sus seguidores. Ayudada por las luces, la lona fue haciéndose cada vez más transparente y podía verse la silueta del batería, Martín Vargas Morales, situado en lo alto de una enorme plataforma en el escenario; entregándose al ritmo de Besos en guerra junto al resto de integrantes de Morat, como Simón Vargas al bajo, Juan Pablo Isaza y Juan Pablo Villamil a la guitarra.

Morat ganó la guerra para conquistar a su público desde que se encendieron las primeras luces del escenario y sonaron los primeros acordes. Con un arranque espectacular, en el que se escuchaba gritar a los miles de fans que estaban eufóricos con su banda favorita, Morat puso en pie a todo el recinto de Concert Music Festival.

Móviles Al aire, sus seguidores continuaban grabando el segundo tema de la noche con máxima entrega. Animando al público a dar palmas y con un Simón dándolo todo en el escenario con sus peculiares saltos de baile, sus fans continuaron bailando con Porfa no te vayas, uno de sus éxitos que comparte con Beret. Sus fieles cantaban al unísono "recuerda aquel verano que pasé contigo y cada beso que nunca pasó" como si fueran los versos de poesía de una noche de verano difícil de olvidar.

Juan Pablo Isaza dio las buenas noches a Chiclana y les agradeció por acompañarlos en su espectáculo porque “es muy especial, ya que con este concierto conmemoramos el comienzo de nuestra gira”. Confesó que llevaban mucho tiempo preparándolo y traían “nueva música, arreglos y nuevo diseño” por lo que estaban muy ilusionados por presentárselos. Acto seguido se adentraron en el tema Acuérdate de mí, de su segundo disco Balas Perdidas, con un acompañamiento instrumental de gran calidad y proyectados por las multi pantallas que se desplegaban en el escenario.

Aprender a quererte no es fácil pero siempre hay unas Primeras veces para emocionarnos con la música más romántica de Morat. Juan Pablo Villamil, integrante de la banda, explicó que la canción hablaba “de las primeras veces que uno sale con la novia o, por ejemplo, la primera vez que en Chiclana uno termina de fiesta y rumbeando en el Atenas”. Para el músico todo tiene un final, pero ellos son optimistas y aunque “se acaben las primeras veces; habrá segundas, terceras y enésimas primeras veces”. Animando al público a que sacaran los móviles para iluminar el recinto, puso fin a este mágico tema repleto de esperanza.

Morat no tenía que empezar De cero porque su público era experto en descifrar sus canciones y no tenían la intención de olvidar sus letras. Al contrario, la marea humana no dejó de cantar sus éxitos al unísono, transportándolos a un universo común. Al piano, Juan Pablo Isaza, interpretó este tema que habla de cuando te alejas de alguien porque es lo mejor para los dos. Mezclando el amor y el desamor, lanzó la posibilidad de darse una segunda oportunidad con un antiguo amor; creando una conexión especial con un público que suspiraba con cada letra.

Y hablando de volver, Morat estaba de nuevo en Chiclana. “Es una locura estar de vuelta. Saben que nos encanta este lugar, le tenemos mucho cariño y les doy las gracias por venir”, agradeció el batería Martín Vargas Morales. Poniendo a prueba al público “lo primero que quiero hacer es medir cómo está la energía en este lugar”, interactuando con sus fans que gritaban con gran estruendo cada palabra que decía el batería. Para el músico “la energía que hay en este lugar es muy linda, pero lo que no sabían es que hay un tema en el que Juan Carlos os estaba grabando y ahora quiero que ustedes oigan lo lindo que se oyen cantando Chiclana”. De esta forma, tras la prueba de fuego, se adentró en el tema Mi suerte, animando al público a que bailara con su música.

A pesar de que vestían ropas oscuras, Morat brilló con sus éxitos, ya que la banda es una de las más queridas del panorama musical. Con el escenario teñido de rojo pasión se adentraron en el tema Idiota, que comparten con Danna Paola antes de hacer latir los corazones de Concert Music Festival con Mi nuevo vicio; uno de los más cantados de la noche. Aunque el público vociferaba “nada va a volver”, sintieron cómo Morat estaba de vuelta con una desbordante energía y gran presencia en el escenario. Simón Vargas lo daba todo en el escenario, dando grandes saltos por el escenario y dejándose llevar porque su público era “su nuevo vicio”.

Simulando la lluvia en las grandes pantallas navegaron por el tema Yo no merezco volver, una de las canciones más fuertes que han escrito, según explicó Juan Pablo Isaza. A Morat le gusta tocar temas que no han salido en los conciertos y esa noche no fue la excepción, ya que están a punto de sacar nuevo disco. “La canción que estoy a punto de cantar va dedicada al amigo en común”, explicando que “cuando uno termina una relación siempre hay un espía, una persona muy importante que es el amigo en común. Es el que tiene toda la información y el poder de destruirlo a uno o de ocultarle verdades que uno no sabe”. Según Juan Pablo Isaza “no se habla lo suficiente de esa persona y la letra habla por sí sola”, presentando el tema Si la ves.

El baile debía continuar y “en Colombia no hay mejor forma de conocer a una persona que sacándola a bailar”. Para Juan Pablo Villamil “el problema es que es como un interrogatorio, uno tiene más o menos tres minutos y treinta segundos para demostrar lo que uno es. Aunque hay bailes que en menos de uno ya sabes cómo va a terminar”, confesando que de eso trataba la canción Mi vida entera, antes de dar paso a la primera canción titulada Valen más, que se aleja del tópico del amor; que han escrito para su nuevo álbum y que querían que se la supieran.

La energía, el entusiasmo y la emoción fueron algunos de los sentimientos que transmitió Morat, acompañando a la felicidad del momento por disfrutar del espectacular directo que ofrecieron los integrantes de la banda colombiana. Ladrona, A dónde vamos, No se va, Llamada perdida o Como te atreves fueron los últimos éxitos con los que Morat fue despidiéndose por todo lo alto de sus fieles seguidores; ganando la batalla, una vez más, para conquistar al público de Concert Music Festival.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios