CARLOS MARISCAL Ex concejal de Fiestas

"Volver al teatro después de restaurarlo es el mejor recuerdo que conservo"

  • Carlos Mariscal se siente especialmente vinculado al Falla, porque nació en la calle San Dimás, muy cercana al teatro

Carlos Mariscal se siente especialmente vinculado al Falla, porque nació en la calle San Dimás, muy cercana al teatro, al que de pequeño se colaba para ver a las agrupaciones, luego ha organizado fiestas para la Federación de Grupos de Empresa, ha cantado en coros y ha tenido responsabilidades como concejal de Fiesta durante siete años.

-¿Cuáles son los recuerdos de aquel Teatro Falla de su niñez en el barrio del Mentidero?

- Los niños del barrio nos colábamos en el Falla utilizando el coche de bomberos que se estacionada en la parte trasera, por el que accedíamos a la ventana por la que metían las mangueras y lograbamos llegar hasta la parte superior de la tramoya. Allí vi cantar en 1973 a 'Estampas goyescas', de Paco Alba, y 'Capricho andaluz', de Antonio Martín, y al salir por el mismo sitio también presencié como Paco Perea entrevistaba al padre de la comparsa, casi llorando, en una casapuerta.

-¿Esa relación con el teatro la siguió manteniendo en los años siguientes?

- Ya más mayor y trabajando en Construcciones Aeronáuticas organizamos bailes de Carnaval en el Falla, a los que venían a actuar las primeras figuras de entonces. También allí la Fundación Socialista de Cultura celebró el I Congreso de la Farsa y la Fantasía. Después, como corista, canté por vez primera en 1981 en el coro 'La Olimpiada de la Alegría', de Agustín González, luego en 'Caravana', de Salvador Longobardo y Manuel Guimerá; 'Tendido 13', de la peña 'Los Dedocratas', y finalmente varios años con Julio Pardo.

- También le tocó cerrar y abrir el teatro.

- Nunca pensé que como concejal de Fiestas me iba a tocar el cierre del teatro, con la consiguiente polémica, y celebrar en el Andalucía el concurso de agrupaciones , que nunca dudé que volvería al Falla. Ese es el peor recuerdo personal. Por eso el regreso al mismo fue una gran alegría. Como lo fue comprobar como los gaditanos han sabido respetarlo y cuidarlo, como han venido demostrando después de la restauración.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios