DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cádiz CF El Rosal se convertirá en un búnker

  • La Ciudad Deportiva está preparada para acoger a la plantilla y seguir el protocolo de aislamiento para minimizar el riesgo de contagio del coronavirus cuando toque volver a los entrenamientos

Campo principal de El Rosal. Campo principal de El Rosal.

Campo principal de El Rosal. / Cádiz CF

El paso previo a la reanudación de la competición pasa por la activación de un protocolo que LaLiga pretende poner en marcha para preservar la salud de futbolistas, técnicos… El Cádiz CF, afectado como los demás por el aplazamiento del campeonato por la crisis del coronavirus, estudia la manera de afrontar el regreso al trabajo de la plantilla para cuando llegue la ocasión de dar el paso que todos desean.

En principio no hay fecha para la vuelta. De momento toca esperar aunque el retorno al trabajo podría ser en abril (después de la Semana Santa) en el mejor de los casos y el reinicio de la Liga desde mediado de mayo en el escenario más optimista.

Se trata hasta la fecha de un borrador de protocolo, que por lo tanto está sujeto a modificaciones que se abordarán en próximas reuniones telemáticas, como la que está prevista que se desarrolle el viernes entre representantes de los clubes y de LaLiga. El parón supone un revés económico del que no se libra el Cádiz CF.

Entre todos buscan las mejores condiciones para poder entrenar y jugar los partidos pendientes con todas la garantías posibles que permitan finalizar una campaña que tiene toda la pinta de adentrarse en el verano. El objetivo es evitar contagios y minimizar los riesgos mientras dan pasos hacia la normalidad.

La entidad cadista dispone de instalaciones para aplicar un protocolo exigente: la Ciudad Deportiva de El Rosal. Allí se entrena a lo largo de la temporada y allá regresará cuando se retomen las sesiones colectivas. Un lugar tranquilo, alejado del mundanal ruido (en el interior del Meadero de la Reina, en el término municipal de Puerto Real).

El Rosal permanece cerrado a cal y canto desde hace varias semanas. Hay dos personas que se encargan de las labores de mantenimiento. Se trata de un matrimonio que vive en esas dependencias y se ocupa de que todo esté en orden.

Todo está limpio. Las instalaciones han sido desinfectadas y están preparadas para acoger de nuevo al equipo en el momento que sea necesario. Allí se podrá blindar la plantilla para recuperar los entrenamientos en grupo y dispondrá de espacio para seguir las indicaciones emanadas del protocolo que LaLiga está perfilando con la colaboración de los clubes.

Sólo entrarán en la Ciudad Depotiva durante los próximos meses futbolistas, técnicos y personal que sea estrictamente necesario. Nadie más. Ni público, ni prensa, ni visitas… El aislamiento será absoluto durante los entrenamientos.

El Rosal cuenta con cuatro campos que estarán a disposición de cuerpo técnico y jugadores, además de un gimnasio con suficiente amplitud para que haya separación. Hay superficie de sobra para plantear trabajos en grupos pequeños.

El planteamiento del Cádiz CF pasaría por trabajar en las instalaciones puertorrealeñas y de ahí cada uno a su casa. No sería necesario llevar a cabo la concentración en un hotel para aislarse de la sociedad. Un hotel conllevaría mezclarse con otros clientes, personal...

El plan sería sencillo y directo: cada uno va en coche desde su domicilio hasta El Rosal y cuando acabe la sesión de nuevo vuelta a casa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios