Cádiz CF

Vizcaíno sigue tomando medidas

  • El presidente decide prescindir de Enrique Labrador, el abogado que llegó al club hace dos campañas de la mano de Quique Pina

  • El letrado ya trabajó con el murciano en el Granada

Enrique Labrador (i) conversa con Manuel Vizcaíno antes del comienzo de un encuentro. Enrique Labrador (i) conversa con Manuel Vizcaíno antes del comienzo de un encuentro.

Enrique Labrador (i) conversa con Manuel Vizcaíno antes del comienzo de un encuentro.

Lo del Cádiz es una guerra fría en toda regla. Manuel Vizcaíno, el presidente, sigue dando pasos para mantener el club bajo los parámetros que él considera más oportunos. La última decisión ha sido prescindir de Enrique Labrador, el abogado que hace casi dos años recaló en la entidad como hombre de máxima confianza de Quique Pina, junto al que había trabajado en el Granada. Después de romper cualquier relación con 'Calambur' y de mantener la puerta cerrada a Pina para que no pueda volver al estatus anterior a la aparición de la Operación Líbero, el presidente vuelve a 'bombardear' la línea de flotación del ya ex consejero delegado.

Fuentes próximas al Cádiz confirmaron ayer que se producía la salida de Enrique Labrador, una medida tomada por parte de la cúpula del club -principalmente Vizcaíno-, y que provoca la caída de una de las patas sólidas que Pina tenía en el organigrama del Cádiz. El abogado, que asumía funciones como asesor jurídico, ha sido en los últimos tiempos uno de los grandes artífices de los recursos que ha ganado la entidad en defensa de sus jugadores, tales como la retirada de cartulinas amarillas siendo uno de los más beneficiados Jon Ander Garrido.

El letrado sevillano es todo un experto en la materia y la prueba de ello es el exitoso final al que han llegado numerosas alegaciones cadistas.

Enrique Labrador es Licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla y posee un Máster en Derecho Deportivo por la Universidad Europea de Madrid. Se inició profesionalmente en la empresa Tebas & Coiduras asociados y posteriormente estuvo en la Assesora Estudio Jurídico y Tributario SLP-AS Law, y más recientemente de asesor jurídico en el Granada, entre los meses de diciembre de 2015 y julio de 2016. Tras salir Quique Pina de la presidencia de la entidad granadinista, Labrador también fue con el murciano de la mano a la nueva etapa de ambos en el Ramón de Carranza.

Durante la estancia de Pina en prisión tras ser detenido por la Operación Líbero, Labrador fue una de las personas más próximas al ex presidente del Granada.

La decisión de Vizcaíno, en nombre del Consejo de Administración, se une a la que esta semana se ha producido con la rescisión del contrato con 'Calambur', empresa dirigida por Elena Pina que percibía anualmente un fijo de 171.000 euros. Esa extinción vino motivada por el objetivo de los actuales dirigentes de seguir alejando a Quique Pina de cualquier gestión en las distintas parcelas de la entidad. El vínculo de 'Calambur' con el club amarillo se remonta a la campaña 2011-12, cuando el murciano se encargó de la gestión deportiva del equipo gaditano.

La salida de Labrador supone otro revés para Pina y su entorno, y un nuevo mensaje por parte de Vizcaíno, de cara a querer controlar por completo, sin la presencia del ex consejero delegado, los designios del Cádiz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios