Cádiz CF

Garrido, descartado para el partido del Cádiz CF contra el Rayo Vallecano

  • El medio acumula retraso en la preparación y se perderá la primera cita en la vuelta a la competición

Garrido recibe instrucciones de Roberto Perera durante un partido. Garrido recibe instrucciones de Roberto Perera durante un partido.

Garrido recibe instrucciones de Roberto Perera durante un partido. / Julio González

El Cádiz CF camina con paso firme en la preparación de su cercano regreso a la competición oficial, programado para el próximo 14 de junio (domingo) con el partido frente al Rayo Vallecano, que supondrá el comienzo de una mini Liga de once jornadas (de la 32ª a la 42ª) que se desarrollará durante poco más de un mes hasta el 19 de julio.

El equipo se ejercita a diario en la Ciudad Deportiva de El Rosal e incluso se entrena en el estadio Carranza (lo hizo el miércoles y repetirá el sábado) para volver a pisar el césped del santuario cadista tres meses después de la última vez (el 29 de febrero ante el Almería) y amoldarse a la nueva situación que significará jugar sin la presencia de espectadores. El único sonido es el que sale de la megafonía con cánticos de aliento al equipo. Es un avance de lo que está por venir salvo que al final pueda acceder público a las instalaciones, algo poco probable a día de hoy.

Los futbolistas trabajan a tope con el objetivo de defender la privilegiada posición que mantiene en la clasificación (liderato justo cuando se detuvieron los partidos oficiales) y pelear por el ambicioso objetivo del ascenso a Primera División. En principio están todos disponibles menos uno. Jon Ander Garrido. El medio va con retraso en la puesta a punto debido al edema óseo que arrastra en una rodilla desde antes de la paralización del campeonato.

El mediocentro se tuvo que retirar al comienzo de la segunda mitad del choque contra el Sporting de Gijón disputado en El Molinón el pasado 21 de febrero, hace ya tres meses y medio. No jugó los encuentros frente al Almería y el Lugo justo antes del parón por el estallido de la crisis del coronavirus.

El confinamiento derivado del estado de alarma en el que vive el país desde mediados de marzo impidió a Garrido someterse al tratamiento adecuado para combatir una lesión que no reviste gravedad aunque sí resulta molesta.

El vasco acude diariamente a los entrenamientos desde el retorno al trabajo de la plantilla, pero de momento no puede ejercitarse al mismo ritmo que sus compañeros a falta sólo de diez días para el envite ante el Rayo Vallecano.

El 5 del conjunto amarillo está descartado para el inminente reinicio del torneo. Salvo un giro en los próximos días, no podrá vestirse de corto en el primer partido. La única opción que le quedaría, en caso de llegar a tiempo, sería ocupar plaza en el banquillo toda vez que la convocatoria puede llegar hasta los 23 jugadores.

Toda precaución es poca y Garrido no jugará mientras no esté en plenitud. Es un futbolista importante en el esquema de Cervera por su capacidad para robar balones en el centro del campo. Pero la intención es evitar el riesgo que supondría una reaparición prematura. Todo apunta a que pivote defensivo se perderá en duelo contra el cuadro madrileño y alguno más en el arranque de la recta final de la temporada. A medida que vaya tomando tono físico y se desenvuelva con normalidad en el quehacer diario, aumentarán sus posibilidades de ayudar al equipo en la fase decisiva del curso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios