Ayuntamiento de Cádiz La relación imposible entre el equipo de gobierno y el PSOE

  • Martín Vila y Mara Rodríguez protagonizan en Onda Cádiz el último desencuentro que deja claro la falta de sintonía entre ambos partidos

Martín Vila y Mara Rodríguez, durante el debate sobre turistificación en Onda Cádiz Televisión. Martín Vila y Mara Rodríguez, durante el debate sobre turistificación en Onda Cádiz Televisión.

Martín Vila y Mara Rodríguez, durante el debate sobre turistificación en Onda Cádiz Televisión.

Mano tendida. Consenso. Diálogo. Acuerdo. Estas palabras muy habituales en el discurso de los concejales del equipo de gobierno están en el lado completamente opuesto de las relaciones actuales con la oposición. En primer lugar, porque el gobierno mantiene su negativa a abordar cualquier asunto (ya sea el presupuesto anual, los problemas de empleo o la búsqueda de soluciones al comercio, por citar tres ejemplos) con los grupos municipales de PP y Ciudadanos; y en segundo lugar, porque los tímidos intentos que se producen con el PSOE siempre nacen con tensión y cruce de dardos y se desarrollan en un ambiente de tensión, una especie de guerra fría que mantiene la izquierda municipal desde que se produjo el cambio de gobierno en 2015. El último episodio palpable lo protagoniza el intento de poner límites a la proliferación de hoteles, apartamentos turísticos y viviendas con fines turísticos en suelo residencial, que ha evidenciado la total falta de sintonía entre Adelante Cádiz y el PSOE.

El concejal de Urbanismo, Martín Vila, y la portavoz socialista, Mara Rodríguez, han personalizado ese distanciamiento entre sus respectivas fuerzas políticas. Lo hicieron el martes en un debate en la televisión municipal en el que quedó de manifiesto que la turistificación y la moratoria a las licencias hoteleras en suelo residencial era lo de menos. Lo que demostraron Vila y Rodríguez es que no hay ningún tipo de feeling entre ellos, y no por posiciones políticas.

El debate entre los dos políticos fue un continuo cruce de zascas y de flechas que en algunas ocasiones se adentraba incluso en el terreno personal. Y eso que, como dijo Mara Rodríguez al principio de su intervención, “compartimos parte del fondo pero no estamos de acuerdo con las formas”, en referencia al planteamiento de modificar el PGOU y no dar más licencias para proyectos hoteleros o de apartamentos turísticos en suelo residencial durante un año. Pero a partir de ahí, a los barrizales. Rodríguez llamó a Vila “pequeño dictador”, y Vila respondió pidiéndole que “deje el politiqueo”. “¿Usted me va a hablar de politiqueo, que no sabe ni a las siglas a las que pertenece?”, replicó Mara Rodríguez en un debate excesivamente interrumpido por estos cruces entre ambos. La portavoz socialista, abogada de profesión, defendió que “los malos juristas son los que usan los tecnicismos para dar la vuelta a la realidad”; y el edil de Urbanismo, también abogado, le respondió que los buenos abogados son los que aportan datos para defender su tesis. Puestos a hablar de su profesión, Mara indicó que había sido profesora de Vila; “compañeros en todo caso”, negó Vila.

“Usted me ha insultado, me ha descalificado” (Vila). “Usted tiene la piel muy fina” (Rodríguez). Así avanza un debate que siembra la duda de si en verdad detrás del planteamiento de turistificación sobre el que de repente viene insistiendo el equipo de gobierno no es una excusa para ese politiqueo del que hablaba Vila. En primer lugar porque desde el primer momento de este debate Adelante Cádiz ha puesto en la diana al PSOE, obviando el recurso de Domingo Villero que tantas veces ha utilizado para sacar adelante sus propuestas. En segundo lugar, porque si el gobierno critica que el PSOE no apoye la moratoria de un año a las licencias hoteleras, Vila y su equipo tampoco se han pronunciado sobre los planteamientos socialistas que incluso apoyan plataformas como Calle Viva (no vinculadas, precisamente, al grupo de Mara Rodríguez) y que podría suponer un acercamiento entre las partes. Todo ello por no hablar de que se lanzan afirmaciones, se confunden términos (no es lo mismo un edificio de apartamentos turísticos que una vivienda con fines turísticos, pese a que en el discurso muchas veces se emplean los términos indistintamente) y se omiten cuestiones que no hacen sino embarrar el debate y, lo peor, confundir a la ciudadanía.

Así, Vila denuncia en el debate que los que no están de su lado y niegan el “evidente problema de turistificación” que tiene Cádiz le suena “a los negacionistas del cambio climático o de la epidemia del coronavirus”, y Rodríguez lamenta que si esa turistificación está tan clara, “por qué no se vio venir el problema usted que en 2012 fue asesor de Turismo en la Junta”.

De este modo evidenciaron Martín Vila y Mara Rodríguez la relación imposible que el equipo de gobierno y el PSOE mantienen desde 2015 y que parece sobrepasar los planteamientos políticos y las actuaciones municipales. Ahora es con la turistificación, como antes fue con el contrato de limpieza, con los presupuestos y con otras tantas cosas. Y mientras esta guerra fría entre Adelante Cádiz y el PSOE sigue su curso, “hay una ciudad que se nos va” (en palabras del propio Martín Vila).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios