Minerva Montañez | Ténica del punto autoempleo Incorpora de la Fundación “la Caixa” “Crear un nuevo negocio incluye la asunción de muchas responsabilidades”

  • El programa Incorpora impulsa la integración sociolaboral de personas en riesgo de exclusión gracias al compromiso tanto de sus técnicos como de las empresas colaboradoras

Minerva Montañez. Minerva Montañez.

Minerva Montañez.

–¿Después de la incertidumbre que ha dejado el covid a nivel sanitario y a nivel económico, le ha quedado a la gente ganas de emprender?

–Es cierto que la situación del Covid ha generado graves problemas económicos para las empresas, influyendo directamente en la economía de las familias que gestionan las mismas. No obstante las personas que tienen una clara actitud emprendedora, que cuentan con motivación y recursos para poner sus ideas de negocio en marcha están empezando a reactivarse para materializar sus proyectos.

–¿Cuál es el perfil de la persona que acude a vosotros en busca de asesoramiento?

–Normalmente las personas que se atienden desde el Punto de Autoempleo Incorpora de la Fundación “la Caixa”, son personas con formación básica o media, sin conocimientos de gestión de empresas, con escasos recursos económicos para llevar a cabo su actividad, sin acceso a créditos ordinarios, y decepcionados con el mercado de trabajo, que no les ha dado la oportunidad de realizarse como profesionales de un sector en concreto debido a la inestabilidad de los contratos de trabajo por cuenta ajena.

–¿Estás recibiendo a personas que a lo mejor nunca os habríais planteado tener que asesorar, algo así como empresarios de éxito que ahora están en horas bajas por culpa del covid?

–No es el perfil que suele demandar nuestros servicios, lo que sí hemos recibido son consultas puntuales por parte de empresas ya consolidadas en la gestión de trámites a realizar provocados por el Covid.

–¿Hacéis algún tipo de seguimiento a los proyectos que “apadrináis” para comprobar que las cosas se están haciendo bien?

–Todos los proyectos que asesoramos inicialmente cuentan con nuestro “apoyo” en todas las etapas de vida del mismo, además realizamos seguimientos para ver el estado en que se encuentran, examinar las dificultades y necesidades que puedan plantear. El objetivo es analizar qué se puede mejorar y seguir creciendo, que la empresa no se estanque.

–¿Son muchos esos emprendedores que finalmente se quedan a mitad de camino por falta de tesón y cintura para sortear los problemas que siempre supone la implantación de un negocio nuevo?

–Atendemos como media anual a unas setenta personas en el Punto de Autoempleo Incorpora de la Fundación “la Caixa”. Muchos proyectos no llegan a ver la luz por diversos motivos: falta de apoyo familiar, factores económicos, desconocimiento de la gestión de una empresa… Crear un nuevo negocio incluye la asunción de muchas responsabilidades, las cuales no todo el mundo es capaz de hacer frente, y para las que hay que estar preparado. Es importante conocer los riesgos, competencias, derechos y obligaciones que conlleva gestionar un negocio. Desde Incorpora ofrecemos todo este asesoramiento para facilitar la creación de estas empresas.

–¿Notáis que la gente va diversificando y van naciendo nuevas iniciativas y nuevos tipos de negocios acordes a los nuevos tiempos y acortes a las necesidades que ha dejado al descubierto sucesos como el covid?

–Hemos notado que los negocios tradicionales se están esforzando por modernizarse y poder responder a las expectativas del mercado creado por el Covid: creación de páginas web, comercios on line, uso de apps y redes sociales para potenciar las ventas. También han aumentado los servicios a domicilio, y la variedad de productos en un mismo establecimiento para abastecer a la clientela de forma integral.

–¿Cuántos proyectos van a la basura por su inviabilidad económica?

–Por mi experiencia en el programa, y tras trabajar con un centenar de proyectos creados, de los cuales un 70% continúan activos, diría que la inviabilidad económica es una de las causas principales, pero no la única: desavenencias familiares y dificultades sobrevenidas con los propietarios de los locales que regentan hacen difícil la continuidad de un negocio, a menos que esté muy consolidado. No obstante, es muy importante analizar desde el inicio la viabilidad económica de nuestro proyecto, utilizando diferentes herramientas y recursos podemos establecer un plan económico que nos acerque a la realidad.

–¿Considera que Cádiz es una provincia emprendedora?

–Sí, pienso que en la provincia de Cádiz hay muchas personas emprendedoras, con gran capacidad para detectar oportunidades. Aunque también es necesario potenciar la cultura emprendedora y fomentar el emprendimiento desde edades tempranas.

–¿Es fácil encontrar empresas en las que se puedan hacer prácticas que faciliten el acceso al mundo laboral?

–No todas las empresas se prestan a que se realicen prácticas en sus establecimientos, pero gracias al trabajo que desde nuestra entidad Asociación Arrabal y el Programa Incorpora de la Fundación “la Caixa” se viene desarrollando, hemos creado vínculos con numerosas empresas de la provincia de Cádiz que demandan personal en prácticas, y que además cuentan con dicho personal a la hora de realizar contrataciones.

–¿Cuándo considera el Programa Incorpora que un empresario ya sabe andar solo y ya no necesita del auspicio de la Fundación “la Caixa” para tirar para adelante?

–La esencia principal del Programa Incorpora, y en este caso del Punto de Autoempleo, es precisamente eso, estar al lado de la persona cuando necesita nuestra ayuda, aunque el propósito sea que la persona gestione sola su empresa a todos los niveles; un empresario puede llevar al día su negocio en dos o tres años, y querer seguir formándose y explorar nuevos canales de venta , mejorar sus competencias digitales, seguir creciendo...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios