Puertas abiertas Cómo visitar la Base de Rota, el Instituto Hidrográfico y el Observatorio

Cádiz

El paseo de La Paz espera la reapertura del kiosco-restaurante

  • El Ayuntamiento quiere sacar en breve el pliego de condiciones de un equipamiento que lleva tres años cerrado

El kiosco-restaurante en el paseo de La Paz, cerrado desde hace tres años.

El kiosco-restaurante en el paseo de La Paz, cerrado desde hace tres años. / Jesús Marín

La ciudad ganó hace tiempo un buen paseo junto al mar entre Astilleros y Puntales, pasando por la barriada de La Paz. Allí, en la avenida de la Bahía, donde cada lunes se instala el mercadillo de El Piojito, se echa en falta, dadas las bondades de la vía, un negocio hostelero abierto, una agradable terraza al mar. Tuvo uno antes de la reforma del paseo y luego, en 2011, abrió uno nuevo, más moderno. Un kiosco-restaurante que lleva tres años cerrado y para el que en breve pretende el Ayuntamiento de Cádiz sacar el pliego de condiciones buscando un nuevo empresario que lo explote.

“Llevamos tiempo demandando un negocio hostelero para este paseo, que está desperdiciado pese a ser una maravilla”, destaca Manuel Molina, presidenta de la asociación de vecinos Bahía Gaditana, en la cercana Barriada de la Paz. Según la dirigente los vecinos de la zona esperan contar con un kiosco “para todos los bolsillos, algo más popular para los que no tienen tanto poder adquisitivo”. Y es que, como estima Molina, un establecimiento “más lujoso” no tiene allí “tanto éxito” como el que se ubicaba en el paseo antes de la construcción del mencionado restaurante.

La AVV Bahía Gaditana demanda un negocio hostelero “asequible para todos los bolsillos”

En junio 2019 la Junta de Gobierno Local acordaba el requerimiento de desalojo y entrega del equipamiento. El Consistorio daba al concesionario del negocio un plazo último de ocho días para desalojar las instalaciones, después de que no atendiera a un requerimiento anterior aprobado en el Pleno municipal del mes de marzo anterior. Martín Vila, por entonces primer teniente de alcalde, anunciaba que el Ayuntamiento iba a recuperar “el uso y la posesión de este kiosco para poder sacar a licitación un nuevo proceso donde consigamos que este espacio deje de estar vacío”. En el citado Pleno se acordó declarar extinguido el derecho de ocupación de este quiosco tras la extinción del título concesional abordado en Junta de Gobierno Local en junio de 2018.

Alrededor de 124 metros cuadrados útiles tiene este equipamiento que abrió sus puertas en marzo del año 2011, siendo la firma Baro la primera concesionaria de un negocio que supuso en su día una inversión cercana a los 600.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios