Cádiz

El mensaje del obispo de Cádiz ante el coronavirus: "La Iglesia no cierra nunca"

  • Rafael Zornoza ve en la epidemia una oportunidad para vivir “en lo esencial”

El obispo Rafael Zornoza, en Santo Domingo

El obispo Rafael Zornoza, en Santo Domingo

Cádiz es una de las pocas diócesis de España que mantiene sus templos abiertos y celebrando misas pese a la epidemia del coronavirus y el confinamiento obligado por el estado de alarma. Y el obispo diocesano, Rafael Zornoza, lo defiende con claridad: “La iglesia no cierra nunca, es el cuerpo de cristo”, ha trasladado en un mensaje grabado en vídeo que el Obispado ha hecho público este martes y en el que Zornoza considera la epidemia como “una oportunidad que Dios nos da para movernos hacia una verdadera conversión en esta Cuaresma”.

“Tenemos una oportunidad para vivir nuestra fe viviendo precisamente en lo esencial, sabiendo que Dios está por encima de todo, que nos ama y que nuestra vida depende de Él. Y eso nos hace tener una mirada de fe tan necesaria en estos momentos”, afirma el obispo, invitando a sus fieles a aprovechar el confinamiento “para mirar a las personas de forma distinta, para amarlas y para valorar la familia”.

También apela Rafael Zornoza a “esa solidaridad interna que nos hace vivir en comunión con Dios y en comunión con nosotros”, destacando las diversas iniciativas que se estaban desarrollando en la diócesis para llevar la eucaristía y la formación al interior de los hogares una vez suspendidas todas las catequesis, actividades pastorales y encuentros diocesanos. “La caridad nos hace llegar a extremos imaginativos”, afirma al respecto.

En este sentido, el obispo recordó la iniciativa de la Conferencia Episcopal de que a las doce del mediodía suenen las campanas de todas las iglesias para invitar a la gente a rezar el Ángelus y a pedir “por los enfermos, los fallecidos, los que nos cuidan, los servidores públicos, nuestros vecinos… Tantos que se entregan a los demás”. Y también ha anunciado “que todos los días desde casa o desde donde esté rezaré el rosario a las ocho de la tarde”, invitando a los fieles a crear esta cadena de oración.

“Es un momento para orar juntos”, ha afirmado el obispo, que precisamente el lunes acudió a Santo Domingo a pedir la intercesión de la Virgen del Rosario, Patrona de la ciudad, “a la que el pueblo de Cádiz se encomendó precisamente y se comprometió a dar gracias en 1730 por haber librado a Cádiz de varias epidemias”. “Que Dios y la Virgen nos hagan más cristianos y humanos, que nos libren de esta epidemia y nos haga estar a la altura de las circunstancias”, deseó finalmente Zornoza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios