Justicia

Una madre gana en los tribunales una prestación que le negaba la mutua para cuidar a su hijo dependiente

  • La progenitora es autónoma y tiene a un menor a su cargo con parálisis cerebral, autismo severo y tendencia a autolesionarse

  • El juez estima que aunque no hubo hospitalización como es preceptivo, la atención que precisa es asimilable

Los juzgados de lo Social se encuentran situados en los bajos del Estadio Carranza. Los juzgados de lo Social se encuentran situados en los bajos del Estadio Carranza.

Los juzgados de lo Social se encuentran situados en los bajos del Estadio Carranza. / Julio González

Una madre ha conseguido recibir una prestación por el cuidado de su hijo con enfermedad a pesar de que la mutua se lo había negado en varias ocasiones. Hay una figura legal que permite que en estos casos cualquiera de los progenitores puede someterse a una reducción de jornada y percibir una prestación que compense la pérdida económica que puede tener por esta medida.

El Juzgado de lo Social número 2 de Cádiz ha atendido la demanda de esta madre, que estaba representada por el abogado Germán Bernal. S. es autónoma desde mediados de 2019 y madre de un menor que tuvo parálisis cerebral desde el nacimiento y que a los tres años además tuvo pérdida de facultades adquiridas con ausencia de la realidad, que posteriormente es diagnosticado como autismo severo. También tiene una tendencia autolesiva que le ha obligado en ocasiones a tener férulas para evitar morderse los dedos. El pequeño acude al centro especializado UPACE en San Fernando, donde es atendido por la mañana. En la sentencia se dice que por sus características psico-físicas, el menor de 16 años precisa de la supervisión continua de adultos. 

Sin embargo, pese a que la madre pidió reiteradamente la prestación, la mutua se lo fue denegando una y otra vez y asegura que si hubiera una nueva situación distinta, se podría examinar la prestación.

El problema es que la normativa estaba hecha para cuando se produce una larga hospitalización y ese es uno de los motivos por los que la mutua le denegaba la reclamación, ya que estima que no la hubo cuando se pidió la prestación.

La mutua señala que en ese momento la dolencia del menor "era muy preexistente", que no era sobrevenida, que tampoco había enfermedad grave posterior al alta como autónoma de la madre. Además, opina que el objetivo de la prestación es "suplir rentas por una circunstancia sobrevenida de un menor y no ser una ayuda social para una situación muy problemática para la madre". Además, afirma que no hubo una pérdida de las rentas.

En este caso añade que en esta figura debe haber siempre ingreso hospitalario y que es distinto de las prestaciones que hay por la Ley de atención a las personas en situación de Dependencia.

En la vista se aportaron algunas sentencias de tribunales superiores en los que se habla de menores que no fueron hospitalizados pero que sí eran sometidos a tratamientos continuados de la enfermedad.

El juez de lo Social en Cádiz lo que estima es que aunque reconoce que no hubo una hospitalización grave tras estar dada de alta en el régimen de trabajadores autónomos, "sí existía una necesidad de cuidado permanente ya con anterioridad". Asimismo, establece que este subsidio tiene como objetivo "evitar la pérdida de empleo por cuenta ajena o propia y, más aún, la de evitar que sea la mujer quien deba asumir el cuidado y ese riesgo".

El juez entiende que existe el concepto legal de asimilación a larga hospitalización "cuando hay necesidad de cuidado en domicilio, aunque no haya existido un inmediato ingreso en el hospital". Para ello argumenta que hay un diagnóstico de enfermedad grave y es asimilable el acudir a un centro especializado donde hay una asistencia sanitaria para esta enfermedad. Por todo ello, determina que se cumplen todos los requisitos para que la madre reciba el subsidio.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios