Comercio

Un local en alquiler en la calle Columela puede alcanzar los 50 euros por metro cuadrado

  • Las altas pretensiones de los propietarios complican que los comerciantes se interesen por los espacios vacíos en la ciudad para abrir un negocio

  • Las principales calles del centro, la Avenida y el Paseo Marítimo, las vías más caras

Un cartel de 'se alquila' luce en la fachada de un local comercial de la calle San Francisco. Un cartel de 'se alquila' luce en la fachada de un local comercial de la calle San Francisco.

Un cartel de 'se alquila' luce en la fachada de un local comercial de la calle San Francisco. / Jesús Marín

La apertura de un negocio en Cádiz se puede convertir en un acto heroico por la alta inversión que se necesita para ponerlo en marcha. Entre todos los gastos que hay que afrontar, uno de los principales es el alquiler de un local. Encontrar un espacio adecuado para la idea que se quiere desarrollar es uno de los factores que puede garantizar el éxito, aunque para ello haya que afrontar un alto coste. Al igual que sucede con la vivienda, los precios se están volviendo prohibitivos para los comerciantes. En los últimos meses, se han unido el cierre de varios establecimientos en el centro de la ciudad como son las dos tiendas de Zara, Purificación García, Precchio, Sabores de Antaño o Trucco, entre otros. La mezcla entre la crisis sanitaria del Covid-19 y los propios problemas que arrastra el comercio en Cádiz ha agravado la situación, a la que no ayuda las altas pretensiones de los propietarios, que prefieren tener un local cerrado a rebajar su precio para facilitar que un negocio pueda sobrevivir. Y es que en el centro de Cádiz se pueden llegar a encontrar locales con un precio que ronda los 50 euros por metro cuadrado, teniendo a la calle Columela como la milla de oro de la ciudad. 

Ejemplos hay muchos. Uno de los más claros es el de Zara, que decidió cerrar sus dos tiendas en la capital gaditana al no querer afrontar la subida de los arrendamientos, a pesar de ser una marca más que asentada y con un alto volumen de ventas y de beneficios. A esto también se ha sumado el giro de su estrategia al decidir ampliar sus instalaciones en el Centro Comercial de Bahía Sur. Fuentes del sector han señalado a este medio que el local que ocupaba Zara para su tienda de ropa masculina no cuenta con ofertas en la actualidad debido a la caída de la demanda por la crisis del coronavirus, aunque sus propietarios están buscando empresas que estén interesadas en instalarse en él. Otro ejemplo es el de un restaurante que se encuentra en una calle céntrica de la ciudad que abrió hace un año y se ha encontrado con una fuerte subida del alquiler cuando ha tenido que renegociar el contrato a pesar de que ha tenido que estar cerrado durante unos meses a causa del Covid-19. A pesar del incremento, el negocio ha decidido tirar hacia delante debido a la fuerte inversión que tuvo que realizar para su apertura. 

Si se realiza un repaso por la oferta que se puede encontrar en los portales inmobiliarios de internet, se puede constatar que los precios en lugares como las calles comerciales del centro, la Avenida principal o el Paseo Marítimo están al alcance de muy pocos si no se quiere morir en el intento de levantar un negocio. En la relación entre el precio y la superficie, el local más caro que se anuncia en los portales es el que ocupaba hasta hace unos meses la firma Sabores de Antaño en la calle Columela, la más comercial de la ciudad, pero que se encuentra en retroceso por los últimos movimientos que se han producido. Por este espacio de 90 metros cuadrados se pide un alquiler mensual de 4.500 euros, lo que supone que el precio por metro cuadrado se encuentra en 50 euros. Como se indica en su propio anuncio, este local es ideal para que lo coja una franquicia, que es el tipo de empresa que puede asumir su alto coste, al que hay que añadir su adaptación al tipo de establecimiento que se quiera abrir. 

Un caso particular que pone en evidencia las pretensiones de los propietarios es el de un local que se encuentra en la calle Compañía que en la actualidad está puesto en alquiler. Por un exiguo espacio de 22 metros cuadrados se llega a pedir 900 euros, lo que supone un precio de 40,91 euros por metro cuadrado, más un traspaso de 12.000 euros. Aunque esta vía es una de las más transitadas de la ciudad, el pequeño tamaño del local limita las posibilidades de montar un establecimiento, por lo que es muy complicado que un negocio pueda sobrevivir con este coste mensual. Muy parecida es la situación de otro local que se encuentra en la esquina entre la glorieta Ingeniero La Cierva y la avenida Cayetano del Toro, por el que se piden 900 euros por una superficie de 40 metros cuadrados. 

En la calle Ancha, una vía comercial en franca decadencia por la cantidad de locales que se encuentran cerrados y su reconversión a la hostelería, se encuentra otro de los locales más caros de la ciudad que busca nuevos emprendedores, aunque en la actualidad sigue abierto. Se trata de una tienda tradicional de moda que pide 4.000 euros por un espacio de 154 metros cuadrados (25,97 euros por metro cuadrado). Más adelante, otro espacio que se encuentra sin actividad tras ser ocupado por una tienda de souvenirs y regalos, y anteriormente por otra de moda deportiva, tiene un precio de arrendamiento de 2.200 euros por una superficie de 120 metros cuadrados (18,33 euros por metro cuadrado). Por su parte, el local del mítico establecimiento Almacenes El Siglo, que cuenta con una superficie de 276 metros cuadrados, está a la venta por 600.000 euros. 

Por su parte, en la calle Novena también ha cerrado recientemente una tienda de fotografía. Por este pequeño local de 52 metros cuadrados se pide 1.300 euros mensuales (25 euros por metro cuadrado), un precio que se sitúa dentro de lo habitual en una de las principales vías comerciales. Otro ejemplo de negocio que ha cerrado hace poco tiempo es Purificación García, que se encuentra en la plaza de San Antonio. Por esta tienda se está pidiendo en la actualidad 2.700 euros al mes por una superficie de 225 metros cuadrados, lo que supone 12 euros por metro cuadrado, un precio por debajo de la media del entorno debido a que este lugar no tiene tanta tradición comercial. 

En hostelería, también aparecen ejemplos como el local que hasta hace unos meses ocupara la franquicia La Mar de Gambas en la calle Plocia, por el que se piden 2.400 euros mensuales más un traspaso de 70.000 euros, o el que regentara el famoso restaurante Tracaplaya antes de su traslado a su actual ubicación, por el que se piden 2.300 euros al mes. 

Uno de los locales más grandes de la ciudad que busca inquilino es el que ocupara antes de su quiebra la clínica de cirugía estética Corporación Dermoestética y que anteriormente fuera el Cine Avenida, en la Avenida Ana de Viya. La propiedad pide 7.000 euros mensuales por este espacio de 850 metros cuadrados. El tiempo que lleva vacío es una muestra de los problemas que este tipo de locales tienen para encontrar a un empresario que quiera abrir un negocio en él. Enfrente del Hospital Puerta del Mar, también se piden 7.000 euros al mes por un local de 390 metros cuadrados.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios