entre cuatro paredes | felipe benitez reyes "Será una lección que olvidaremos muy pronto, sin aprender nada de ella"

  • Entre el limbo de recomendaciones, el autor nos anima a descubrir David Copperfield, hacer maratón con Deadwood o revisitar Barry Lyndon

El escritor roteño Felipe Benítez Reyes. El escritor roteño Felipe Benítez Reyes.

El escritor roteño Felipe Benítez Reyes. / José Ángel García

Acaba de ver la luz su último título, Por regiones fingidas (Renacimiento), un libro de relatos que Felipe Benítez Reyes subtitula como “Laboratorio de procedimientos narrativos”. Como todos los escritores, Benítez Reyes conoce de primera mano lo que es pasar semanas medio fuera del mundo. O bien dentro del mismo, según se mire. En cualquier caso, afirma, “la mente es rara, y basta que te obliguen a no salir para que te entren ganas de salir”. Aun así, admite que el confinamiento no ha producido grandes estragos en su rutina: “Podría pasear al perro, pero no tengo. No podría pasear a mis hijos, pero tampoco tengo. He dejado de fumar, pero podría comprar tabaco si recaigo. Todo en orden”. Lo fundamental para pasar la cuarentena, según el escritor, es “no pensar en esta especie de suspensión temporal de la realidad”.

Ganador de premios como el Nadal o el Nacional de Poesía, el autor roteño no cree que exista un antes y un después de esta crisis sanitaria: “Tengo pocas esperanzas al respecto, salvo que esto no dure más de la cuenta. Será una lección que olvidaremos muy pronto, sin aprender nada de ella. Sin adquirir conciencia de nuestra fragilidad individual y colectiva.”

Aunque de recomendaciones está trufado este limbo en el que deambulamos, Felipe Benítez Reyes anima a quien no lo haya hecho a meterse en la lectura de David Copperfiel, a hacer maratón con Deadwood o a revisitar Barry Lyndon.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios