Coronavirus | Cádiz Los chiringuitos esperan que el Ayuntamiento les lance un salvavidas

  • AECCA insiste en que para mantener centenares de empleos y sobrevivir necesitan que se les condonen los cánones de explotación y de ocupación

Un chiringuito sin actividad a causa de la pandemia por Covid-19

Un chiringuito sin actividad a causa de la pandemia por Covid-19 / Julio González

“Los Ayuntamientos y las administraciones en general quizá no estén midiendo en su magnitud la situación que estamos viviendo y que vamos a vivir durante todo este año ya perdido en un sector que es un importante motor de empleo en las ciudades costeras. Por eso apelamos a que también en la provincia de Cádiz se tomen las medidas que ya se están anunciando desde Marbella, Torremolinos y otros municipios malagueños, donde se van a condonar los cánones de explotación y se ha solicitado al ministerio que suspenda los de ocupación”.

Iván Periano, presidente en funciones de AECCA, la Asociación de Empresarios de la Costa de Cádiz, vuelve a lanzar un SOS de cara a la Mesa del Turismo que ha organizado para esta semana el Ayuntamiento de Cádiz con el objetivo de preparar la reactivación de todo un sector que es puntal económico de toda una provincia.

“No estamos planteando que nso regalen nada sino que en estas circunstancias excepcionales se ajusten los impuestos con el fin de garantizar el mantenimiento del empleo y la propia supervivencia de los negocios”, explica el propietario del chiringuito Picachos, situado en la gaditana playa de Santa María del Mar.

A diferencia de otros establecimientos de hostelería, además de a los tributos que están sometidos todos, los chiringuitos deben hacer frente a un canon de explotación municipal anual que oscila entre los 18.000 y los 60.000 euros de media y otro de ocupación, que recadua Costas, de unos 7.000 euros.

Estamos hablando de un mímimo de 25.000 a 67.000 euros de gastos sin iniciar actividad, a lo que hay que sumar los costes del montaje, en el caso de los chiringuitos que no son permanentes, los de los salarios, los seguros sociales y los de los proveedores... poner en marcha un chiringuito es bastante complejo y costosos y sin actividad, con ingresos cero, muchos lo van a tener muy difícil”, asegura Iván Periano.

El impacto sobre el empleo parece claro si se tienen en cuenta los 20 empleados de media en temporada alta que atienden los nueve chiringuitos de la capital gaditana. “En otros municipios como Chiclana, Conil, Barbate, Vejer o Tarifa va a ser brutal”, avanza el presidente de AECCA.

Para los propietarios de varios chiringuitos, como es el caso de Miguel Sánchez, del Grupo Potito, sólo el arranque de la temporada supone un desembolso de 157.000 euros en cánones de explotación y ocupación, a los que suma unos 70.000 euros mensuales en nóminas, seguros sociales y otros impuestos.

“Vamos a dejarnos hasta la última gota de sudor y sangre en abrir, en mantener la actividad y el empleo, pero necesitamos de la comprensión y de la ayuda urgente de las administraciones”, concluye Iván Periano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios