nueva ley de registro horario

El comercio gaditano no le teme al registro de la jornada laboral

  • La mayoría de empresas consultadas por este periódico ya controlaba la entrada y salida de sus empleados 

  • La duda está en cómo modernizarlo

Un camarero recoge un toldo en un bar de la plaza de San Juan de Dios. Un camarero recoge un toldo en un bar de la plaza de San Juan de Dios.

Un camarero recoge un toldo en un bar de la plaza de San Juan de Dios. / J.P.

Comentarios 4

El pasado domingo entró en vigor el Real Decreto Ley 8/2019, por el que las empresas tendrán que registrar obligatoriamente la jornada laboral de sus empleados. Una nueva situación que ha desconcertado a algunos empresarios que no saben cómo adaptarse a la nueva norma, aunque a los negocios consultados por este periódico, en general, no parece haberles trastornado mucho su rutina.

Es el caso de la tienda de deportes Décimas, donde una de sus dependientas, Mónica Muñoz, explica que “siempre hemos fichado nuestra hora de entrada y salida con un código, así que para nosotros no ha supuesto ningún cambio”.

Una situación muy parecida a la que se vive en Casa Rafael, el restaurante situado en la calle Corneta Soto Guerrero, donde se hace un registro manual desde que abrió sus puertas. “Cada empleado firma cuando llega y cuando sale, nuestra situación sigue siendo la misma”, afirma su propietario, Rafael Montero.

Sin embargo, en el hotel Argantonio han debido tomar medidas con la entrada en vigor de la nueva ley. Lourdes Martínez, jefa de Administración del alojamiento, señala que desde el pasado domingo cada trabajador rellena una ficha en papel donde se especifíca su horario, aunque su objetivo es modificar el soporte. “No sabemos aún si lo haremos por huella digital o con el móvil a través de la geolocalización”. Para el hotel Argantonio tanto el sistema de papel como el futuro que se implante será una novedad, porque hasta ahora no se había controlado la jornada de sus empleados.

Lourdes considera que “todo está todo un poco en el aire. Al inicio de este tipo de medidas siempre surgen dudas, pero luego se normaliza y nos vamos adaptando”.

El sistema más común es una ficha que cada trabajador rellena manualmente

Algunos empresarios ni siquiera conocían que ya es obligatorio ‘fichar’. Es el caso de Vanesa Tormo, propietaria de la peluquería La Bella Escondida, que apunta que ya estaban realizando un control horario en su centro antes de que se pusiera en vigor este decreto y que para ellas forma parte de su día a día.

Otros negocios tienen algunas características especiales que hacen que sus empleados pasen buena parte de su jornada laboral en la calle. Es el caso de las inmobiliarias. En Hispania esto no supone un problema porque también llevan un control de las jornadas de cada trabajador, que se compone de las mismas horas cada día y por el que las visitas se ajustan a las mismas. Álvaro Pedreño, gerente de Hispania, dice que en lo único que están tratando de innovar es en el sistema de control, por el que la empresa está implantando un software para incorporar al móvil y que cada empleado registre su horario a través de su teléfono.

De los negocios consultados, solo la librería Baobab no ha empezado a utilizar aún un sistema para el control de la jornada de sus empleados.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios