Cádiz

Los churreros, 'calientes' por las obras en los exteriores del Mercado

  • Se quejan de que el reducido espacio entre los puestos y las vallas dificulta el tránsito de personas y la atención a los clientes · Afirman que las ventas han disminuido desde que comenzaron los trabajos

Los churreros del Mercado Central están que trinan, ya que a los efectos de la crisis económica en sus ventas se unen ahora las obras de remodelación en el tramo de la calle Libertad comprendido entre Hospital de Mujeres y los Callejones, que se iniciaron el martes de la pasada semana.

Actualmente, para acceder a los puestos, los dos de churros, un asador de pollos, una panadería y dos de artículos textiles, sólo existe un reducido pasillo, con el inconveniente añadido de que además tiene un escalón, el que separaba la acera de la calzada.

Pero lo que los tiene 'calientes' es que no saben cuando terminarán esos trabajo, que en principio dicen que concluirán a finales de junio, ni tampoco conocen como serán los nuevos puestos que ocuparán cuando tengan que abandonar los actuales.

Juan Gómez, propietario de uno de los puestos de churros desde los años 60 del pasado siglo, afirma que ahora es imposible atender al público con un mínimo de comodidad, ya que tienen que compartir el reducido espacio entre el puesto y las vallas de la obra con los viandantes.

La situación llega al límite cuando se cruza una persona con un carro de la compra y coincide en dirección contraria con una silla de niño pequeño o de inválido, de lo que fuimos testigos durante nuestra visita a la zona.

Por otra parte, preguntado por el futuro emplazamiento de los puestos de churros en el solar del antiguo Cine Terraza, dice que tiene sus dudas si será positivo para el negocio, y considera que la última palabra la tendrá la crisis, cuyos efectos están sorteando como puede hasta ahora.

José Antonio, el marido de una de las nietas de Pepe El de la Mascota, que trabaja en un puesto de ropa, afirma que si la cosa estaba mal ahora está peor con las obras y a que venden la mitad.

Apunta que la situación está afectando incluso a la gran superficie que tienen enfrente, debido a que la gente no puede pasar con comodidad, por eso su mayor deseo es que las obras concluyan cuanto antes.

Por otra parte, indica que le gustaría no tener que abandonar su actual emplazamiento, en plena calle Libertad, donde ha estado siempre, donde además ya dispone de una clientela arraigada, aparte de gustarle más el estilo clásico de los puestos.

Por otro lado, Antonio Luna, que sigue con el puesto de churros que tuvieron su padre Ambrosio y su tío Juan, confiesa que las ventas se han reducido en un 50 por ciento desde que comenzaron las obras.

Opina que las obras no se deben hacer todas a la vez y que había que haber levantado los nuevos puestos para luego realizarlas y no al revés, como se ha hecho.

Luna también piensa que con el cambio de ubicación la ciudad pierde una zona cargada de tipismo y que instalarlos en otro lugar no deja de ser una aventura, ya que no se sabe qué pasará.

En la misma línea se pronuncia la empleada de la panadería, que coincide en que las ventas han descendido por las obras más de la mitad, porque la gente evita pasar por el improvisado pasillo por las incomodidades que supone.

Dice que está deseando trasladarse al nuevo emplazamiento, pero que teme que la capacidad del nuevo puesto sea insuficiente para poder trabajar con comodidad, aparte de que le gusta la imagen exterior de los actuales, que considera más clásica y propia de la zona.

El responsable del asador de pollos dice que la crisis y las obras en la calle Libertad se han unido y que vende desde entonces la mitad de lo habitual, lo que va a tener que soportar al menos hasta finales de este mes, que es cuando le han dicho que terminarán las obras.

No es tampoco partidario de cambiar de ubicación, pero afirma que no le queda otro remedio, ya que el Ayuntamiento no quiere puestos adosados a las paredes del renovado Mercado Central, aunque están llenado de palmeras en la fachada principal de la Plaza, que es como se le ha llamado siempre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios