POLÉMICA EN EL SENO DE PODEMOS

Los cuatro capotes de Pablo

  • El líder de Podemos recuerda al alcalde las veces que dio la cara por él

  • Iglesias, dolido con González, le invita a pedir que se vote por su dimisión

  • "Siempre le apoyaré"

Juan Carlos Monedero aplaude a González e Iglesias, en un acto partidista el pasado verano en Cádiz. Juan Carlos Monedero aplaude a González e Iglesias, en un acto partidista el pasado verano en Cádiz.

Juan Carlos Monedero aplaude a González e Iglesias, en un acto partidista el pasado verano en Cádiz. / Joaquín Hernández Kiki

Comentarios 13

Pablo Iglesias contestó ayer al alcalde de Cádiz, que se ha convertido en estos días en su máximo crítico dentro de la organización por la operación hipotecaria de cerca de 600.000 euros para adquirir un chalé en las inmediaciones de la sierra rica de Madrid. En una entrevista en la cadena SER, el líder de Podemos aseguró que "me niego a aceptar que los adversarios de Podemos estén dentro" y se dedicó a enumerar todas las cuestiones, cuatro, en las que se había visto obligado a apoyarle pese a no estar de acuerdo con él, para concluir diciendo "Él no tiene que ser igual. Si quiere criticar o pedir el voto contra mí tiene todo el derecho y seguirá contando con mi apoyo para ser el alcalde".

De este modo, y dedicándole más de dos minutos en la entrevista que le hacía la periodista Pepa Bueno en el programa Hoy por Hoy, Iglesias le recordó a González, al que en casi todo momento se refirió por su mote, Kichi, el episodio de la imposición de la medalla de oro a la Patrona. "Cuando 'Kichi' le dio una medalla a una virgen de madera, muchos compañeros dijeron: 'Esto es impresentable'. Yo salí en los medios a defender al alcalde porque, aunque yo no entendía muy bien esa decisión, yo no era el alcalde. Yo no estaba en su piel y seguramente el alcalde tenía buenas razones para tomar esa decisión. Yo no creo que Kichi se haya hecho un fervoroso católico. Creo que actuó pensando en el bien de su pueblo".

También hablé de la carga de trabajo que supone para Navantia el contrato de las fragatas para Arabia Saudí. "Cuando vi a 'Kichi' sufrir y tragar saliva delante de Jordi Évole cuando le ponía unas imágenes de lo que él decía de las fragatas antes y después de ser alcalde, salí a defenderle. Lo hice porque me imagino lo difícil que tiene que ser alcalde".

El tercer reproche de Iglesias vino por la postura de Izquierda Anticapitalista ante el proceso secesionista de Cataluña: "Cuando vi que Izquierda Anticapitalista saludaba la independencia de Cataluña, como eso les colocaba políticamente fuera de Podemos, vi a 'Kichi' salir a decir mi familia política se equivoca. Lo entendí porque ahí actuó con la responsabilidad de alcalde. Renunció a ser anticapitalista en eso por ser alcalde. Y salí a defenderle".

La última de las cuatro cuestiones con las que parecía que Pablo Iglesias echaba en cara a González no haber actuado con lealtad hacia él fue sobre la conferencia de alcaldes que Podemos quiso realizar en Cádiz. Entonces el alcalde se negó en redondo: "Cuando le propuse a 'Kichi' organizar la declaración que se hizo en Zaragoza para proponer una vía no unilateral para solucionar el problema catalán, me dijo: Tú sabes lo que pienso yo de esto, pero no me puedo permitir hacer un encuentro así en Cádiz'. Finalmente, se hizo en Zaragoza porque Pedro Santisteve (el alcalde de Zaragoza) sí se atrevió".

Tras todo ello, en tono claramente dolido con González, con el que siempre ha tenido una estrecha relación, afirmó que "yo he defendido a 'Kichi' incluso cuando he tenido dudas sobre su planteamiento, pero aún así, aunque yo haya actuado así, no le pido que haga lo mismo. Si 'Kichi' quiere criticarme tiene todo el derecho a hacerlo; si quiere pedir: Votad para que dimita Pablo Iglesias, tiene todo el derecho a hacerlo; si quiere votar para que dejemos de ser secretario general y portavoz parlamentaria, tiene todo el derecho a hacerlo. Y seguirá contando con mi apoyo para ser alcalde de Cádiz".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios