Cádiz

Un camino marcado por el agua

  • La lluvia será compañera de viaje en la peregrinación de la hermandad a Almonte La tradicional visita a la Patrona se suspende por el mal tiempo

El camino que hoy inicia la hermandad de El Rocío de Cádiz hacia Almonte estará marcado por la lluvia. Las malas previsiones meteorológicas que desde hace días manejan los peregrinos gaditanos será una constante a lo largo de la peregrinación por el interior del Coto de Doñana y hasta llegar al fin de semana. Tanto, que hasta última hora la incertidumbre estuvo ayer marcando el inicio de este camino.

Una de las primeras decisiones adoptadas en relación al tránsito de rocieros y de la carreta del Simpecado la tomó anoche la junta de gobierno, después de reunirse con el director espiritual tras estudiar los últimos partes meteorológicos. Pasadas las nueve de la noche, el hermano mayor de la corporación, Manuel García Perales, anunciaba que se retrasaría la misa de romeros y que se suprimía este año las protocolarias visitas al Ayuntamiento, en cuya puerta son recibidos por la Corporación, y a Santo Domingo, como despedida de la Patrona de la ciudad.

La previsión de que la lluvia esté presente durante toda la jornada en la ciudad ha llevado a la hermandad a suprimir ese recorrido por el casco histórico en el que se suelen emplear unas tres horas. De tal modo, la misa de romeros en San José se retrasa hasta las diez de la mañana (comenzando a las nueve y media el rezo del rosario). Y una vez finalizada esta eucaristía y entronizado el Simpecado de la hermandad en la carreta, la comitiva pondrá rumbo al Puente Carranza por la Avenida principal. Será en torno a la una de la tarde cuando el cortejo enfile el puente, que después de varios años volverán a cruzar a pie, en lo que supone una de las pocas novedades que presenta el camino de este año.

Ya en Sanlúcar, en torno a las siete de la tarde está previsto el embarque en Bajo de Guía para adentrarse en el Coto. Y según anunciaba ayer la Junta de Andalucía, el camino por las arenas se mantendrá sin variaciones hasta que llegar al Palacio de Doñana -en el caso de la hermandad de Cádiz, en la tarde del jueves-, en cuyo punto podrían producirse variaciones respecto al recorrido habitual. Para ello, el dispositivo del Plan Romero se reunirá el miércoles para volver a estudiar el estado de los caminos del Coto en función de cómo evolucione la meteorología estos próximos días, contemplándose ya la posibilidad de redireccionar los vehículos de tracción mecánica "por la conocida como Carretera del Lince".

Con estas incertidumbres, y con la certeza al mismo tiempo de que la lluvia va a estar presente en buena parte del camino, o en su totalidad, más de 200 peregrinos abandonarán hoy Cádiz camino de la aldea del Rocío, a la que llegarán al mediodía del viernes. La cifra es sensiblemente superior a la de años anteriores, formando la comitiva más de treinta vehículos y cuatro bateas, junto al Simpecado.

Una vez en el Rocío (en torno a las tres de la tarde del viernes), la hermandad se presentará ante la Virgen en la tarde del sábado (alrededor de las siete), participando como es habitual en los actos del domingo y en la procesión de la madrugada del lunes de Pentecostés. El regreso se iniciará el martes, llegando a Cádiz en la tarde del jueves.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios