semana santa

En busca del interés turístico

  • La ciudad cumple con casi todos los requisitos que la normativa actual exige para el reconocimiento, salvo en la promoción en medios nacionales

El público capta con sus cámaras el paso de la cofradía de Siete Palabras el pasado Viernes Santo. El público capta con sus cámaras el paso de la cofradía de Siete Palabras el pasado Viernes Santo.

El público capta con sus cámaras el paso de la cofradía de Siete Palabras el pasado Viernes Santo. / fito carreto

Comentarios 3

El factor turístico se mete de lleno en la Semana Santa. Totalmente ajenas las cofradías a esta otra cara de las salidas procesionales -en otros lugares del mundo la presencia de centenares de personas con túnicas y capirotes, los pasos y las bandas suponen un acontecimiento bastante extraño-, en los últimos años ha iniciado el Consejo una tímida relación con el Turismo con su presencia en la Fitur y con la defensa que a nivel andaluz se viene haciendo de la Semana Santa. Ahora, la mirada al turismo parece decidida, y las cofradías encontrarán el lunes el apoyo del Ayuntamiento para que esta fiesta sea declarada de Interés Turístico Nacional.

Esa luz verde municipal al deseo de reconocer esta fiesta como interés turístico nacional es, de hecho, un requisito que establece la normativa en vigor. Uno de los muchos condicionantes que se tienen que dar para que Cádiz consiga ese título "de carácter exclusivamente honorífico", según reza en la regulación.

Aclara la normativa que la declaración se otorgará "a aquellas fiestas o acontecimientos que supongan manifestaciones de valores culturales y de tradición popular, con especial consideración a sus características etnológicas y que tengan especial importancia como atractivo turístico". Y se tendrá especialmente en cuenta "la antigüedad de la celebración", su "continuidad en el tiempo", el "arraigo de la fiesta en la localidad" (que se medirá por la participación ciudadana y la existencia "de asociaciones, peñas u otras agrupaciones similares de ciudadanos que la respalden"), o la "originalidad y diversidad de los actos que se realicen". Aspectos todos que a priori cumple de sobra la Semana Santa gaditana, tanto por su dilatada antigüedad, su continuidad (salvo años contados en la República y otros momentos históricos) o esa participación que se cifra en miles de personas agrupadas en la treintena de hermandades que sale esos días a la calle.

Otro requisito para la distinción es que previamente haya sido declarada (al menos cinco años antes) de interés turístico andaluz, algo que es inherente a todas las semanas santas de Andalucía desde 2006, cuando la Junta de Andalucía así lo declaró. Ahora será la administración andaluza la que eleve informe para esa declaración nacional; un informe de carácter vinculante, "por lo que en caso de ser negativo no se continuará la tramitación de la solicitud", advierte la norma.

Con todos estos parámetros a priori cumplidos por Cádiz, el Ayuntamiento y el Consejo de Hermandades deberán elaborar un detallado dossier en el que se expondrán multitud de datos sobre la celebración, empezando por "el origen, antigüedad y raigambre tradicional de la manifestación de que se trate y su valor cultural, significación y alcance como atractivo turístico". También se requiere la fecha de la celebración "y descripción de los actos que componen la fiesta", la existencia "de un equipamiento adecuado para alojamientos y servicios turísticos para la recepción de visitantes", y la realización "de acciones promocionales suficientes para la atracción de corrientes turísticas".

Este último punto, precisamente, es el que puede generar más dudas sobre la posible consecución por parte de las hermandades gaditanas o del propio Ayuntamiento, ya que se exige presentar "un mínimo de veinte actuaciones promocionales en medios de prensa escrita, radios y televisión de difusión nacional o en uno o varios países extranjeros". Entendiendo además por acciones promocionales no cualquier información relacionada con la fiesta, sino campañas, anuncios y otras iniciativas destinadas a su promoción.

Con esa única laguna que tendrá que solventar el Ayuntamiento y el Consejo se ha iniciado ya el camino de ese reconocimiento a la Semana Santa, que supone la llamada definitiva de las cofradías a un turismo que en el caso de Cádiz puede compatibilizar a la perfección el sol y la playa con los desfiles procesionales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios