Cádiz

El bonobús de Cádiz viaja en otra línea

  • Cádiz es la única capital andaluza, junto con Jaén, que no ofrece una tarjeta mensual de transporte a los usuarios del autobús urbano, que sólo disponen del bonobús ordinario

Comentarios 6

Hace sólo unos meses que Cádiz abandonó el primitivo bonobús de cartón para sustituirlo por una moderna tarjeta que el usuario puede recargar en los distintos puntos de venta y que no precisa contacto a la hora de cancelar algún viaje en los autobuses urbanos. Una modernidad, sin embargo, que tardó demasiado tiempo en llegar a Cádiz si lo comparamos, por ejemplo, con Jaén, donde una tarjeta similar entró en funcionamiento en 2002, doce años antes que en la capital gaditana. De hecho, este tipo de tarjeta de transporte está implantada desde hace varios años en muchas localidades andaluzas. Pero no es esta la única comparativa en la que Cádiz sale perdiendo en materia de títulos de transporte demostrando estar a años luz del resto de capitales de Andalucía y de otras ciudades de la provincia, como Jerez. Mientras que en estas localidades existen múltiples modalidades de pago, con evidentes ventajas para los usuarios, Cádiz se conforma de momento con el bonobús ordinario, otro para pensionistas y discapacitados -vinculados a los ingresos y al grado de minusvalía- y un tercero de carácter mensual para estudiantes universitarios o de centros de formación profesional de la ciudad. Fuera de estas modalidades, sólo existe el billete suelto a 1,10 euros. Demasiado poco para un servicio muy utilizado por los gaditanos y demasiado poco, sobre todo, al compararlo con los títulos de transporte de las ciudades más cercanas. El de Cádiz, sin duda, circula por una línea diferente.

Prácticamente todas las capitales andaluzas, menos Jaén y Cádiz, cuentan desde hace años con tarjetas de transporte de vigencia mensual, un tarjeta personal que permite al usuario viajar las veces que lo necesite en autobús durante 30 días por un precio muy competitivo y económico. Sevilla ofrece una tarjeta personalizada para 30 días por 35,30 euros; en Córdoba cuesta 33 euros; en Málaga, 39,95; en Almería, 32,80, y en Granada, 41 euros. En Jerez, el precio es de 36 euros, aunque este mismo años se propuso desde el Ayuntamiento bajar su coste hasta los 30 euros.

Las cuentas están claras si comparamos estos precios con lo que a un usuario habitual del autobús gaditano le cuesta en un mes hacer cuatro viajes diarios para ir a trabajar, de lunes a viernes, con la tarifa del bonobús de Cádiz (0,70 céntimos el viaje): 56 euros al mes considerando cuatro semanas de viajes, 20 días. Pero es que, además, las tarjetas mensuales de estas ciudades incluyen los fines de semana.

El servicio municipal de transporte de Cádiz no dispone de esta considerable ventaja económica. La única comparativa a la que puede recurrir el viajero para descubrir que ahorra dinero con el actual bonobús es el billete ordinario, con el que los mismos viajes costarían en un mes hasta 88 euros.

¿Por qué es Cádiz entonces casi la única ciudad andaluza que no cuenta con una tarjeta de transporte de pago mensual? Una incógnita. Hace unos días se anunció desde el Ayuntamiento la próxima puesta en funcionamiento de un microbús para la circunvalación del casco histórico, en un año en el que además hay que renovar la concesión municipal del servicio. Pero ni una palabra de planes, si es que existen, para ofrecer al usuario una modalidad de tarjeta más barata y ventajosa, capaz de fomentar con más eficacia el transporte público y colectivo y, por tanto, de frenar el uso del transporte privado, el objetivo máximo al que debe aspirar cualquier ciudad que pretenda considerarse moderna y sostenible, por utilizar la definición de moda. Pero Cádiz, una capital que ha privilegiado la construcción de aparcamientos subterráneos, no parece decidido a subirse a esta línea de modernidad.

Las ventajas de otra ciudades andaluzas en los títulos de transporte no quedan ahí, pues también existen tarjetas para familias numerosas (como en Jerez o Córdoba), tarjetas turísticas para un máximo de tres días (Sevilla) o incluso títulos de viaje específicos para los días de feria, caso también de Sevilla o Córdoba. Desempleados o estudiantes no universitarios son otros de los colectivos que cuentan con ventajas económicas en el transporte municipal, como en Jerez, donde los alumnos de Primaria pueden solicitar una tarjeta gratuita para el curso.

Es de esperar que Cádiz se suba de verdad a la modernidad en la próxima parada. Y que la nueva tarjeta de transporte sea aprovechada para poner en marcha distintas modalidades de pago, al tiempo que se mejoran aspectos de la tarjeta en los que otras capitales también tienen ventaja. Si aquí la fianza de 1,50 euros que se abona en cada tarjeta deja de ser reintegrable en un año, en otras capitales, como Sevilla, Almería o Granada, no tienen ningún tipo de plazo para recuperar la fianza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios