Acoso escolar Ya no es cosa de niños

  • Creada la Asociación contra el Acoso Escolar, la primera que echa a andar en Cádiz, tras un largo proceso de charlas en colegios e institutos

Lourdes Mejías posa con su libro. Lourdes Mejías posa con su libro.

Lourdes Mejías posa con su libro. / Julio González

Lourdes Mejías estaba viendo un día la tele y le impresionó la muerte de Jokin Ceberio, un chico vasco que no había cumplido todavía los 14 años y que decidió quitarse la vida tras sufrir durante más de un año acoso escolar. Fue quizás el primer caso mediático en este asunto. Eso fue en septiembre de 2004 y en nuestros hogares empezó a colarse un anglicismo que casi 15 años después empieza a ser, desgraciadamente, muy habitual: bullyng.

A Lourdes Mejías le impresionó esa muerte y empezó a investigar poco a poco en la materia hasta descubrir que, muchos años después, las burlas que recibía de manera constante en el colegio eran también un tipo de acoso escolar.

Eso le llevó a iniciar un camino en varias direcciones pero con un objetivo final y es la sensibilización y concienciación ante este problema y, sobre todo, la prevención y la detección de los casos.

Todo esto le ha llevado a escribir un libro, llamado Cosas de niños, frase que tradicionalmente se ha dicho para explicar los casos de acosos o conflictos escolares. En este manual cuenta la historia de Sara a través de un diario personal y la odisea que tiene que vivir por el reiterado acoso.

Lourdes Mejías posteriormente empezó a dirigirse a colegio e institutos y ha dado charlas en la capital y en otros lugares de la provincia sobre el problema, no sólo a los niños y adolescentes, sino también a los profesores sobre este problema.

La última fase es en la que está actualmente y es que ha formado la Asociación Contra el Acoso Escolar Cosas de Niños y ha presentado a la Junta un proyecto para que su metodología y el libro pueda entrar en todas los centros. Además, están en la búsqueda de un local donde puedan ejercer su actividad y, sobre todo, atender a los padres, profesores, acosadores y acosados.

Igual que antes era una cosa que todo el mundo sabía que había existido pero eran “cosas de niños”, ahora se siguen unos protocolos estrictos en los centros para tratar de prevenir, detectar y atajar los posibles casos que se den. Ahora incluso llega a producirse que muchos padres cataloguen algunos episodios como acoso cuando realmente lo que se ha producido es un conflicto, es decir, que no se ha enquistado en el tiempo.

Lourdes Mejías asegura “que cada vez hay más acoso y se produce antes. Lo que queremos es ayudar a los niños y que ese problema no le deje secuelas en su vida”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios