Cádiz

"Vamos a intensificar el reparto de mantas en estos días de frío"

La Cruz Roja cuenta en Cádiz con un proyecto perteneciente a la Unidad Móvil de Emergencia Social (UMES) que se dedica a asistir a los sin techo en las calles de la ciudad. Ricardo Holgado es uno de los voluntarios de la institución y se encarga de coordinar el proyecto de Ayuda Integral a las Personas Sin Hogar. En el grupo son 15 los voluntarios que se reparten las distintas tareas necesarias para su puesta en marcha. Salen a las calles para prestar el servicio tres veces por semana, lunes, miércoles y viernes. Tienen un convenio con el Ayuntamiento Cádiz que se renueva anualmente.

En los dos últimos años la Cruz Roja ha asistido en Cádiz a 177 personas en 2010 y 145 el año pasado. Hasta el viernes llevan unas 20 asistencias en lo que va de año. Como explica Holgado, el número de personas asistidas "solo es eso, un número". No quiere decir que no haya más personas a las que no puedan llegar. La intención no es solo ofrecerles alimentos y abrigo sino darles calor humano y profundizar más en sus vidas para posibilitarles una reinserción en la sociedad.

-¿En que consisten vuestras salidas?

Son tres salidas a la semana. En Cádiz llevamos dos años activos. Atendemos a estas personas sin hogar. En nuestra ruta tenemos diez paradas modificables. La intención es darles cinco minutos de calor en estas noches de frío de invierno. Le damos un bocadillo como excusa para acercarnos. Después con estas personas el proyecto se complica. Hay que aguantar malos humores, no es fácil. Después del bocadillo y de la escucha activa, por las mañanas trabajamos con ellos y los derivamos a talleres de empleo. Facilitamos mantas y kits de higiene de vez en cuando (contienen gel, un peine, un cepillo de dientes). El voluntario tiene que saber a lo que va.

-¿Qué tipo de personas se encuentran?

Es cierto que a rasgos generales la media está por encima de los 40 años y, sobre todo, de personas extranjeras y varones. Los motivos por los que llegan a esta situación: problemas familiares, temas de herencia, de trabajo. Hay algún caso, de una persona que por la hipoteca se ha quedado sin casa, pero no es lo normal. Tienen problemas psicológicos, problemas de bebidas y drogas

-¿En que condiciones están?

Los recursos ahora mismo son limitados a nivel local. Los albergues no les solucionan nada, por los pocos días que pueden estar. Muchos pasan de ellos. Las condiciones son un poco extremas y más con la ola de frío. Vamos a intensificar el reparto de manta en estos días.

-¿Cómo valora la experiencia de forma personal?

Sinceramente no hay un adjetivo que lo pueda calificar. Es un colectivo muy exigente y la sociedad tiene un concepto mal defino -drogadicción y prostitución, drogas-. Invitaría a que se dieran un paseo por Cádiz y que vieran esta realidad social. Es un colectivo silente, silencioso, pero están ahí. Esa realidad existe y estar cada vez más cerca y es un colectivo vulnerable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios