Rehabilitaciones con encanto Dieciocho nuevos apartamentos turísticos abren en la plaza de España

  • El emplazamiento denominado plazuela del Carbón Suites ha sido rehabilitado por Vilches Arquitectos

En el acceso al elegante edificio con fachada de piedra ostionera del número 15 de la plaza de España puede leerse ‘Plazuela del Carbón Suites’. Y es que esta finca con vistas a la plaza que antaño adoptaba este nombre se ha transformado en un nuevo establecimiento con 18 apartamentos turísticos que ya está en funcionamiento, sumándose a la nutrida lista de rehabilitaciones con encanto en el centro gaditano.

 Nos adentramos en él de la mano de los integrantes del estudio Vilches Arquitectos: Guillermo Vilches y el interiorista, Arturo Vilches, que junto a la también arquitecta Paula Vilches han afrontado la exquisita rehabilitación salvando todos los elementos originarios de esta casa datada en 1884.La fecha puede verse grabada en la cancela de hierro original, que da paso a la recepción, justo detrás del conjunto de columnas con arcos del acceso, y tras la que asciende la escalera de mármol, “que son elementos originarios que se han mantenido”.

De hecho, salvo la rampa en madera de acceso a minusválidos y la puerta en cristal corredera, luce todo casi igual. La mayor transformación ha tenido lugar por tanto en el patio principal, donde ahora se despliegan las mesas para el desayuno, y donde “hemos eliminado la cubierta de vidrio que techaba el patio abriéndose ahora en toda su altura”, para dejar entrar el chorro de luz que se abre paso desde la montera de luces, que también es la original, explica el veterano arquitecto Guillermo Vilches.

Precisamente desde el patio se observa uno de los toques de modernidad que se brinda a nivel lumínico, y de lo que se ha encargado Arturo Vilches. “Hemos bajado la cornisa para introducir líneas de led en cada planta”, muestra alzando la mirada. Perspectiva desde la que también se visualizan los curiosos pilares de fundición que aparecen en cada planta sobre el muro de carga, explica Vilches de una peculiaridad constructiva “que no había visto antes en ningún edificio de Cádiz”, y que se ha mantenido igual.

En cuanto a los apartamentos, se han proyectado alrededor del patio central, a través de su galería, de manera que la primera y segunda planta acogen cinco cada una, cuatro de ellos de un dormitorio y uno tipo estudio. En la planta baja se ubican dos apartamentos, uno de ellos adaptados para minusválidos, mientras que en la cubierta se encuentra la suite. Precisamente esta habitación se ha construido completando el volumen de la escalera y del ascensor, retranqueándose así un añadido que había casi a ras de la fachada, comentan.

Y dentro de cada apartamento, otro toque de originalidad, el que supone la proyección de una caja de madera que contiene la cocina y el baño, este último diseñado con porcelánicos de imitación al mármol y “con la placa de ducha encastrada en el suelo para que sea una superficie visualmente limpia”, explica el interiorista.Y hasta aquí la implicación de los Vilches, pues el mobiliario ha corrido a cargo de la empresa M2 Gestoría Turística Hotelera que gestiona Antonio Martínez, que a su vez ha alquilado el edificio ya convertido a fines turísticos al promotor de esta operación, Joaquín Anglada.Y como en casi toda finca centenaria de Cádiz, la guinda está en la cubierta, ya transformada en solarium, sobre un suelo flotante por el que discurre el agua, salpicado de tumbonas, una ducha para refrescarse y, lo mejor de todo, impresionantes vistas de la plaza de España y del monumento de La Pepa de la que hoy disfrutan sus huéspedes, y en el pasado, los de la plazuela del Carbón.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios