Cádiz

Policías sobre dos ruedas

  • El Grupo de Motos de la Policía Nacional ha retomado su actividad tras la insistencia de los comerciantes, que consideran básica su vigilancia

Agentes del Grupo de Motos de la Policía Nacional patrullando por el casco histórico el pasado viernes. Agentes del Grupo de Motos de la Policía Nacional patrullando por el casco histórico el pasado viernes.

Agentes del Grupo de Motos de la Policía Nacional patrullando por el casco histórico el pasado viernes. / jesús marín

La peculiar disposición de las laberínticas y estrellas calles gaditanas convierte en una tortura la persecución de los malos. Durante los últimos años los ladrones han incrementado su actividad en el centro de la ciudad. Por eso, los comerciantes se han venido quejando durante todo este tiempo de la conveniencia de retomar la unidad motorizada de la Policía Nacional, que dejó de estar activa por la falta de efectivos. Tras un importante esfuerzo, el pasado mes de agosto la Comisaría Provincial pudo retomar esta unidad que actualmente está formada por seis agentes que patrullan en dos turnos y que dan servicio en el centro de la ciudad todos los días laborables y los sábados por la mañana.

Para ello, lo primero fue poner a punto las seis motos con que cuentan y que son las Piaggio Hexagon que en su día utilizó la conocida como Policía de Barrio. "Estas motos son muy manejables. No son demasiado potente para poder salir a carretera, como otras que tenemos, pero sí que nos resultan de gran ayuda para aparecer por sorpresa en zonas de la ciudad complicadas".

Desde el inicio del servicio los agentes han detenido a 11 personas por diversos delitos

Desde que se puso en funcionamiento, los agentes de la unidad de motos han detenido a 11 personas por diversos delitos (muchos de ellos reclamados judiciales, delitos de quebrantamientos de condena, amenazas...). También han propuesto para sanción a más de 28 personas por consumo y tenencia de sustancias estupefacientes en la vía pública y se han esclarecido tres hurtos cuyos presuntos autores fueron identificados y detenidos por el grupo de motos. A falta de datos oficiales, hay un descenso significativo de los delitos de hurto cometidos en el centro de la ciudad, llegando a un 22% menos en toda la ciudad respecto al mismo periodo de 2017. Esto viene a corroborar el éxito que está teniendo este grupo.

Durante la época estival es cuando los comerciantes más han demandado este servicio, cuando la afluencia de turistas es mayor. En calles céntricas y peatonales es complicado llegar por coche, por eso los agentes nos comentan que cuando reciben un aviso de la sala del 091 "nos resultan muy útiles los scooters, que en pocos minutos llegan al lugar indicado".

Además, también apuntan que la proliferación de terrazas de locales de hostelería en algunas calles hacía muy complicada su labor. "Cádiz está llena de mesas y sillas de locales y así es muy difícil. Los delincuentes lo saben y se mueven por ahí, cometiendo pequeños hurtos o robando a turistas en calles comerciales. Por ello los vehículos ligeros nos han venido muy bien", comentan.

La labor de vigilancia de este grupo policial está consiguiendo buenos resultados también como efecto disuasorio en zonas frecuentadas por narcos que se dedican al menudeo. "Zonas como la Alameda son muy frecuentadas. Con las motos podemos llegar hasta zonas recónditas y sorprenderlos. Lo mismo ocurre con calles de Santa María por ejemplo, donde los coches tienen complicado acceder. Además, las motos son menos ruidosas y podemos sorprenderlos más fácilmente".

Los mandos de la Comisaría Provincial están realmente satisfechos por la labor de estos agentes motorizados y no se descarta que en el futuro pueda aumentarse su número.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios